Un 75% de la península ibérica se encuentra en riesgo de desertificación

En un escenario en el que más de 250 millones de personas sufrirán escasez de agua en 20 años, el cambio climático continúa sumando catástrofes a la larga lista de consecuencias que arrecian el Mediterráneo.viernes, 22 de noviembre de 2019

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic

Continúan las lluvias en gran parte de nuestro territorio y, sin embargo, la sequía amenaza España con cifras que reclaman un fuerte cambio en la gestión hídrica. Con las reservas de agua embalsada por debajo del 45%, el 75% de nuestro territorio se encuentra en riesgo de desertificación, según han alertado diversos expertos medioambientales con motivo del encuentro organizado por Greenpeace para analizar la escasez de agua en España.

“Las reservas de agua embalsada esta semana están al 43,60%, tan solo un 6,5% más que el mismo periodo en 2017, cuando España sufrió su última gran sequía”, afirma en un comunicado Julio Barea Luchena, responsable de campaña de la organización.

El pasado mes de septiembre, el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC) alertaba de que el cambio climático llegaría antes y más fuerte de lo previsto, especialmente en el Mediterráneo, que aumentará un metro su nivel del mar y hasta cinco grados su temperatura para 2100, según alerta el primer estudio sobre el impacto del cambio climático en la región mediterránea.

Sequías, clima extremo, hambruna, migraciones climáticas, pérdida de biodiversidad y riesgo de salud pública son tan solo algunas de las consecuencias directas del clima. El Informe especial sobre el océano y la criosfera en un clima cambiante destacaba la urgencia con la que debemos actuar.

Más de 250 millones de personas sufrirán escasez de agua en 20 años

La escala de destrucción aun está en nuestras manos, los cambios serán mucho peores si no hacemos lo posible para descarbonizar nuestra economía y llegar al cero neto para 2050, según afirman los expertos en el informe.

Veranos casi cinco semanas más largas que al inicio de la década de los 80 en España, un aumento del 6% de territorio con climas semiáridos, más de 30.000 kilómetros cuadrados, temperaturas cada año más extremas, tanto en máximas como mínimas, así como un incremento del nivel del Mediterráneo estimado en 3,4 milímetros por año.

Son algunas de las cifras que retratan la situación de nuestro país, según afirma Greenpeace. Además, “los bosques retienen cada año un 0,2 o 0,3% menos carbono debido al aumento del CO2 y la sequía”, alertan. “Nos quedamos sin sumideros de CO2 naturales como son los océanos y los bosques”.

Las consecuencias de la crisis climática no son un futurible. Aproximadamente 32 millones de personas ya sufren las consecuencias del cambio climático en nuestro país. A nivel global, la ONU cifra en más de 140 millones los migrantes climáticos que habrán tenido que dejar atrás sus hogares para 2050.  

Seguir leyendo