Los fascinantes pueblos fantasma de Italia

Se cree que hay miles de casas abandonadas en Italia.martes, 21 de agosto de 2018

Por Abby Sewell - National Geographic
Fotografías de Bruno Zanzottera

Un minarete solitario se eleva entre los restos de un centro comercial en una localidad del norte de Italia, construido por un excéntrico promotor bajo el nombre de la «Ciudad de los Juguetes».

La localidad de Consonno, antaño una tranquila aldea agrícola a una hora en coche de Milán, fue comprada, demolida y reconstruida durante los años 60 por el emprendedor Mario Bagno, que esperaba convertirla en algo parecido a Las Vegas.

Pero en 1976, solo unos años después de inaugurar su patio para adultos al pie de los Alpes, un corrimiento de tierra destrozó la carretera de entrada, convirtiendo el sueño de Bagno en una ciudad fantasma. En los últimos años, la aldea ha sido el escenario de numerosas raves clandestinas, dos campeonatos internacionales del escondite y de las exploraciones de turistas atraídos por el encanto espeluznante de los pueblos abandonados de Italia.

Los lugares turísticos más famosos de Italia son sus ruinas antiguas, así que quizá no sorprenda a nadie que algunos de sus escenarios más sorprendentes, más allá de los destinos más visitados, sean sus pueblos fantasma.

Cada aldea cuenta su propia historia de abandono. Algunas quedaron desiertas tras desastres naturales y sus habitantes huyeron de terremotos, corrimientos de tierra e inundaciones. Otras se quedaron vacías por motivos económicos: el cierre de una mina, la construcción de una carretera alternativa o un éxodo del campo a las ciudades en busca de mejores oportunidades laborales.

Muchas de las aldeas desiertas se encuentran en zonas de belleza natural espectacular —sobre costas panorámicas y en lo alto de acantilados—, como las ciudades mineras abandonadas de Cerdeña o la localidad medieval de Craco, que quedó vacía a finales del siglo XX por corrimientos de tierra.

Se cree que hay miles de «casas fantasma» en Italia, algunas abandonadas por completo, otras con unos cuantos habitantes que se resisten a marcharse. En 2007, una iniciativa del gobierno italiano para cartografiar las propiedades no registradas descubrió casi dos millones de parcelas de terreno en casas fantasma sin registrar, y la mayor concentración del país se encuentra en el sur, deprimido económicamente.

En los últimos años, los municipios menguantes han probado una serie de tácticas para aumentar sus poblaciones. La aldea medieval de Pratariccia, en la Toscana, abandonada cuando sus habitantes empezaron a buscar trabajo en la ciudad, se puso a la venta en eBay. The Guardian informó de que el alcalde de Bormida planteó la idea de dar 2.000 euros a cualquiera que se mudara a su aldea. La localidad de Ollalai vendía casas por solo un euro cada una, según la CNN.

Es imposible predecir si estas estratagemas evitarán que se conviertan en pueblos fantasma. Mientras tanto, los viajeros curiosos pueden pasear entre los restos de las localidades italianas abandonadas e imaginar cómo fue la vida en tiempos más prósperos.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo