Diez datos interesantes sobre el Año Nuevo Chino

Todos hemos oído hablar del Año del Cerdo, pero ¿qué representa esta celebración?martes, 5 de febrero de 2019

El Año Nuevo Chino es un festival sin parangón. Técnicamente, dura una semana —determinada por el calendario lunar, siempre entre finales de enero y mediados de febrero—, pero para muchos, el Chunjie (Fiesta de la Primavera) son 40 días de celebraciones. El viaje que implica se ha descrito como la mayor migración humana anual del mundo. China alberga 1.400 millones de habitantes (el 18,4 por ciento de la población mundial total, pero ¿quién lleva la cuenta?) y casi 3.000 millones de personas se desplazan cada año por el país para volver a sus ciudades de origen. Estos son diez aspectos esenciales que debes conocer sobre este enorme evento anual.

El nombre de la celebración

Esta festividad no solo se celebra en China continental y Hong Kong. Para el pueblo chino, el Año Nuevo Lunar es la Fiesta de la Primavera y se celebra en Taiwán y por todo el Sudeste Asiático en países con grandes poblaciones chinas, como Singapur y Malasia. En Corea, el Año Nuevo Lunar se denomina Seollal; en Vietnam, Tet; y en el Tíbet, Losar.

Aprende a decir «Feliz Año Nuevo»

En mandarín, se dice gong xi fa cai (恭喜发财) para desear un próspero Año Nuevo. En cantonés, es gong hey fat choi. Pero si le deseas a alguien xin nian kuai le (新年快乐), que significa literalmente «feliz año nuevo», también serás bien recibido.

Escucha los petardos

Antes de y durante la Fiesta de la Primavera, las calles de las ciudades chinas solían sonar como zonas en guerra por las explosiones de los petardos durante la noche. Debido a la prohibición de que la gente encienda sus propios fuegos artificiales en áreas urbanas, es probable que solo escuches estos sonidos en localidades más pequeñas y en el campo. Los petardos tienen dos propósitos: primero, son divertidos y festivos; y segundo, se encienden tradicionalmente para ahuyentar al monstruo Nian, medio dragón, medio león, que, según la leyenda, atacaba a los aldeanos y a veces devoraba niños, pero podía ahuyentarse con ruidos fuertes.

Galería: 25 tradiciones mundiales únicas

Lee los signos del zodíaco chino

Este año es el Año del Cerdo. Existen doce signos del zodíaco chinos, que se toman mucho más en serio que los horóscopos de las revistas. Algunos signos, como el dragón, son codiciados porque los dragones se consideran autoritarios, fuertes y prósperos. Las parejas preferirán tener bebés en los años del dragón. Se dice que determinados signos encajan bien con otros: se cree que el perro (sincero, leal, independiente) y el conejo (sensato, modesto, cálido) hacen buena pareja. Tu signo lo determina tu año de nacimiento —según el calendario lunar—, así que, si naciste entre el 17 de febrero de 1988 y el 5 de febrero de 1989, eres un dragón. Y si crees que tu año zodiacal (benming nian, 本命年) te traerá suerte, no es así. Tendrás que estar al acecho de la mala suerte y mantenerla a raya. ¿Cómo se hace? Pues...

Rojo por todas partes

En la cultura china tradicional y contemporánea, el rojo representa la prosperidad y la felicidad. Se considera un color de la suerte y la gente lo lleva a modo de celebración para empezar el nuevo año con suerte y alejar las malas energías. Monos, jerséis, pantalones, bufandas, calcetines, gorros... Todo vale. Si es tu año del zodíaco, tienes que llevar más rojo que los demás para protegerte de la mala suerte. Y, además de asustarle los ruidos fuertes, al monstruo Nian también le espanta el color rojo. Pero ¿y si el rojo no es tu color favorito o prefieres contar con protección cercana, a diario? En ese caso, la ropa interior roja demuestra su utilidad. Si visitas cualquier centro comercial entre diciembre y febrero o te paras en algún puesto callejero que venda calcetines y ropa interior, solo verás rojo.

Decora pensando en la buena suerte

Si paseas por los barrios más antiguos de cualquier ciudad china (o del campo) verás paredes, puertas y ventanas adornadas. Los cuadrados de papel rojo con personajes en blanco como 福 (, la buena fortuna), se pegan en diagonal. En las ventanas se colocan recortes de papel rojo para que los transeúntes puedan admirarlos y los carteles rojos (dos en vertical con un tercero opcional en horizontal) muestran coplas de la Fiesta de la Primavera en dorado. Del mismo modo, en barrios más antiguos, no es raro ver enormes peces curados con sal colgando de tendidos eléctricos, secándose junto a la colada. El pez, que simboliza la prosperidad, es imprescindible en el Año Nuevo Chino. El pez (鱼, yu) es homónimo de 余 (yu), que significa «excedentes». En edificios públicos como oficinas, hoteles y centros comerciales, los visitantes podrán ver farolillos de papel rojo con borlas y naranjos enanos o kumquats colocados para atraer riqueza y buena suerte. En mandarín, este árbol se llama jinju (金橘), y jin (金) significa «oro».

Intercambia sobres

El hongbao (红包), literalmente «paquete rojo», es un elemento fundamental del Año Nuevo Chino. Se considera que el dinero que contiene dará buena suerte en el nuevo año. Los ancianos suelen dar el hongbao a los jóvenes, sobre todo a los niños, pero si se gana un buen sueldo, es de buena educación compartirlo con padres o abuelos en esta época del año. Si estás casado, tienes que dar el hongbao; si estás soltero, normalmente lo recibes. Si te invitan a la casa de alguien para pasar el Año Nuevo Chino y sabes que tienen hijos, es de buena educación poner un poco de dinero en un hongbao. Si estás en el norte, mejor una cifra redonda; en el sur, usa los números de la suerte (cualquiera que contenga el seis o el ocho). No regales un múltiplo de cuatro, ya que esa cifra es un homónimo de la muerte.

Córtate el pelo

Es agradable entrar en el nuevo año sin puntas abiertas, pero para mucha gente que celebra la Fiesta de la Primavera, es más que eso. Antes de la medianoche de Año Nuevo, las peluquerías están abarrotadas con gente que quiere cortarse la mala suerte del año pasado y hacer borrón y cuenta nueva para el nuevo año. Después, no se lo lavan en 24 horas para evitar quitarse la buena suerte.

Alquila pareja

La generación de hijos únicos de China está ahora en la treintena y muchos están presionados por padres y abuelos para sentar cabeza y tener hijos. Taobao —competidor de Amazon perteneciente al grupo Alibaba y considerada la web de e-commerce más grande del mundo— ofrece una solución: puedes alquilar novio o novia. Los precios oscilan, pero puedes pagar una media de nueve euros la hora y más al día si tu falsa pareja tiene que recorrer una larga distancia hasta tu ciudad natal.

Participa en la celebración

La Fiesta de la Primavera se celebra en casa, con la familia. Los restaurantes cierran, pero antes de Año Nuevo puedes comer montones de dumplings (饺子, jiao zi), que suena como 交子 (jiāo zi); el segundo símbolo, 交 (jiao), significa «intercambio», 子(zi) es una abreviatura de 11 p.m. – 1 a.m. Significa que estás cambiando el año anterior por el nuevo con sacos de masa blanditos. Ante la prohibición de los petardos en las ciudades, no tendrás que tirar cohetes (tus oídos te lo agradecerán). Si no te invitan a ninguna casa para cenar, la mejor opción para participar es en las ferias dentro de los templos de Pekín. La más grande se celebra en el parque Ditan, con una cubierta de farolillos rojos y actuaciones diarias: danza folclórica tibetana, una recreación de las plegarias de cosecha tradicionales de las familias imperiales y espectáculos de magia para entretener a gente de todas las edades. Se venden artesanías, comida como niangao (pasteles de arroz de Año Nuevo) y jiaoquan (una sabrosa rosquilla que puedes mojar en doujiang, o leche de soja fresca).

Sophie Friedman escribe desde Shanghái. Sigue sus viajes en Twitter @friedmansophie. Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.
Seguir leyendo