La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

Así ha transformado Belfast los astilleros del Titanic en su principal lugar de interés

Exitoso, problemático, resucitado, este antiguo centro industrial se ha convertido en toda una atracción turística en la capital norirlandesa.

En esta foto de 1911, el R.M.S Titanic se exhibe en los astilleros Harland and Wolff de Belfast antes de su trágico viaje inaugural en 1912. El antaño prolífico complejo de astilleros de la capital norirlandesa se ha transformado en una importante atracción turística.

Fotografía de ARCHIVIO GBB, CONTRASTO/Redux
Publicado 18 nov 2021 11:49 CET

A principios del siglo XX, los astilleros de Belfast eran alabados en todos los mares por haber sabido crear los mejores barcos del mundo. Lanzaron el Titanic, impulsaron la economía de la ciudad durante un siglo y sobrevivieron a dos guerras mundiales. Los muelles han sido testigos de la larga y sangrienta batalla por la independencia de Irlanda del Reino Unido, así como de los problemas del conflicto norirlandés (época conocida como The Troubles): una vorágine de violencia que duró 30 años entre los "republicanos" católicos, que buscaban la reunificación de Irlanda, y los "leales" protestantes, que querían que Irlanda del Norte permaneciera en el Reino Unido.

Ahora, 100 años después del nacimiento de Irlanda del Norte, este emplazamiento industrial se ha transformado en uno de los principales atractivos turísticos del país, albergando la atracción Titanic Belfast y varios lugares marítimos históricos. Las gradas donde se construyó el Titanic son ahora un lugar de actuación al aire libre de primer orden en Belfast, que acaba de recibir el estatus de Ciudad de la Música de la UNESCO en reconocimiento a su dinámica escena musical en vivo. Los astilleros también aparecen en la gran pantalla en la nueva película de Kenneth Branagh, Belfast, inspirada en su infancia aquí durante los turbulentos años 60.

Aunque estos astilleros fueron en su día los más prolíficos del mundo, ya no constituyen el núcleo de la ciudad. Sin embargo, siguen siendo un lugar que encapsula las tragedias, las complejidades y la ambición de la capital de Irlanda del Norte, una ciudad por la que se ha luchado, tanto a nivel local como internacional, durante generaciones. Un profundo afecto por Belfast recorre su población de 340 000 habitantes, y los astilleros no sólo iluminan el patrimonio de la ciudad, sino que ahora también ayudan a unir e inspirar a sus comunidades.

Ambiciones titánicas

En la segunda mitad del siglo XIX, los astilleros de Belfast tiraron de la ciudad durante el mayor desastre de la historia de Irlanda. Entre 1845 y 1851, Irlanda se vio asolada por la Gran Hambruna, en la que la plaga de la patata, combinada con las brutales políticas británicas, provocó la muerte de un millón de personas y la huida del país de otros dos millones.

Las torres gemelas del astillero Harland and Wolff, conocidas localmente como Sansón y Goliat, se elevan sobre el horizonte en Belfast Este en 1988.

Fotografía de Ed Kashi, VII/Redux

La gente acudió en tromba a Belfast en busca de trabajo. Su población se cuadruplicó entre 1851 y 1901 y muchos encontraron trabajo en los astilleros. A principios del siglo XX, Harland and Wolff era el primer constructor naval del mundo, dice Susie Millar, presidenta de la Titanic Belfast Society, mientras que la empresa rival de Belfast, Workman and Clark, ocupaba el quinto lugar.

(Relacionado: Así se hundió y se descubrió el Titanic).

En medio de esta prosperidad, Harland and Wolff dio a luz al R.M.S. Titanic. El barco más grande que el mundo había visto, capaz de transportar a más de 2200 pasajeros y tripulantes, de los cuales unos 1500 murieron cuando este Goliat chocó con un iceberg y se hundió en su viaje inaugural en 1912. Esta historia es muy conocida debido a los numerosos largometrajes que se han lanzado sobre ella, incluida una de las películas más taquilleras de la historia, Titanic, de James Cameron, de 1997. La catástrofe dio lugar a dos grandes investigaciones sobre sus causas, provocó que los medios de comunicación señalaran como culpables a los altos cargos del Titanic y dejó a esta ciudad de luto.

Mareas de cambio

En la década posterior al hundimiento del Titanic, los astilleros se vieron envueltos en complejos conflictos políticos y sociales, a medida que Irlanda perseguía con ahínco su independencia del Reino Unido. En la base de estas tensiones se encontraba la antigua división sectaria de Belfast, un punto de inflamación habitual en los astilleros, afirma Sean Connolly, profesor emérito de historia de Irlanda en la Universidad Queen's de Belfast.

Junto con las tensiones de la depresión económica posterior a la Primera Guerra Mundial, que redujo el empleo, el frente marítimo de Belfast se volvió cada vez más inestable. Ese malestar latente estalló en 1920. Miles de trabajadores, en su mayoría católicos, fueron expulsados de los astilleros. "El resentimiento se vio exacerbado por las afirmaciones de que los católicos habían ocupado puestos de trabajo en los astilleros mientras los protestantes leales estaban fuera luchando por el rey y la patria [en la Primera Guerra Mundial]", afirma Connolly.

La suerte de los astilleros fue más o menos buena después de eso. Se recuperaron gracias a la Segunda Guerra Mundial, luego sufrieron otro bajón tras el conflicto, antes de recuperarse gracias a la construcción de cruceros y, finalmente, en la década de 1960, entraron en un declive pronunciado y terminal debido al auge del transporte aéreo.

Tras la construcción del último barco, hace 18 años, los planificadores urbanos emprendieron una ambiciosa remodelación del frente marítimo de la ciudad. En 2012, con motivo del centenario de la catástrofe del Titanic, Belfast inauguró el Barrio del Titanic.

(El Triángulo de las Bermudas: ¿Realidad o mito?)

Ahora que Irlanda del Norte acepta turistas vacunados de COIVD-19 de muchos países, los visitantes acuden en masa a este barrio. Allí pueden explorar la atracción Titanic Belfast, de 135 millones de dólares; el reformado S.S. Nomadic, que prestó servicio al Titanic; y la Milla Marítima, un sendero de puertos deportivos, museos, rutas artísticas y lugares históricos de navegación.

La atracción del Titanic Belfast es la base de la revitalización de la zona de los astilleros de Belfast. Este lugar de interés cuenta la historia del barco desde su construcción hasta su viaje inaugural y su posterior lugar en la historia.

Fotografía de Titanic Belfast
Izquierda: Arriba:

En la atracción Titanic Belfast, la Galería Aftermath muestra un mural que representa la disposición de los camarotes en el barco.

Derecha: Abajo:

El S.S. Nomadic prestó servicio al Titanic y está expuesto en el Titanic Quarter de Belfast.

Fotografía de Titanic Belfast(Izquierda)(Arriba)
Fotografía de cortesía de Titanic Belfast(Derecha)(Abajo)

El Titanic Belfast, sin duda la mayor atracción turística de la ciudad, se las arregla para revelar nuevos aspectos de la trillada historia del barco, a pesar de tener una política de no mostrar artefactos del naufragio del Titanic, que fue descubierto en 1985 por el oceanógrafo estadounidense y explorador residente de National Geographic Robert Ballard.

La Milla Marítima comienza junto a la Plaza de la Reina, en el centro de Belfast, antes de dirigirse hacia el norte a cada lado del río Lagan. Está flanqueada por lugares que revelan más en profundidad y detalla la historia de la navegación en Belfast. Clarendon es el muelle más antiguo de la ciudad. La Iglesia de los Marineros de Sinclair exhibe un tesoro de artefactos marítimos. La Gran Luz fue en su día el mayor faro de Belfast. El muelle original y la casa de bombas del Titanic son totalmente accesibles. Y la Sala del Patrimonio del Puerto de Belfast acoge la exposición permanente "Un puerto que construyó una ciudad".

El legado de los astilleros

El Titanic Quarter no está exento de voces críticas. Su desarrollo prioriza los intereses comerciales por encima del respeto que merece esta tragedia naval, dice William Neill, profesor emérito de planificación espacial de la Universidad de Aberdeen (Reino Unido). "El edificio emblemático del Titanic absorbe los ingresos de los cruceros y es una vaca lechera independiente para los promotores", afirma. "El lugar está en el epicentro de una calamidad que hizo tambalear la fe en la modernidad. Debería haberse respetado como tal. Los promotores gobiernan en Belfast y la comercialización superficial sustituye cualquier trabajo de memoria real".

(10 lugares históricos de Irlanda que no te puedes perder)

A pesar de estar tan profundamente ligados a la tragedia y la controversia, los astilleros son una parte célebre de la identidad de Belfast, dice Stephen Boyd, profesor de turismo de la Universidad del Ulster de Irlanda del Norte. Incluso son objeto de muchos murales en una ciudad en la que esas obras de arte públicas han tendido a centrarse en la división sectaria.

Un mural en la calle Dee, en el este de Belfast, conmemora el Titanic.

Fotografía de Radharc Images, Alamy

"Es increíble la cantidad de gente de Belfast que ha trabajado en los astilleros en algún momento, o que tenía antepasados que trabajaron en el Titanic", dice Boyd. "Esa es una parte tan importante de la identidad allí en el este de Belfast, en particular; muchas paredes en esa zona que solían tener murales políticos en ellos ahora tienen pinturas del Titanic o de los astilleros".

Según el historiador Kyle Hughes, de la Universidad del Ulster, esto representa un importante intento de cerrar las viejas brechas en la comunidad de Belfast. "Desde el proceso de paz de Irlanda del Norte [en 1998], se ha hecho un esfuerzo por tratar de actualizar los murales desde los puramente sectarios y paramilitares a cosas que reflejen aspectos positivos de la cultura local", afirma. El legado de los astilleros es "algo con lo que mucha gente se siente bien".

Los triunfos y las tensiones, pues, persisten en el frente marítimo de Belfast. No debería sorprender, dados los altibajos de su extraordinaria historia, que en muchos aspectos refleja la de la propia ciudad. Más de 160 años después de que estos astilleros se alzaran por primera vez sobre Belfast, siguen proyectando una compleja sombra sobre esta memorable ciudad.

Ronan O'Connell es un periodista y fotógrafo irlandés-australiano afincado en el oeste de Irlanda. Puedes encontrarle en Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Las peregrinaciones podrían ser la próxima tendencia de viaje pos-COVID
Viaje y Aventuras
Golf, whiskey... y ¿cohetes? La escena turística escocesa aspira a llegar a las estrellas
Viaje y Aventuras
¿Por qué Portugal está invadido de golondrinas?
Viaje y Aventuras
Esta antigua sociedad nativa americana fue tan poderosa como los aztecas y los incas
Viaje y Aventuras
Estos nueve monumentos rastrean las repercusiones globales de la esclavitud

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved