La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

De antigua región minera de carbón a motor de turismo sostenible

Esta región minera suministró llegó a suministrar la mitad del carbón de Francia. En la actualidad, la zona, reconocida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, alberga rutas de senderismo, un viñedo y una pista de esquí.

Publicado 25 mar 2022 12:25 CET
Escombreras de carbón rehabilitadas en la región minera de Nord-Pas-de-Calais, en el norte de Francia.

Muchas de las escombreras de carbón de la región minera de Nord-Pas-de-Calais, en el norte de Francia, han sido rehabilitadas, atrayendo a los visitantes hacia atractivos culturales y naturales únicos. En la imagen vemos los Gemelos terriles (conocidos como los Picos Gemelos) de Loos en Gohelle

Fotografía de Edouard Bride, Hans Lucas/Redux

En su día fueron un símbolo de devastación: montañas cónicas negras que se elevan con una extraña simetría en el paisaje, por lo demás llano, de Nord-Pas-de-Calais, en el norte de Francia. Estos terrils, hechos enteramente por el hombre, son el subproducto de casi tres siglos de extracción de carbón en la región. Su presencia es un recordatorio del desastre medioambiental y económico, ya que el cierre de las minas sumió a la región (ya devastada por la industria) en el pozo del desempleo y la pobreza.

Hoy en día, los montones de escoria (también conocidos como montones de desechos) simbolizan algo más. Lo que de lejos parece negro se vuelve verde de cerca: una vegetación tan prometedora como las iniciativas de turismo sostenible que ahora empiezan a revitalizar la economía de la región.

"Los terriles son reductos de naturaleza en una zona muy industrializada y urbanizada", explica Frédéric Rivet, naturalista y guarda del Terril des Argales. Debido al calor del suelo, "fomentan una biodiversidad que antes no existía, atrayendo a especies raras como el chotacabras europeo y las que suelen encontrarse en un hábitat marino costero, como el sapo natterjack (o sapo corredor), cuyo canto de apareamiento es tan fuerte que se puede oír a casi dos kilómetros de distancia".

Un sendero se extiende por los terriles en Loos en Gohelle, Francia.

Fotografía de Goncalo Lopes, Alamy Stock Photo

Ahora, estos montículos rehabilitados sirven de lugares de ocio para lugareños y visitantes, con espacios naturales e incluso el primer museo satélite del Louvre. Los excursionistas aprecian las panorámicas que pueden verse desde las cumbres de los escoriales más altos de Europa, mientras que los ultracorredores se entrenan en la "escalera del infierno" del Trail Arena Terril, en Noyelles-sous-Lens. Los ciclistas rodean el lago en el Terril des Argales en Rieulay y los esquiadores se deslizan por una pista de esquí artificial que cubre un terril en Noeux-les-Mines.

En Rieulay, un viñedo cubre un montón de escoria, sus uvas Chardonnay se cosechan a mano en terrazas empinadas para producir el orgullo del pueblo: "Charbonnay", llamado así en un guiño juguetón al carbón. Y en Loos-en-Gohelle, el antiguo emplazamiento de extracción de carbón conocido como Base 11/19 sirve ahora de atracción turística, centro musical y centro de desarrollo sostenible. Desde la cafetería que gestiona la oficina de turismo, puedes apuntarte a una serie de actividades en los terriles: una clase de arteterapia, una sesión de meditación o una caminata al amanecer con desayuno.

Esta foto de archivo (fecha desconocida) muestra varios montones de escoria de carbón de la Compañía Minera de Lens en Nord-Pas-de-Calais, Francia.

Fotografía de Historic Images, Alamy Stock Photo
Izquierda: Arriba:

Vagones de carbón aparcados en Lens, en octubre de 1944, que esperan ser transportados a París. Tras la Segunda Guerra Mundial, el carbón contribuyó a impulsar la economía de la región.

Derecha: Abajo:

Mineros salen de una mina de carbón en Douai, Francia, el 16 de noviembre de 1983. Tras casi tres siglos de explotación de carbón en la región, la última mina cerró en 1990.

fotografías de Alain Nogues, Sygma/Getty Images

"Es la venganza de la naturaleza", dice Bernard Lefrançois, un antiguo minero que guía las visitas a la Base 11/19. Más allá de su función como espacios naturales, los escoriales representan también un importante patrimonio industrial. Para Lefrançois, volver a su antiguo lugar de trabajo en una nueva vocación turística inspira fuertes emociones y orgullo.

"Siento que resucito la memoria de los mineros, sobre todo de mi padre y mi abuelo, que murieron antes de los 60 años", dice. "Cuando hablo del trabajo subterráneo, siempre me dan escalofríos... no puedo evitar pensar en el trabajo, el sudor, las muertes. Hay monumentos a la memoria de los soldados que murieron por Francia en todo el país; los escoriales, para mí, son los monumentos nacionales a los mineros".

Una idea descabellada

La cuenca minera francesa se extiende unos 120 kilómetros al oeste de la frontera belga, siguiendo vetas de carbón muy por debajo de la superficie de la tierra. En su parte más ancha, la franja mide sólo unos 6 kilómetros. Pero en este territorio rectangular se extrajeron casi 2400 millones de toneladas de carbón desde que se descubrió en 1720 hasta el cierre de la última mina en 1990. De hecho, la red de túneles de la región produjo la mitad del suministro francés de 1940 a 1960, contribuyendo a la reconstrucción del país tras la Segunda Guerra Mundial. Pero los efectos en la región fueron nefastos, ya que el cierre de las minas desencadenó un catastrófico colapso económico.

¿Qué se puede hacer después de esto? En este mundo post minero, el impulso inicial fue arrasar los montones de escoria y plantarlos con vegetación, costara lo que costara. "Los helicópteros sobrevolaron el lugar, lanzando semillas, para cubrir lo que se percibía como feas colinas negras", explica Jeremie Le Sage, guía de Eden 62, una organización que gestiona y protege los parajes naturales de Pas-de-Calais (entre ellos 15 terriles). Al mismo tiempo, los habitantes empezaron a reapropiarse de los escoriales, utilizándolos como circuitos de motocross y lugares de fiesta.

(Relacionado: La minería de oro ilegal en Ghana amenaza a los productores de cacao)

A principios de la década de 2000, algunos visionarios imaginaron una nueva estrategia para el futuro. Después de todo, la destrucción de los escoriales borraría una página de la historia. "Los mineros son tan importantes como los reyes en la historia de Francia", afirma el alcalde de Loos-en-Gohelle, Jean-François Caron. Preservar este importante patrimonio podría también valorizarlo, dando a los escoriales una nueva finalidad y salvaguardando al mismo tiempo su singular biodiversidad.

Izquierda: Arriba:

La vegetación crece en un terril de Loos en Grohelle. El calor del suelo en los terriles rehabilitados "fomenta una biodiversidad que antes no existía", dice Frédéric Rivet, naturalista-ganadero.

Derecha: Abajo:

El puente ferroviario que unía el pozo de carbón 11/19 con los escoriales de Les Jumeaux se llama ahora "corredor biológico" y sirve de pintoresco paseo para los visitantes.

fotografías de Lucie Pastureau, Hans Lucas/Redux

"Parecía una locura hablar de turismo en un territorio industrial tan marcado social y económicamente, pero algunos políticos creyeron en ello", explica Cyrille Dailliet, de la Mission Bassin Minier, la organización encargada de la remodelación de la zona.

(Relacionado: Silicosis: una epidemia entre los mineros de la India)

No todos los terriles pueden rehabilitarse; algunos siguen siendo peligrosos y otros es mejor dejarlos intactos como reservas naturales. La vigilancia aérea controla la combustión de algunos escoriales con cámaras de infrarrojos. La Misión Bassin Minier ha tratado de crear enlaces entre los terriles, sobre todo a lo largo de las vías férreas que antaño transportaban el carbón, para que sirvan tanto de corredores naturales para la fauna como de vías verdes recreativas para las personas.

En 2012, la UNESCO concedió a la cuenca minera el estatus de Patrimonio de la Humanidad, reconociéndola como un paisaje cultural vivo y en evolución que simboliza la historia industrial de Europa. Las tristemente célebres montañas negras de la región pasaron a tener el mismo prestigio que las pirámides de Giza. Los habitantes de la zona, conmocionados y orgullosos, percibieron su región de forma diferente.

En diciembre de ese mismo año, el largamente planeado Louvre Lens abrió sus puertas en una antigua mina de carbón en la ciudad de Lens, con sus exuberantes jardines extendidos sobre un montón de escoria aplastada. Como primera sede satélite del museo más popular del mundo, el lugar trajo consigo un caché internacional y grandes esperanzas para el futuro económico. Este año celebra su décimo aniversario con un programa repleto de eventos.

Un incipiente ecosistema turístico

El desempleo en Lens no ha dejado de disminuir desde que alcanzó un máximo del 15,5% en 2009. En el primer tercio de 2021, a pesar de la pandemia, la región registró un desempleo del 9,4%. Las empresas turísticas del sector privado siguen ahora la gran inversión pública inicial. "Empezamos de cero y aún estamos en los inicios de un enfoque estratégico para la economía del turismo que durará décadas", dice Dailliet.

Empiezan a surgir empresarios locales con alojamientos y propuestas de experiencias creativas. En el pueblo de Bruille-lez-Marchiennes, Françoise Hennebert abrió una suite para huéspedes dentro de un vagón construido a medida llamado la Roul'hôte. Creada por un carpintero artesano especializado en casas de árbol, esta morada complementa su conjunto de casas de campo de ladrillo para huéspedes. Cerca de Lens, la antigua casa señorial de un ingeniero de minas (la Maison d'Ingénieur) se ha transformado en un lugar de encuentro local con un restaurante y habitaciones para huéspedes.

En la Ferme des Chevrettes du Terril, situada en una antigua sede minera en Rieulay, Julien Graf y su esposa Paola se embarcaron en una aventura de agricultura sostenible que se ha convertido en una atracción turística. Su rebaño de cabras pasta en la escombrera, conteniendo así la vegetación en su estado pionero y preservando la biodiversidad, al tiempo que produce leche ecológica para quesos, jabones y otros productos.

El hermano de Julien, Olivier, regenta un animado restaurante en el que se puede degustar el queso de cabra y las abundantes especialidades regionales con cerveza local. El popular "rando biquette" (paseo de las cabras) permite a los visitantes acompañar a Julien en su trashumancia diaria por el terril, escuchando sus anécdotas y admirando a las cabras.

"Estos terriles son emblemáticos de la región", dice Graf, que es originario de Douai. "De pequeños, cuando volvíamos de un viaje y veíamos los terriles desde la carretera, sabíamos que estábamos en casa. Cada una de estas rocas ha pasado por las manos de los mineros. Si estos terriles estuvieran cubiertos de bosque, no lo recordaríamos".

Mary Winston Nicklin es una escritora y editora independiente con sede en París y Virginia. Encuéntrala en Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
La ciudad india que está recuperando del mar su playa
Viaje y Aventuras
¿Es la ciudad de sultanes de Granada la maravilla más desconocida del siglo XXI?
Viaje y Aventuras
Pocos lo saben, pero el Big Bang nació en esta ciudad belga casi desconocida
Viaje y Aventuras
Así ha transformado Belfast los astilleros del Titanic en su principal lugar de interés
Viaje y Aventuras
Los estereotipos han impulsado el auge del turismo al norte de Europa. ¿Puede cambiar esta situación?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved