La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

La ciudad india que está recuperando del mar su playa

La colorida ciudad de Pondicherry lucha contra los errores de ingeniería y los elementos para recuperar sus costas arenosas.

Por Neha Bhatt
Publicado 4 mar 2022, 14:09 CET
La playa del paseo marítimo de Pondicherry también se conoce como playa de las rocas y ...

La playa del paseo marítimo de Pondicherry, que se ve aquí, también se conoce como playa de las rocas y playa de Mahatma Gandhi. Comenzó a desaparecer tras la construcción de un puerto cercano a finales de la década de 1980. Ahora, la arena está siendo trasladada casi tres kilómetros atrás para reconstruir la playa.

Fotografía de Frédéric Soltan, Corbis/Getty Images

Cuando era un alumno de escuela primaria en Pondicherry, una ciudad de la costa sureste de la India, a Aurofilio Schiavina le encantaba peinar la playa. Sus 10 kilómetros de arena dorada y brillante, bordeados por un paseo marítimo, eran su campo de juego favorito. En 1991, Schiavina dejó la ciudad para cursar estudios superiores en el Reino Unido. Cuando regresó en 1999, tras completar su máster en gestión costera en la Universidad de Newcastle, la playa había desaparecido.

Desde hace unos 30 años, la amplia y arenosa orilla empezó a desaparecer tras la construcción de un puerto mal concebido. Pondicherry (oficialmente conocida como Puducherry) se convirtió en una curiosidad entre las ciudades costeras por no tener playa.

Unos bañistas en una pared de roca observan la salida del sol sobre la Bahía de Bengala, la masa de agua de la costa oriental de la India.

Fotografía de PUNIT PARANJPE, AFP/Getty Images

Desde entonces, los turistas que visitan esta histórica ciudad, enclave del estado de Tamil Nadu, tienen que apiñarse en torno a un largo malecón de hormigón y piedras irregulares, en lugar de pasear por la arena. El paseo marítimo cobra vida cada tarde cuando el aire se enfría, cuando la gente se agolpa para hacerse fotos frente a los monumentos históricos y comprar y cenar en tiendas y restaurantes de lujo. Pero el mar se ha quedado fuera de su alcance. Como visitante habitual de la ciudad desde hace más de tres décadas, sólo había escuchado historias de lo que fue la playa a través de mi familia que creció allí.

Todo esto está empezando a cambiar. Un nuevo esfuerzo de restauración está deshaciendo décadas de daños y devolviendo la playa a la ciudad. Grano a grano, un proyecto experimental iniciado hace cuatro años ha dragado arena de la bocana del puerto y la ha canalizado a través de una tubería de 2,8 kilómetros de largo hasta la playa. Se espera que las obras concluyan a principios de este año. La fuerza detrás del proyecto es PondyCAN (Red de Acción Ciudadana de Pondy en sus siglas en inglés), de la que Schiavina es cofundadora. El colectivo lleva trabajando estrechamente con el gobierno desde 2009 para restaurar la playa.

Más que una ciudad de playa

Aparte de la playa, Pondicherry tiene muchos atractivos. Conserva gran parte de la arquitectura de su pasado como colonia francesa; estos estilos importados se mezclaron durante décadas con la intrincada arquitectura vernácula del sur de la India para crear un paisaje urbano fascinante y atractivo. Los cafés son acogedores y las boutiques mezclan la creatividad local con el estilo internacional. La falta de playa ha hecho que los guías turísticos tengan que desviar su atención de la costa hacia estos puntos.

Izquierda: Arriba:

Una bici taxi pasa por delante de una casa colonial francesa en la calle Dupuy de Pondicherry. La Compañía Francesa de las Indias Orientales estableció un centro comercial en la ciudad en la década de 1670, y Pondicherry acabó convirtiéndose en el principal asentamiento francés en la India.

Derecha: Abajo:

El templo Manakula Vinayagar de Pondicherry es un popular destino turístico. Dedicado a Ganesa, el dios de los comienzos, el edificio es anterior a la ocupación francesa de la ciudad.

fotografías de travelib environment, Alamy Stock Photo

Bishwajit Banik, que se describe a sí mismo como guía turístico y narrador, ha pasado los últimos 20 años recopilando historias de la ciudad que no se encuentran en ningún libro de historia. Narra estas historias mientras lleva a los visitantes al emblemático ashram del gurú espiritual Sri Aurobindo y organiza paseos por el patrimonio a través de las callejuelas empedradas del barrio francés, con sus distintivas villas de estilo colonial de color mostaza y blanco, y el tradicional barrio tamil, con sus ornamentadas mansiones que ofrecen una visión dorada de la arquitectura chettiar.

(Relacionado: ¿Podrá el exuberante y remoto nordeste de la India recibir más visitantes?)

"Pondicherry es un crisol espiritual, social y cultural. Es un sueño hecho realidad para un turista, con su rica historia y el mar. Muchos turistas han sentido curiosidad por saber cómo perdimos la playa, [una pérdida] que arruinó el ecosistema costero", dice Banik. Con el proyecto de restauración de la playa en marcha, Banik puede volver a dirigir sus excursiones hacia la orilla.

Los barcos se alinean en la playa de Pondicherry. La pesca es un oficio vital aquí, con decenas de bulliciosos pueblos pesqueros en la ciudad y sus alrededores.

Fotografía de Dominique BERBAIN, Gamma-Rapho/Getty Images

No sólo los visitantes, sino también los residentes están acudiendo a la orilla para ver el regreso del paseo marítimo de Pondicherry. "Los residentes se sienten de nuevo orgullosos de su ciudad. Es una gran alegría poder entrar en el mar, dejar que las olas se deslicen sobre nuestros pies y bañarnos, como hacíamos cuando éramos niños", dice Sunaina Madeen, cofundadora de PondyCAN.

Cómo se perdió la playa

Los problemas empezaron a finales de la década de 1980, cuando la construcción de un puerto restringió el movimiento de arena hacia el lado norte de la playa. La arena se acumuló en la parte sur en lugar de seguir su camino natural. A lo largo de la década siguiente, la playa fue engullida por el mar.

"Toda una generación se perdió la playa. [Por eso] la llamaban la playa de las rocas, por el malecón", dice Probir Banerjee, el tercer cofundador de PondyCAN.

La erosión de la costa de Pondicherry fue importante a mediados de los años 90, devastando la vida de miles de familias de pescadores que vivían cerca del agua.

Fotografía de Hugh Mitton, Alamy Stock Photo

La pérdida de la playa tuvo consecuencias nefastas. La restricción del movimiento de la arena también devastó el litoral, su biodiversidad y los medios de vida de muchos lugareños. A lo largo de los años se construyeron varios espigones (estructuras bajas para evitar la erosión) para restringir el movimiento de la arena, pero no hicieron más que desplazar la erosión a otra parte de la costa, afirma Banerjee.

Además, el muro de contención construido para proteger los edificios de la carretera de la playa se convirtió en una monstruosidad. Era tan alto que impedía el acceso al mar a pueblos enteros de la costa. Más de una docena de aldeas de pescadores desaparecieron y al menos 7000 familias perdieron su única fuente de ingresos: la pesca. Franjas de terreno agrícola se convirtieron en un páramo.

(El plástico llega a los océanos a través de más de mil ríos)

Se tardó años en identificar y comprender el problema que provocó la desaparición de la playa. La alarma no sonó hasta que surgió la propuesta de un segundo puerto en 2007. "Al principio, pensamos que era un proceso natural de erosión de la playa", dice Banerjee. "Cuando surgió la propuesta de otro puerto, nos escandalizamos".

Puertos con problemas

Fue Schiavina quien detectó la raíz del problema en la construcción del puerto. Cuando avanzó la propuesta del nuevo puerto, PondyCAN acudió a los tribunales en contra. El segundo puerto se archivó tras muchas disputas legales.

Schiavina y otros miembros de PondyCAN recopilaron información sobre el diseño defectuoso del antiguo puerto y elaboraron planes de restauración. Se necesitaron años para convencer a las autoridades. En 2017, el Ministerio de Ciencias de la Tierra de la India y el Instituto Nacional de Tecnología Oceánica acordaron ejecutar el proyecto de reconstrucción de la playa.

La pieza central del proyecto, un arrecife artificial sumergido, es el primero de este tipo en la India. Se trata de una cuña de 900 toneladas con la que se pretende desviar el agua y los sedimentos hacia el norte de la playa. Mientras tanto, unas gruesas tuberías negras, que serpentean a lo largo del malecón, depositan arena en la playa cada vez más amplia.

Un arrecife artificial ayuda a desviar el agua y la arena hacia la playa en Pondicherry. Esta estructura, junto con las tuberías que canalizan la arena, han ayudado a reconstruir la playa.

Fotografía de of the National Centre for Coastal Research

"Encontramos dos soluciones para recuperar la línea de costa original. Una era la alimentación de arena del puerto y la otra el arrecife artificial, que hasta ahora ha hecho el 40% de su trabajo", dice M.V. Ramana Murthy, director del Centro Nacional de Investigación Costera que diseñó y ejecutó el proyecto.

Al cabo de un año de iniciado el proyecto, los primeros signos de la reaparición de la playa se hicieron visibles. A mediados de 2021, casi 60 metros de la orilla habían regresado, repletos de gusanos y conchas. La playa no sólo estaba volviendo, sino que su composición era la correcta. "Tenía que ser la mezcla correcta de arena, ni demasiado gruesa ni demasiado fina", dice Schiavina. La gente ha vuelto a disfrutar de los placeres de la playa.

Los pescadores que habían abandonado su ocupación tradicional y optado por la vida como trabajadores manuales en el puerto también están regresando. Hace unos meses, a primera hora de la mañana, vi cómo los pescadores ya podían maniobrar con sus barcas sobre la arena recién acuñada y salir al mar desde sus pueblos a lo largo de la playa, cuya extensión azul volvía a estar salpicada de decenas de barcos de pesca. 

El siguiente paso es extender la playa hasta Auroville, el municipio experimental situado a casi 10 kilómetros al norte que se enfrentó a una erosión similar. Cuando el proyecto esté terminado, Pondicherry tendrá mucho más que parches de arena. Volverá a tener una larga línea de costa, que la hará completa una vez más.

Neha Bhatt es una periodista independiente y autora con sede en Delhi, India. Puede encontrarla en Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
¿Puede la energía solar salvar la emblemática capital de las casas flotantes de la India?
Viaje y Aventuras
Este centenario método de pesca podría estar a punto de desaparecer
Viaje y Aventuras
Pocos lo saben, pero el Big Bang nació en esta ciudad belga casi desconocida
Viaje y Aventuras
Este río canadiense es ahora legalmente una persona (y no es el único)
Viaje y Aventuras
¿Qué podemos aprender de las 3000 mezquitas de Estambul?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved