Explora 13 000 años de historia humana en esta remota isla de California

El Parque Nacional de las Islas del Canal incluye la isla de Santa Rosa, un museo vivo de historia natural con kilómetros de senderos sin aglomeraciones e impresionantes vistas del océano desde lo alto de los acantilados.

Por Miles Griffis
Publicado 8 jun 2022, 13:04 CEST
Isla de Santa Rosa

Las playas de arena blanca reciben a los viajeros que hacen el viaje de tres horas en barco a la isla de Santa Rosa, uno de los cinco islotes que componen el Parque Nacional de las Islas del Canal de California.

Fotografía de Alex Krowiak

Rodeada por aguas de color aguamarina, la isla de Santa Rosa es un paisaje plegado de cañones, montañas y acantilados marinos colgantes. Pero hay más de lo que parece. La intriga arqueológica persiste en esta árida isla, la segunda más grande del Parque Nacional de las Islas del Canal de California.

Mientras excavaba en el Cañón de Arlington de la isla en 1959, el arqueólogo Phillip Orr descubrió dos fémures que, según sospechaba, databan del Pleistoceno tardío y los llevó a tierra firme. Este hecho no fue el único. Orr llevó a cabo trabajos de campo en la ventosa Santa Rosa durante más de dos décadas. Durante sus numerosas expediciones, desenterró aldeas Chumash enteras, numerosas tumbas, basureros (o pilas de residuos arqueológicos), así como los grandes huesos de mamuts pigmeos, que vagaban por la isla hace 10 000 años.

Pero casi 40 años después de su descubrimiento en 1959, John R. Johnson, sucesor de Orr en el Museo de Historia Natural de Santa Bárbara, determinó que los huesos tenían más de 13 000 años de antigüedad, lo que los convierte en los restos humanos más antiguos conocidos en Norteamérica.

De las islas del Parque Nacional de las Islas del Canal, Anacapa es la más cercana a tierra firme, a sólo una hora en barco. Aquí, una desafiante caminata de 2,4 kilómetros hasta Inspiration Point recompensa a los viajeros con vistas de 360 grados.

Fotografía de Alex Krowiak

El Hombre de Arlington Springs, como se denominaron los huesos, apoya la teoría de una migración costera de los primeros pueblos del noreste de Asia hacia América. "Ahora apreciamos mejor la diversidad de estilos de vida de hace 13 000 años: no todos eran cazadores Clovis", añade Johnson, refiriéndose a los primeros pueblos que emigraron a través del puente terrestre de Bering y cazaron mamuts.

Los parientes de los actuales Chumash no sólo eran hábiles constructores de barcos, sino también expertos tejedores de cestas y pescadores que construyeron prósperas aldeas en toda la región, supervisadas por líderes masculinos y femeninos en una sociedad matrilineal. Astrónomos y narradores, su conexión con el medio ambiente puede verse hoy en día en las pictografías de lugares como el Parque Histórico Estatal de la Cueva Pintada Chumash, cerca de Santa Bárbara.

Un viaje a la isla de Santa Rosa (donde la flora y la fauna son únicas y se encuentran entre las rutas de senderismo) ofrece una vívida comprensión no sólo de la profunda historia y cultura Chumash de la región, sino también de la historia norteamericana. He aquí por qué deberías ir.

(Relacionado: La odisea de la mujer que navegó 5000 kilómetros en el Pacífico sin mapas ni tecnología)

La cultura Chumash de California

Antes de la llegada de la expedición terrestre de Gaspar de Portolá en 1769, la población chumash de California se estimaba en unos 22 000 habitantes. Su territorio se extendía a lo largo de unos 18 000 kilómetros cuadrados, desde el borde occidental del Valle de San Joaquín hasta Paso Robles y Malibú, y hasta cuatro de las cinco Islas del Canal del Norte: Tuqan (isla de San Miguel), Wi'ma (isla de Santa Rosa), Limuw (Santa Cruz) y Anyapakh (isla de Anacapa). En la década de 1810, los chumash que no perecieron a causa de las epidemias europeas introducidas, como el sarampión, fueron expulsados a la fuerza de las islas y colocados en misiones españolas.

En la actualidad hay 14 tribus de indios chumash, incluida la banda de Santa Ynez, reconocida por el Gobierno federal. Muchas otras tribus están buscando el reconocimiento federal. "Somos un grupo diverso con siete lenguas distintas", dice Julie Tumamait-Stenslie, ex presidenta de la tribu Barbeño/Ventureño Band of Mission Indians, cuyo árbol genealógico se extiende por las islas Santa Cruz y Santa Rosa, Malibú y Carpintería. Dice que ir a las islas es como volver a casa.

En el Parque Nacional de las Islas del Canal, Tumamait-Stenslie educa a los campistas sobre la cultura chumash en torno a las hogueras durante el verano (puedes ponerte en contacto con el centro de visitantes para conocer el horario). "Tenemos la historia del Puente del Arco Iris, en la que fuimos creados en la isla de Santa Cruz y cruzamos a tierra firme". Estos relatos se centran en la diosa de la Tierra, Hutash, que hizo a las personas a partir de las semillas de la Planta Mágica, y su marido, Alchupo'osh, la Serpiente del Cielo, también conocida como la Vía Láctea.

Julie Tumamait-Stenslie, ex presidenta tribal de la Banda Barbeño/Ventureño de los Indios de la Misión, dice que para ella visitar las Islas del Canal es como volver a casa. A menudo cuenta historias tradicionales de la creación chumash para los campistas de la isla de Santa Rosa.

Fotografía de Alex Krowiak

Tumamait-Stenslie hizo este collar con fragmentos de concha de abulón, bayas de manzanita y bellotas. Cada elemento simboliza el conocimiento ecológico y la confianza de los Chumash.

Fotografía de Alex Krowiak

(Relacionado: Las 20 mejores rutas de senderismo alrededor del mundo)

Tumamait-Stenslie sugiere ver la isla como un museo de historia natural para entender la relación de los chumash (y de sus antepasados) con el paisaje. Cuando va de visita, suele pensar en el ingenio de sus antepasados, en cómo utilizaban hierbas marinas, sauces y partes de animales para construir cabañas para protegerse de los elementos. "Imagínate que la puerta de tu casa fuera la mandíbula de una ballena azul", dice.

El Museo de los Indios Chumash, en Thousands Oaks, California, (a 30 minutos en coche del puerto de Ventura), ofrece más información sobre la historia de los Chumash de la región, con réplicas de pueblos tradicionales y un jardín etnobotánico.

"Es muy importante recordar a la gente que el pueblo Chumash sigue aquí", dice Barbara Tejada, presidenta de la junta directiva y directora en funciones, sobre los programas del museo. Un evento reciente se centró en la travesía anual del Canal de Santa Bárbara, desde tierra firme hasta la playa Scorpion de la isla de Santa Cruz, en tomols, grandes canoas tradicionales construidas con madera dura y selladas con alquitrán.

"La comunidad Chumash moderna ha construido réplicas de canoas. Practican remo a lo largo de la costa de Santa Bárbara en verano y en la travesía anual en septiembre", dice Tejada. "Muestra el importante vínculo de transporte entre el continente y las islas, y realmente ayuda a preservar el remo en las culturas nativas marítimas de hoy".

Cómo explorar la isla de Santa Rosa

Al estar situada a 41 kilómetros del continente de California, llegar a la isla de Santa Rosa es la mitad de la aventura. La mayoría de los visitantes hacen un viaje en barco de tres horas en Island Packers Cruises desde el puerto de Ventura, el concesionario oficial de barcos del parque nacional. Las reservas (algunas de las cuales son de temporada) pueden llenarse rápidamente, especialmente para los viajes nocturnos, así que es recomendable planificar con suficiente antelación. Los navegantes pueden visitarlo en embarcaciones privadas, pero deben consultar las zonas de desembarco aprobadas y la información sobre permisos en la guía de navegación del NPS.

Los excursionistas contemplan la bahía de Becher, el principal punto de entrada a la isla de Santa Rosa.

Fotografía de Alex Krowiak

"El viaje en sí es fabuloso", dice Tumamait-Stenslie, sobre la travesía del Canal de Santa Bárbara. "Puedes encontrarte con ballenas, leones marinos y delfines comunes por la proa". Los observadores de aves encontrarán abundante vida aviar, entre ellas pelícanos pardos de California, alcas de Cassin, cormoranes de Brandt y mérgulos de Scripps.

En la isla, los senderos serpentean a través de un raro bosque de pinos de Torrey (uno de los dos que quedan en el mundo) y de campos de pinceles de hojas blandas, en peligro de extinción. Busca el zorro endémico de la isla de Santa Rosa, mofetas manchadas, pinnípedos y otras colonias de aves, como los chorlitos nevados.

Aunque es posible hacer excursiones de un día a Santa Rosa, Tumamait-Stenslie recomienda pasar una noche para vivir la isla como lo hacían los Chumash y sus antepasados, en casi silencio y con unas vistas impresionantes de la Vía Láctea en el cielo nocturno. El único camping de la isla, con 15 parcelas, es accesible a través de una caminata de dos kilómetros y medio desde el muelle. Las reservas son rápidas, así que hay que hacerlas con unos meses de antelación en el sitio web del parque. Los mochileros y piragüistas experimentados pueden acampar en la playa de agosto a diciembre, pero deben comprobar las condiciones meteorológicas antes de salir.

La gente me pregunta todo el tiempo: "¿Qué se siente al estar en tu tierra?", dice Tumamait-Stenslie. "Yo les digo: vuelve a casa. Y no me refiero a [algún lugar como] Chicago, sino al otro lado del océano, en algún lugar, y recorre esas tierras. Porque hay una memoria genética que, de repente, hace que empieces a pensar en tus antepasados. Empiezas a pensar en tu nombre y en su procedencia".

Miles W. Griffis es un periodista y escritor independiente afincado en Los Ángeles, California. Ha escrito para High Country News, el New York Times, Vogue y muchos otros. Sígalo en Instagram y Twitter.

Alex Krowiak es un fotógrafo afincado en San Diego e instructor de Lindblad Expeditions y National Geographic. Síguelo en Instagram.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
¿Es la ciudad de sultanes de Granada la maravilla más desconocida del siglo XXI?
Viaje y Aventuras
Por qué el senderismo en cabañas es la mejor manera de conocer Nueva Zelanda
Viaje y Aventuras
Rodéate de naturaleza en estos diez senderos de Norteamérica
Viaje y Aventuras
Un tentador viaje al corazón de Sicilia
Viaje y Aventuras
Las raíces mundiales del jardín secreto de María Antonieta

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved