Contempla la implacable belleza de Bután, un reino que se toma en serio la felicidad

Un nuevo sendero de 402 kilómetros aleja a los turistas de las cumbres más populares a través de densos bosques, antiguas fortalezas y arrozales en terrazas.

Por Henry Wismayer
Publicado 8 dic 2022, 16:28 CET
Jakar Dzong, en el valle de Chamkhar (Bután)

Un monje observa el vuelo de las chovas piquirrojas sobre el Jakar Dzong, en el valle de Chamkhar (Bután). La fortaleza, construida en 1549, fue uno de los principales bastiones defensivos del este de Bután y ahora es un punto de interés cultural para los viajeros del nuevo Trans Bhutan Trail.

Fotografía de Marcus Westberg

Para el viajero es un sueño: un paseo de una belleza implacable que une profundos valles boscosos y aldeas idílicas en uno de los países más encantadores del mundo. Para muchos butaneses, en cambio, es un símbolo de renacimiento y de ajuste de cuentas.

El 28 de septiembre, el príncipe Jigyel Ugyen Wangchuck inauguró el Trans Bhutan Trail (TBT), una nueva ruta de senderismo de 400 kilómetros, en un momento fatídico para Bután. Pocos días antes, el reino del Himalaya oriental, enclavado entre sus gigantescos vecinos China e India, reabrió sus fronteras tras un cierre de dos años y medio durante la pandemia de COVID-19. Pero el regreso de los visitantes extranjeros también hizo resurgir una pregunta familiar: ¿hasta qué punto debe Bután dejar entrar al mundo exterior?

Izquierda: Arriba:

El monasterio de Paro Taktsang es un templo budista situado en un acantilado del valle superior de Paro, en Bután. Accesible sólo a pie, es una de las 13 pequeñas "guaridas del tigre" donde se dice que meditó el maestro budista del siglo VIII Padmasambhava, también conocido como Guru Rinpoche.

Derecha: Abajo:

Una hembra de langur Hanuman (Semnopithecus entellus) y su cría sentadas en los bosques subtropicales de hoja ancha del Himalaya, en el centro de Bután.

fotografías de Marcus Westberg

(Relacionado: Siete maravillas de la naturaleza que ver en Asia)

Una parte de la estrategia ha llegado en forma de más barreras de entrada. La "tasa de desarrollo sostenible", una tarifa turística diaria, se ha triplicado de 65 a 200 euros. El OTC constituye otra parte. Este sendero, que divide casi todo el país desde Haa, en el oeste, hasta Trashigang, en el este, está concebido para alejar a los visitantes de los populares valles occidentales, zonas que, antes del cierre de la COVID-19, empezaban a estar saturadas. En cambio, la ruta está diseñada para atraer a los turistas a las regiones periféricas, donde la escasez de oportunidades ha hecho que los jóvenes con aspiraciones abandonen las zonas agrícolas del interior para buscar trabajo en las ciudades o en el extranjero.

En este contexto, el TBT no es simplemente una nueva adición a la lista de espectaculares paseos de Bután. Es una declaración de intenciones. Sus arquitectos esperan que se convierta en una piedra angular de los continuos esfuerzos de Bután por equilibrar la conservación cultural y medioambiental con la prosperidad económica.

"No se trata en absoluto de un simple sendero turístico", afirma Sam Blyth, fundador de la Bhutan Canada Foundation, una ONG con sede en Toronto (Canadá), que concibió la idea en 2018. "Es uno de los tesoros perdidos de Bután".

Bosques y fortalezas

El mes pasado, me uní al guía Kinley Wangmo en un bosque primordial de cicuta, cedro y rododendro, en un tramo del Trans Bhutan Trail justo al este de la capital del país, Thimpu.

Este tramo de la ruta, desde el paso de Dochu La hasta la aldea de Toeb Chandana, tipifica el paisaje que el TBT pretende mostrar: no el Bután de las altas nieves, sino el país de las estribaciones de antiguas fortalezas, monasterios budistas y gewogs, constelaciones de granjas tradicionales y arrozales en terrazas. La mayoría de las 28 etapas del sendero discurren por los densos bosques, tanto de coníferas como caducifolios, que cubren el 71% del país.

Kinley Wangmo, guía turístico en Bután, en un sendero del pinar de Gyetsa, en el distrito de Bumthang.

Fotografía de Marcus Westberg

El sendero se precipitaba por un desfiladero muy abrupto. Todas las ramas de los árboles estaban cubiertas de musgo y helechos translúcidos. Las arañas Joro, con el abdomen a rayas amarillas y negras, permanecían inmóviles en los entramados de telarañas al borde del sendero.

Aquel día sólo se oía el canto de los pájaros y los grillos. Pero hubo un tiempo en que este sendero habría resonado con el tráfico peatonal. El TBT sigue la ruta de lo que fue la arteria central de Bután, una vía para comerciantes, monjes y garps, corredores de pies ligeros que llevaban mensajes entre sus 20 distritos o dzongkhangs.

(Relacionado: Este nuevo sendero revela las maravillas de Armenia).

En la década de 1960, cuando el abuelo del actual rey inició la primera fase tentativa de modernización de Bután, la construcción de una autopista este-oeste hizo que el sendero fuera redundante, y el viejo camino cayó en desuso. Desde 2019, y especialmente durante el cierre de 30 meses de Bután por el COVID, 900 trabajadores despedidos y un millar de voluntarios reconstituyeron toda su longitud, limpiando la vegetación, construyendo puentes de madera y pintando marcas blancas en la corteza de los árboles.

Para Kinley Dorje, a quien conocí ese mismo día en el templo de Chimi Lhakhang, el sendero representaba una oportunidad de redescubrir los mitos y recuerdos de Bután. La primera vez que este hombre de 65 años vino a este santuario, era un niño de pecho, llevado en brazos por sus padres desde Paro por el sendero que yo acababa de recorrer. Ahora planea desandar aquel viaje de la infancia. "Este año no he podido porque me duele la pierna", dice. "Pero el año que viene pienso recorrerlo con amigos".

Vendedores de artesanía recorren el sendero de Pele La, la puerta de entrada a Bután Central.

Fotografía de Marcus Westberg

Al día siguiente, nos despertamos en un campamento TBT bajo el pueblo de Thinleygang, con una fuerte lluvia martilleando la lona de la tienda. Los restos del ciclón Sitrang, que había causado estragos al tocar tierra en Bangladesh, se cernían ahora sobre los valles centrales de Bután.

Aunque nuestra intención era seguir caminando hacia Punakha, la logística de la ruta nos permitió cambiar fácilmente de itinerario. A los grupos que reservan a través de la agencia oficial Trans Bhutan Trail se les asigna un conductor que transporta el equipaje hasta el alojamiento de la noche siguiente, y que también puede llevar a los excursionistas a la siguiente etapa. De este modo, los viajeros pueden elegir qué etapas desean recorrer a pie y cuáles en coche, en función de la dificultad del sendero, los lugares de interés de la región o, como en mi caso, las inclemencias del tiempo.

(Relacionado: ¿Por qué estas antiguas maravillas de la Ruta de la Seda están generando polémica?)

La Ruta Transbutánica, que en sus orígenes formaba parte de la Ruta de la Seda, lleva a los viajeros por 27 aldeas, cuatro dzongs (monasterios fortaleza), 12 puertos de montaña y 21 templos, como el de la foto en Paro.

Fotografía de Marcus Westberg

Cuando el conductor Tashi Wangchuk nos condujo hacia el este, a la provincia de Bumthang, los bosques escarpados dieron paso a pastos abiertos, como una sábana arrugada que se estira suavemente. Los yaks, con sus abrigos de invierno a medio formar, rumiaban las hierbas. En las afueras del Parque Nacional de Jigme Singye Wangchuck, un centenar de langures grises nos observaba desde la carretera.

Cuando las nubes se disiparon por fin a la mañana siguiente, nos dirigimos a la aldea de Gyetsa, donde la etapa 16 de la TBT nos condujo por una subida constante entre pinos azules. El mundo exterior podría asociar Bután con las montañas, pero estos bosques cubren la mayor parte de su territorio protegido; los parques nacionales constituyen la mitad de la superficie del país. Esta profusión de árboles secuestradores de carbono, junto con una industria hidroeléctrica vital (la mayor exportación de Bután), sustenta su afirmación de ser el único país del mundo con emisiones negativas de carbono.

La agitación tras la "Felicidad Nacional Bruta"

Bajo el sereno estereotipo de la integridad cultural y la "Felicidad Nacional Bruta", Bhután se debate en la agitación social, como cualquier otro país. La capital, Thimpu, vive un boom de la construcción. Wangmo me contó que su marido había aceptado recientemente un trabajo pagado en bitcoin, "un proyecto para el Rey".

En el norte, hacia la frontera tibetana, los pastores trashumantes están abandonando el antiguo estilo de vida de conducir yaks para cosechar raíces de cordyceps, un hongo parásito, codiciado en China por sus supuestas propiedades vigorizantes, que vale tres veces su peso en oro. "Los pastores solían viajar en poni", explica Wangmo. "Ahora algunos viajan en helicóptero".

El turismo también está en transición. La nueva tasa turística de 200 euros diarios sitúa a Bután fuera del alcance de muchos posibles viajeros. El país siempre ha sido un referente del "modelo de alto valor y bajo impacto", y los complejos turísticos internacionales de gama alta ya tienen aquí un punto de apoyo. Los alojamientos más caros del país cobran 2000 euros por noche.

El pueblo de Jakar, mejor visto desde lo alto del paso de Kiki La, en el valle de Chokhor, en Bumthang, es una de las muchas zonas aún poco exploradas por los turistas. El sendero TCT puede cambiar esta situación.

Fotografía de Marcus Westberg

Sin embargo, antes de la COVID-19, la creciente afluencia turística estaba llegando al límite de su capacidad. En 2019, cuando el número de visitantes alcanzó los 316 000, la infraestructura existente de rústicos hoteles de tres estrellas, construida desde la llegada de los primeros turistas hace casi 50 años, crujió ante la demanda. Las carreteras se atascaron con procesiones de autobuses turísticos, entre temores de que Bután pudiera estar en camino de emular el sobreturismo de Nepal.

"Los monumentos estaban invadidos. Los lugareños no podían entrar en el Nido del Tigre", dice Carissa Niamh, de Turismo de Bután, refiriéndose al monasterio situado junto a un acantilado en el valle de Paro, que es el símbolo de Bután. "Algo tenía que cambiar".

La subida de impuestos es un intento de recalibrar el equilibrio, ya que el Gobierno trata de compensar los beneficios económicos del turismo con la conservación cultural y medioambiental.

"Hay ansiedad, sí, pero también veo oportunidades", me dijo Jamyang Chhopel, propietario del Yangkhil Resort, en Trongsa. "Con las antiguas normas, todo pasaba por un agente. Ahora podemos aceptar reservas directamente".

El sendero cruzaba una cresta de 4000 metros y pasaba a un bosque frondoso. De las ramas de arce colgaban collares de líquenes color jade. Luego, los árboles se abrieron a una escena extraordinaria: el Jakar Dzong, encaramado a un promontorio.

Este tipo de espectáculos, habituales en Bután, resultan aún más fascinantes cuando uno se acerca a ellos a pie, y más aún cuando lo hace sin cruzarse con nadie. Queda por ver si esta extraordinaria nación podrá mantener esta magia frente a la invasión de la modernidad. Esta ruta, al menos, es para siempre.

Henry Wismayer es escritor y reside en Londres. Puede encontrarlo en Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Esta nueva ruta revela las maravillas de Armenia, un país en la encrucijada del mundo
Viaje y Aventuras
Porque no hay planet B, eco-turismo y responsabilidad
Viaje y Aventuras
Las mejores fotografías de viajes de 2022 de National Geographic
Viaje y Aventuras
Tramontana: Palacio del viento
Viaje y Aventuras
Descubre lo que la Costa Brava y el Pirineo de Girona ofrece durante todo el año

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved