Viaje al fin del mundo: de senderismo en la ruta más austral del mundo

"Es como si fueras la primera persona que camina por estas montañas porque no ves ningún sendero en gran parte del camino: es totalmente salvaje".

Por Mark Johanson
Publicado 14 abr 2023, 12:03 CEST
Un excursionista asciende por los Dientes de Navarino, en Chile

Un excursionista asciende por una pendiente nevada a lo largo del circuito de los Dientes de Navarino, en Chile. Esta exigente ruta de varios días es la más austral del mundo.

Fotografía de Austin Trigg

Pasa el dedo por el mapa hasta extremo sur del continente americano y la última ciudad que encontrarás será Puerto Williams, un remoto puesto chileno en el Canal de Beagle. Con apenas 3000 habitantes (entre científicos, oficiales de la marina y pescadores indígenas yahgan), los excursionistas ávidos conocen este lugar como el inicio de la ruta de senderismo más austral de la Tierra.

El Circuito de los Dientes, de cinco días de duración y que rodea la isla Navarino, comienza y termina en Puerto Williams, donde los caballos salvajes y las vacas descarriadas recorren las calles azotadas por el viento que albergan una pequeña colección de tiendas (en su mayoría tiendas de artículos para actividades al aire libre), alojamientos (hostales y hoteles) y restaurantes que sirven cangrejo real, la especialidad local.

Por supuesto, el verdadero atractivo está en las cumbres escarpadas de la cordillera de los Dientes de Navarino. Aquí, los intrépidos excursionistas encuentran densos bosques de Nothofagus que, a lo largo de 58 kilómetros, conducen a turberas, lagos y escarpados pasos alpinos con vistas al Cabo de Hornos, el último punto de tierra antes de la Antártida.

"Hace 10 o 15 años no se encontraba a nadie caminando por allí", dice Maurice van de Maele, presidente de la oficina de turismo local. "Este febrero hubo un nuevo récord: 48 personas saliendo en un día". Por supuesto, eso está muy lejos de las populares excursiones patagónicas como el W Trek, en el cercano Parque Nacional Torres del Paine de Chile, que se ha masificado tanto que hay que reservar los campings con mucha antelación. Por ahora, menos de 2000 personas recorren el Circuito de los Dientes cada año. Sin embargo, incluso en esta última frontera, las cifras del turismo están aumentando.

El próximo año, Puerto Williams contará con un nuevo muelle multipropósito para los barcos de expedición que se dirigen a la Antártida, además de una terminal de pasajeros en su pequeño aeropuerto, lo que facilitará el acceso como nunca antes.

Mientras tanto, el Wi-Fi de alta velocidad y un nuevo y reluciente centro de investigación han abierto la ciudad al resto del mundo. Aunque el clima hostil de esta latitud (el paralelo 55 sur) puede mantener a raya a los turistas, el Circuito de los Dientes parece preparado para un público más amplio.

Las luces de Ushuaia, capital de la parte argentina del archipiélago de Tierra del Fuego, se ven desde el canal de Beagle durante un viaje de 36 horas en ferry hasta la isla Navarino, en la Patagonia chilena. Los excursionistas llegan a la remota isla (y al Circuito de los Dientes) por mar y aire.

Fotografía de Austin Trigg

"Es totalmente salvaje"

El Circuito de los Dientes se remonta a finales de la década de 1990, cuando el aventurero australiano Clem Lindenmayer desarrolló la ruta para una guía de trekking de Lonely Planet. Aunque poco utilizada en los años siguientes, ha desarrollado un culto que ha crecido paulatinamente junto con la Patagonia como destino.

"Recuerdo la primera vez que hice este circuito y la libertad que sentí", recuerda Jorge Barbero, fundador de Explora Isla Navarino, que dirige expediciones guiadas. "Es como si fueras la primera persona que camina por estas montañas porque no ves ningún sendero en gran parte del camino: es totalmente salvaje".

El circuito comienza con un rápido ascenso de tres kilómetros al Cerro Bandera, una excursión de un día muy popular entre los pasajeros de cruceros que ofrece unas vistas panorámicas del Canal de Beagle. A continuación, los excursionistas siguen el valle del Robalo hasta la Laguna del Salto, acampando la primera noche cerca de una cascada. Los días dos y tres se dedican a trepar por desfiladeros rocosos y luego se sumergen en húmedos bosques de hayas para dormir junto a lagunas alpinas. El musgo de las turberas magallánicas hace que el camino sea como caminar sobre una esponja húmeda, poniendo a prueba los límites de las botas impermeables.

El cuarto día es en gran parte cuesta arriba, cruzando el Paso Virginia, rocoso y azotado por el viento, de vuelta al lado norte de los Dientes de Navarino para dormir en un bosque protegido. El quinto día, por el contrario, es principalmente cuesta abajo hacia Puerto Williams a través de un bosque que zumba con el golpeteo de los pájaros carpinteros de Magallanes.

Una senderista que hace la ruta de los Dientes de Navarino examina su mapa mientras acampa para pasar la noche. El circuito dura cinco días y los senderistas deben montar tiendas por el camino, ya que no hay servicios disponibles.

Fotografía de Austin Trigg

"Si el tiempo coopera, este es un viaje que en realidad es bastante modesto", dice Barbero, señalando que el kilometraje y las ganancias de altitud no son terriblemente desafiantes. "Pero si no lo hace, puede ser mucho más complicado". En la Patagonia, es habitual experimentar las cuatro estaciones en un solo día. En la isla Navarino, los lugareños bromean diciendo que se pueden vivir todas en una hora.

Durante la corta temporada de senderismo (de noviembre a marzo), las temperaturas máximas suelen rondar los 10 grados en Puerto Williams y descienden por debajo del punto de congelación en los pasos de montaña. Fuera del verano austral (enero y febrero), no es raro despertarse con la tienda cubierta de nieve, seguida de una tarde de sol abrasador. A mediados de marzo, los valientes que soportan tormentas de nieve disfrutan de un espectacular follaje otoñal.

Gran parte del Circuito de los Dientes se encuentra por encima de la línea de árboles, donde no hay un camino definido. Sin embargo, cada 800 metros hay señales que mantienen a los excursionistas en el buen camino. Las zonas boscosas plantean diferentes obstáculos, como raíces ramificadas, espesas ciénagas y espinosos arbustos de calafate. Pero el mayor desafío son los castores, cuyas presas desvían la ruta cada año.

En 1946, llegaron a la parte argentina de Tierra del Fuego, justo al otro lado del Canal de Beagle, 20 castores canadienses para "enriquecer" la economía local con nuevas industrias de pieles y castóreo (una glándula utilizada para hacer tinturas para perfumes). Sin depredadores naturales, la población explotó.

Sin depredadores naturales, los castores invasores prosperan en la isla de Navarino, diezmando a menudo los árboles autóctonos. Los lugareños están poniendo en marcha programas para combatir el problema, que incluyen comerse a los roedores.

Fotografía de Beth Wald, Nat Geo Image Collection

Las raíces de los árboles cubren el suelo en la ruta de los Dientes de Navarino, en el sur de Chile. La ruta serpentea por diversos entornos, desde ciénagas hasta bosques de hayas.

Fotografía de Ian Teh, Nat Get Image Collection

Se calcula que hay unos 60 000 castores sólo en la isla de Navarino, según Miguel Gallardo, de Navarino Beaver, que lleva a los visitantes a ver cómo los castores han destruido los bosques vírgenes de la isla.

Gallardo es una de las pocas personas que trabajan activamente para controlar la población, eliminando unos 60 castores cada año para obtener artesanía y experiencias culinarias. "Las propiedades de la carne de castor son muy buenas para el ser humano", dice, y destaca su alto contenido en fibra y proteínas (aunque necesita una buena salsa "para quitarle el amargor").

Los castores crean un hábitat ideal para otras especies invasoras introducidas, concretamente visones y ratas almizcleras, que Gallardo califica de "trilogía de la destrucción". El ex guardabosques espera que el aumento del turismo haga que el Gobierno preste más atención al problema.

Sigue siendo difícil encontrar una estrategia para controlar a los castores, pero hay planes para que la propia ruta sea más ordenada. Actualmente, no existen instalaciones más allá de Puerto Williams. Sin embargo, Cristina Altamirano, que dirige la oficina municipal de turismo, dice que hay fondos para mejorar la señalización, construir baños secos y crear refugios de emergencia para fines de 2024.

La infraestructura para el turismo en Puerto Williams también está creciendo. En los próximos tres años se abrirá por etapas un nuevo muelle multipropósito con el objetivo de convertir a esta pequeña ciudad en una importante puerta de entrada para viajes a la Antártica (compañías como Silversea Cruises ya han trasladado barcos aquí).

Mientras tanto, este año se inaugurará una terminal de pasajeros en el aeropuerto Guardia Marina Zañartu, que recibe seis vuelos semanales (de diciembre a marzo) de Aerovías DAP desde la capital regional chilena de Punta Arenas. Los visitantes también pueden viajar en barco desde Punta Arenas en un espectacular trayecto de 32 horas por los fiordos del Parque Nacional Alberto de Agostini.

Los excursionistas de la ruta de los Dientes de Navarino acampan para pasar la noche. El tiempo en la región puede ser extremo, por lo que los excursionistas deben estar preparados para el frío y el calor, a veces en el mismo día.

Fotografía de Austin Trigg

En los últimos años se han abierto nuevos cafés (Campero), cervecerías artesanales (Subantartica Beer House) y hoteles (Fío Fío) para atender al crecimiento, así como una nueva y sorprendente institución de investigación, el Centro Subantártico Cabo de Hornos, para el estudio de la ecología subantártica. Sin embargo, la ciudad carece de alojamientos y restaurantes para acoger a más visitantes.

David Alday, ex presidente de la comunidad local de yahgan, teme que la isla esté creciendo demasiado deprisa. "La comunidad yahgan lleva aquí miles de años, y en ese tiempo, incluso cuando éramos muchos, nunca produjimos un gran desequilibrio en el medio ambiente", dice, y añade que "el impacto en la tierra es mayor hoy en día".

Alday no está en contra del turismo; es propietario de la empresa de kayak Tánana, que ofrece excursiones por el Canal de Beagle mostrando a los visitantes el legado marinero de los yahgan, que durante casi 7000 años vivieron más al sur que cualquier otra población humana. Sólo quiere que el crecimiento del turismo sea sostenible y acorde con los principios yahgan de armonía y preservación del medio ambiente. "Tenemos que ser capaces de encontrar un cierto equilibrio", dice, "para que esta ciudad no se desborde".

Si vas

Cómo llegar: 

Puerto Williams, Chile, es la puerta de entrada para los que quieran hacer trekking en los Dientes de Navarino. Se puede llegar en un vuelo de 45 minutos (Aerovías DAP) o en un transbordador de 32 horas (Transbordadora Austral Broom) desde Punta Arenas, en Chile continental.

Cuándo ir: 

La ruta está cerrada entre mayo y octubre. La mayoría de los excursionistas llegan en el verano austral (de mediados de diciembre a mediados de marzo) para disfrutar del mejor tiempo.

Cómo hacerlo: 

Varias empresas turísticas ofrecen expediciones guiadas por el Circuito de los Dientes, como Explora Isla Navarino, Chile Nativo y Cascada Expediciones.

Ir con Nat Geo: 

National Geographic Expeditions organiza varios viajes a Chile y la Patagonia. National Geographic Maps también vende mapas de la región. Para otras caminatas en la región, compre el libro National Geographic's 100 Hikes of a Lifetime.

Mark Johanson es un escritor de viajes afincado en Chile. Síguelo en Instagram.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved