Descubre las ruinas de un antiguo y poderoso reino de la Ruta de la Seda en Tayikistán

El hallazgo arqueológico más importante del país ha sido comparado con Machu Picchu. Te explicamos cómo verlo.

El río Panj fluye por las montañas de Tayikistán, donde antaño florecieron las ruinas de un antiguo reino de la Ruta de la Seda.

Fotografía de Marcus Westberg
Por Henry Wismayer
Publicado 19 dic 2023, 16:33 CET

A primera vista, no parece gran cosa, sólo un prado rectangular en las estribaciones del Pamir, en el centro de Tayikistán. Pero hubo un tiempo en que este terreno retumbaba con el estruendo de los cascos.

Ocupando una amplio puerto, por encima del caudaloso río Panj, se cree que este prado es un antiguo escenario del deporte centroasiático del buzkashi, o polo de cabras muertas. El campo de juego era la pieza central de un asentamiento en expansión, una capital política y religiosa habitada durante siglos pero perdida para la historia.

Según los responsables de su conservación, el conjunto de 15 hectáreas es el yacimiento arqueológico más importante de Tayikistán. Es una piedra angular de los esfuerzos nacionales por resucitar una identidad claramente tayika a partir de la fragmentada historia del país, y un imán potencial para los viajeros que ya se sienten atraídos por la legendaria carretera que serpentea a lo largo del valle del Panj, la autopista del Pamir.

Su redescubrimiento ha suscitado comparaciones con Machu Picchu en términos de importancia histórica, si no de espectacularidad. Los arqueólogos lo han bautizado como Kala-i Kukhna, o castillo Karon, la fortaleza "situada en una altura".

(Relacionado: Los 10 secretos del Machu Picchu)

Esta foto aérea muestra el complejo excavado cerca del pueblo de Ruzvat, en el distrito de Darvoz. Se cree que forma parte de un recinto real que ocupa un promontorio en la colina sur del castillo de Karon.

Fotografía de Marcus Westberg

Un descubrimiento arqueológico clave en Tayikistán

Corría el año 2012 cuando Yusufsho Yakubov, arqueólogo jefe de la Academia Nacional de Ciencias de Tayikistán, fue llamado al distrito de Darvoz para investigar un incongruente montículo de escombros sobre la pequeña aldea de Ruzvat, en las estribaciones occidentales de los montes Pamir. Tayikistán, que fue durante siglos encrucijada del comercio y un imperio, está plagado de ciudadelas y caravasares abandonados desde hace mucho tiempo y construidos durante el apogeo de la Ruta de la Seda.

Pero Yakubov, un veterano científico de 87 años, pensó de inmediato que se habían topado con algo extraordinario. "Durante años, el yacimiento había sido sólo un rumor", me dijo en julio, cuando me reuní con él en Dushanbe, la capital de Tayikistán. "Supe que era un lugar especial a la hora de estar allí".

Cuando el equipo de Yakubov se puso a trabajar en el montículo, empezó a desenterrar un edificio intacto, de unos dos metros cuadrados, con paredes de adobe rematadas por una cúpula. Una inspección más minuciosa llevó a Yakubov a la conclusión de que se trataba de un "templo del fuego", que en su día habría albergado una llama eterna, reliquia de la religión zoroástrica que se extendió desde Persia, el actual Irán, con el auge del Imperio aqueménida en el siglo VI a.C.

Pronto siguieron otros descubrimientos. Mausoleos arcaicos salpicaban las colinas circundantes. La excavación de un supuesto templo del agua y un observatorio, junto con los restos de una importante muralla defensiva, aumentaron la suposición de Yakubov de que Caronte pudo haber sido un lugar de especial prestigio ceremonial. Los indicios de producción de vino y procesamiento de oro apuntaban a una economía floreciente en el pasado. Las monedas halladas en las inmediaciones del templo del fuego datan del siglo II d.C.

Izquierda: Arriba:

Desde las ruinas de piedra seca que rodean el recinto real del castillo de Karon se pueden contemplar las estribaciones del Pamir.

Derecha: Abajo:

Una estructura rudimentaria alberga el edificio más intacto de Karon, que se cree era un templo zoroástrico del fuego.

fotografías de Marcus Westberg

Karon, un hito histórico y un emblema nacional

Karon se encuentra en el extremo occidental de la Provincia Autónoma de Gorno-Badakshan (GBAO), una vasta provincia dominada por el Pamir, donde la dispersa población a menudo está en desacuerdo con el Gobierno de Dushanbe. Por ello, el descubrimiento de la historia de Karon no sólo es un hito de la historia tayika, sino un emblema de la construcción nacional, parte de una serie de "proyectos patrióticos" que han transformado el perfil de Dushanbe con extravagantes monumentos.

Sin embargo, a pesar de su importancia histórica, la cronología de Karon sigue siendo objeto de conjeturas. "Por el tamaño del yacimiento, podría haber sido una ciudad de tamaño medio", afirma Pavel Lurje, jefe de Estudios sobre Asia Central del Museo del Hermitage de San Petersburgo (Rusia), que trabajó junto a Yakubov durante tres temporadas. "Este tipo de asentamientos son extremadamente raros en las tierras altas de Asia Central, donde incluso hoy la vida es esencialmente rural. Karon es un verdadero enigma".

En la Edad Media, según Lurje, el asentamiento de Karon había entrado en decadencia. Las escasas fuentes literarias sugieren que la última de sus poblaciones se trasladó al valle del Panj a principios del siglo XVII, tal vez debido a la desecación de los manantiales de las montañas locales. Para entonces, el zoroastrismo hacía tiempo que había sido desplazado por el islam como religión dominante en la región, aunque no se sabe exactamente qué motivó la ocultación del templo del fuego de Yakubov.

Lo que sí parece claro es que el último capítulo de un largo periodo de olvido llegó con la era soviética, que obligó a borrar la cultura local al servicio del comunismo revolucionario. Poco después de la absorción de Tayikistán por la U.R.S.S., en 1929, los ingenieros soviéticos iniciaron la construcción de la M41, la espectacular carretera que atraviesa las altas mesetas de Murghob y llega hasta el centro comercial de Osh, en Kirguistán, y que se conocería coloquialmente como la autopista del Pamir.

Qalai Khumb es la población importante más cercana al castillo de Karon y ofrece alojamiento, incluido un moderno hotel.

Fotografía de Marcus Westberg

La importancia actual del castillo de Karon

Hoy en día, el asentamiento importante más cercano a Karon, Qalai Khumb, también llamado Darvoz, es un punto de parada para camioneros de larga distancia y un número creciente de viajeros extranjeros tanto en coche como en bicicleta. El sencillo restaurante del centro de la ciudad, con su balcón que sobresale sobre el embravecido río Obikhumbob, está siempre lleno.

Pero los caminos de herradura que cruzaban los puertos se olvidaron hace generaciones, hasta ahora. A medida que se asciende por la colina sur, se empieza a apreciar la importancia estratégica del lugar y la escala del asentamiento que lo ocupó en su día. En la cresta, un nudo de ruinas constituye el complejo mejor conservado de Karon, que se cree son los restos de un recinto real.

Mirando hacia el puerto, el campo de polo está rodeado de prados estrechos. Unas tenues costillas estratifican la colina occidental, prueba, según Yakubov, de las gradas de un estadio que podría haber albergado a 10 000 espectadores. Para llenar el estadio hoy en día, habría que atraer a gente desde kilómetros de distancia.

A pesar de las incertidumbres que rodean su historia, los defensores de la región (y del turismo tayiko en general) esperan que algún día pueda servir de ancla para el turismo patrimonial. En 2015 se inauguró en Qalai Khumb un moderno hotel de lujo, el Karon Palace. Un pequeño museo, diseñado para albergar la riqueza de monedas, cerámica y otros artefactos que el equipo de Yakubov ha desenterrado, está en fase de planificación. Aún no se han desenterrado grandes extensiones del yacimiento.

"Puede que no tenga la grandeza de Samarcanda", dijo Yakubov, refiriéndose a la ciudad de la Ruta de la Seda en Uzbekistán, famosa por su arquitectura islámica. "Pero es igual de importante para la historia de Asia Central".

Lo que hay que saber

Cómo llegar: Los viajeros necesitan un permiso para visitar el GBAO; normalmente se puede obtener con antelación a través del operador turístico o la embajada local.

Qalai Khumb se encuentra a unos 370 kilómetros de Dushanbe por carretera. Los autobuses y taxis compartidos salen de la estación de autobuses de Badakhshan y tardan unas 12 horas.

Agencias: Las agencias de viajes especializadas en la región del Pamir recomendadas son Orom Travel y Paramount Journey, en Tayikistán, y Silk Road Adventures, en el Reino Unido.

Dónde alojarse: El Karon Palace es un hotel moderno y confortable en el centro de Qalai Khumb. Se puede encontrar alojamiento sencillo y más asequible en una de las numerosas casas de familia señalizadas en la carretera principal.

Qué hacer: Para la mayoría de los viajeros, Qalai Khumb es un punto de parada en el camino hacia Khorog y los valles centrales del Pamir. El Parque Nacional Tayiko es el único lugar del país declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Comprende 26 000 kilómetros cuadrados de la cordillera del Pamir y es una región espectacular de mesetas desérticas y picos nevados que superan los 7000 metros de altura, toda una meca para senderistas y escaladores.

El castillo de Karon es uno de los numerosos enclaves culturales de la región del Pamir, como las fuentes termales de Garm Chashma y la espectacular fortaleza de Yamchun, en lo alto del corredor de Wakhan.

Henry Wismayer es un escritor afincado en Londres. Síguelo en Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved