Busto romano de Alejandro Magno expuesto en los Museos Capitolinos de Roma (Italia)

Estos lugares históricos griegos arrojan nueva luz sobre el reino perdido de Alejandro Magno

Un nuevo museo y enterramientos reconocidos por la UNESCO revelan los misterios reales y la vida cotidiana de la antigua Macedonia.

Busto romano de Alejandro Magno expuesto en los Museos Capitolinos de Roma (Italia). Los viajeros pueden explorar el mundo del rey guerrero macedonio del siglo IV a.C. en un nuevo museo junto a yacimientos arqueológicos del norte de Grecia.

Fotografía de Stefano Baldini, Bridgeman Images
Por Julia Buckley
Publicado 4 ene 2024, 12:55 CET

Probablemente hayas oído hablar de Alejandro Magno, el rey del antiguo reino griego de Macedonia en el siglo IV a.C. Conocido por conquistar tierras tan lejanas como la India y dar pasos hacia la creación del primer imperio multicultural del mundo, Alejandro Magno se convirtió en leyenda antes incluso de su muerte a los 32 años. Pero hasta hace poco, había pocos lugares históricos que los viajeros pudieran visitar para conocer su vida.

Ahora, la antigua ciudad donde Alejandro fue coronado sale a la luz en el norte de Grecia. El Museo Policéntrico de Aigai, inaugurado a finales de 2022, recupera la capital original de la antigua Macedonia, a una hora en coche al oeste de Tesalónica (la Macedonia Antigua incluye la región griega, que se unió al país en 1913, y Macedonia del Norte, un país independiente y fronterizo con Grecia).

Aunque los macedonios habían trasladado su capital a Pella, a unos 48 km al noreste, cuando nació Alejandro, la antigua ciudad de Aigai (cerca de la actual Vergina) siguió siendo el centro de la vida política y religiosa. Allí fue donde Filipo II de Macedonia (el padre de Alejandro) fue asesinado en el año 336 a.C. Alejandro fue coronado apresuradamente en el palacio y Filipo fue enterrado en las cercanías.

Aigai estuvo perdida durante unos 2000 años, hasta que en 1997 el arqueólogo Manolis Andronikos descubrió la tumba de Filipo. Abiertas al público desde 1997, las Tumbas Reales forman parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO, con un museo subterráneo en el túmulo que contiene cuatro tumbas reales, incluida la de Filipo.

Los visitantes pueden pasear entre las tumbas en la oscuridad y maravillarse ante la puerta de la tumba de Filipo, adornada con un fresco de 2360 años de antigüedad que representa al rey y a Alejandro cazando. Cerca se exponen objetos funerarios, como divanes de marfil, ricos tejidos que envolvían huesos, delicadas coronas de oro y osarios. Incluso hay un conjunto de la reluciente armadura de Filipo.

Nunca se ha encontrado el lugar de enterramiento de Alejandro; su ubicación es uno de los mayores misterios del mundo antiguo. Pero las Tumbas Reales ofrecen una fascinante visión de la antigua aristocracia macedonia, en contraste con el nuevo museo adyacente, que explora la vida cotidiana en el reino.

(Relacionado: Aparecen nuevas pistas sobre dónde podría estar la tumba de Alejandro Magno)

Un museo de la gente corriente, no sólo de la realeza

Los yacimientos de Aigai están supervisados por Angeliki Kottaridi, directora del Eforato de Antigüedades de Imathia. Siempre quiso contar también la historia de los plebeyos de la ciudad. El nuevo edificio del Museo Central hace precisamente eso, transformar los restos de Aigai en un vasto yacimiento "disperso" (o policéntrico). En contraste con las tumbas reales, poco iluminadas, el nuevo lugar de exposición está hecho de reluciente piedra blanca e inundado de luz natural.

"Quería que tuviera un concepto diferente", dice Kottaridi, explicando la distinción entre los dos museos; "el blanco es la luz del más allá, así que éste es un lugar del más allá, donde [los muertos] pueden compartir sus historias".

El nuevo museo comienza en un atrio que muestra parte del peristilo con columnas del Palacio Real de Aigai (un vasto edificio cuya doble columnata, dice Kottaridi, inspiró la arquitectura desde Atenas hasta Asia) y luego muestra esculturas de la antigua ciudad, incluida una formidable estatua de rostro severo de Eurídice, la abuela de Alejandro.

Dar vida a lo "inútil

La sala principal del museo ilustra aún más la vida de los ciudadanos de a pie exponiendo objetos muy corrientes (lámparas, llaves, vasijas, figuritas y simples clavos de hierro) en vitrinas retroiluminadas, como si fueran obras de arte.

"Por primera vez, no hay tabú en exponer objetos 'sin valor'", afirma la guía turística Athina Tsakiri, que lleva trayendo visitantes al recinto desde su apertura; "son cosas baratas a las que normalmente nadie presta atención".

"En otros museos, sólo tienes obras maestras; aquí tenemos cosas normales, la realidad de la vida", añade Kottaridi.

Una vitrina no contiene más que fragmentos de baldosas de terracota (claramente alteradas al mojarse) con la huella de una mano humana y las huellas de garras y patas de perros, gatos y gallos.

Otra zona muestra la vida doméstica de las mujeres, con estuches de joyas, horquillas, botes de maquillaje y un telar reconstruido sobre un armazón de plástico, cargado con docenas de pesas de terracota.

Una caja de llaves de hierro torneadas a mano es la prueba de vidas pasadas. "Las casas no están con nosotros, pero la llave es la idea de la casa", dice Kottaridi.

En la última galería del pequeño museo se exponen reliquias de las cremaciones de los antepasados de Filipo y Alejandro entre los años 580 y 300 a.C. Por aquel entonces, los miembros de la realeza (al principio, sólo los hombres) eran incinerados en piras funerarias sobre las que se construían estructuras similares a casas. Se amontonan fragmentos de ollas, clavos e incluso aldabas medio derretidas, tal y como habrían quedado tras la cremación. Se han reconstruido a tamaño natural las joyas colocadas en los cuerpos de nueve reinas macedonias, incluido el de la "Dama de Aigai", del siglo V a.C., cuyo cuerpo, vestido de oro, fue excavado por Kottaridi en 1988.

La cerámica antigua se exhibe como si fuera arte en el nuevo Museo Policéntrico de Aigai, en el norte de Grecia.

Fotografía de Alexander Poeschel, imageBROKER, Alamy

Para Tsakiri, el museo también ayuda a contextualizar los logros de Filipo y Alejandro. "Es especial porque se puede seguir la historia y la cultura de esas gentes desde el principio", afirma. "Filipo no apareció de la nada: lo que hizo él y lo que hizo su hijo tenía unos cimientos muy sólidos".

Muchos de los objetos expuestos en el nuevo museo proceden de excavaciones recientes en Aigai, y el plan es rotar las exposiciones con frecuencia y mostrar nuevos hallazgos. Según Kottaridi, hasta ahora se ha excavado menos de una décima parte de la ciudad. "Nos queda mucho trabajo por hacer".

Los romanos destruyeron el Palacio Real de Aigai tras conquistar Macedonia en el año 168 a.C. Este mes, tras dos décadas de excavaciones, sus ruinas abren como cuarta sección del yacimiento policéntrico (que incluye los dos museos y una iglesia cercana).

"Necesitábamos un espacio para mostrar la ciudad. Es una idea nueva plantear todo el yacimiento como un gran museo con unidades en distintos puntos geográficos", dice Kottaridi; "estoy muy orgullosa de que estemos trayendo de vuelta a los macedonios".

Julia Buckley es una escritora de viajes afincada en Venecia (Italia). Síguela en X.

Este artículo se ha realizado con la ayuda de Discover Greece y se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved