La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

Románticos y secretos: 7 pueblos europeos para unas vacaciones en pareja

Déjate seducir por paseos panorámicos, noches estrelladas y platos suculentos en estas siete ciudades europeas.

Por Raphael Kadushin
La casa y los jardines de Claude Monet en Giverny, Francia, muestran los artísticos paisajes del ...

La casa y los jardines de Claude Monet en Giverny, Francia, muestran los artísticos paisajes del pintor impresionista. Los exuberantes jardines de la propiedad florecen desde la primavera hasta octubre.

Fotografía de Mustafa Yalcin, Anadolu Agency, Getty Images

Ahora que las regulaciones de los viajes por la pandemia se están relajando e incluso desapareciendo, la sed de viajes a Europa está aumentando considerablemente. "Las aerolíneas siguen viendo un aumento de las reservas desde Estados Unidos a Europa, y la Comisión Europea de Viajes publicó recientemente una encuesta según la cual el 88% de los encuestados tenía planes de reservar viajes de verano a Europa en 2022", afirma Antonia Koedijk, directora para Norteamérica de la Junta de Turismo de los Países Bajos

Pero algunas ciudades europeas desconfían de la llegada de los cruceros. Venecia ha prohibido recientemente que los grandes cruceros atraquen en la ciudad, y Ámsterdam está trabajando para prohibir las despedidas de soltero que saturan la ciudad. Esto ha dado lugar a nuevas estrategias.  

"Debido al pequeño tamaño de los Países Bajos, nuestro objetivo es concienciar a los viajeros de que pueden visitar Ámsterdam pero también visitar fácilmente otras ciudades y regiones", dice Koedijk. Y la estrategia parece funcionar. Por ejempolo, "en los últimos años, los estadounidenses están cada vez más interesados en combinar las visitas a las grandes ciudades con las de pueblos más pequeños".  

Ese interés se ha convertido en la norma para los viajeros expertos que ven los pueblos como cualquier cosa menos pequeños. Ya sea por un mercado de alimentos o un festival tradicional, o por la forma en que una aldea sirve de musa a un artista, he aquí siete pueblos que personifican nuestro romance con Europa. 

(Relacionado: Los 24 sitios más sagrados de Europa)

Giethoorn, Países Bajos

Lo mejor: Pasear por los canales de la Venecia holandesa.

Este pueblo del noreste de Holanda, situado a unos 11 kilómetros de Ámsterdam, es conocido como la "Venecia del Norte", ya que la excavación de turba local creó un centro urbano surcado por canales. La mejor manera de ver esta aldea, en su mayor parte sin calles, y sus caseríos con tejados de paja (todos ellos construidos sobre islas de turba conectadas por más de 170 pequeños puentes de madera) es en barco. 

Se pueden alquilar varias embarcaciones a motor, pero la opción más relajada para las parejas es contratar a un barquero que utilice pértigas para impulsar su larga embarcación de fondo plano por el pueblo. Piensa en él como un gondolero de las tierras bajas.

(Relacionado: Salvar a Venecia de las inundaciones podría destruir el ecosistema que la sustenta)

¿El canal más pintoresco para las fotos? Binnenpad, con su mágico juego de casas pintorescas, puentes y aguas iluminadas por el sol. Este y otros canales están bordeados por restaurantes junto al canal para almorzar tranquilamente en terrazas.

Los visitantes pueden contemplar las casitas de paja y los puentes de madera de Giethoorn (Países Bajos) a través de una excursión en barco. Los canales, creados por el cultivo de la turba, son la mejor manera de navegar por esta aldea, en su mayoría sin coches.

Fotografía de Nick Fox, Alamy Stock Photo

Haworth, Inglaterra

Lo mejor: Destino ideal para bibliófilos amantes de las historias de amor.

A primera vista, el pueblo inglés de Haworth podría ser cualquier aldea de piedra caliza de Yorkshire (al norte del país). Pero en lo alto de su empinada calle principal se encuentra el Brontë Parsonage Museum, donde vivieron y escribieron las hermanas Charlotte, Emily y Anne.  

Cada año se expone uno de los libros en miniatura que las hermanas crearon cuando eran niñas. "Contienen prosa, poesía y reseñas", dice la conservadora Ann Dinsdale. "Las minúsculas escrituras son difíciles de leer sin una lupa. Su pequeño tamaño se convirtió en un código secreto para las hermanas". 

También se expone la mesa del comedor donde las Brontë escribían. "Todas las noches se paseaban por la mesa leyendo en voz alta sus obras y discutiendo ideas para sus historias", señala Dinsdale. La claustrofobia de esa habitación y la imagen de las hermanas paseando alrededor de esa pequeña mesa subrayan su amor por los páramos circundantes, donde encontraron una inspiración ilimitada, incluso para la inquietante historia de amor clásica de Emily, Cumbres borrascosas.

Haworth (repleto de salones de té y pubs de fachada de piedra gris) es también una parada en el ferrocarril del valle de Keighley y Worth, donde los trenes de vapor de época transportan a los pasajeros entre otras bucólicas aldeas de Yorkshire.

El pueblo de Haworth, en Inglaterra, alberga el Museo Brontë Parsonage, la antigua residencia de las literarias hermanas Brontë, entre cuyas famosas obras se encuentran Jane Eyre y Cumbres borrascosas.

Giverny, Francia

Lo mejor: Exuberantes jardines y odas al arte impresionista francés.

Algunos artistas encuentran su musa en su entorno, pero pocos construyen una musa con tanta determinación como Claude Monet. Durante más de 40 años, Giverny, un bucólico pueblo ribereño de Normandía situado a 72 kilómetros al noroeste de París, fue su hogar, su tema y su creación paisajística. 

(Relacionado: Un 'paseo' distinto por París).

Su estanque de nenúfares está bordeado de sauces llorones y anclado por un puente arqueado pintado de verde. Monet inmortalizó los nenúfares en más de 250 óleos. Los aficionados al impresionismo francés pueden visitar la casa y los jardines del artista, así como el vecino Musée des Impressionnismes, donde hasta el 3 de julio se presenta una exposición que explora el diálogo entre las obras de Monet y el pintor abstracto Mark Rothko. En determinados días, los visitantes pueden hacer un picnic en la pradera del museo.

Los estanques de nenúfares de la casa del artista Claude Monet inspiraron muchos de sus cuadros. La mejor época para visitarlos es el verano, cuando las flores acuáticas están en flor.

Klädeshomen, Suecia

Lo mejor: Suntuoso marisco y un entorno insular de ensueño.

Klädeshomen, en el archipiélago occidental de Suecia, se asienta en su propia pequeña isla. Empezando como un islote de la corona, donde los pescadores tenían derecho a establecerse, el pueblo se enriqueció gracias a su comercio de arenques. 

Ahora, más tranquilo, alberga un museo de la pesca y un conjunto de casitas de colores pastel flanqueadas por grandes bancos de rosas. El hotel Salt & Sill flota sobre el agua; algunas habitaciones tienen su propio embarcadero por si quiere zambullirse en las claras aguas del Báltico antes de una cena a base de tablas de arenque que rinden homenaje al próspero pasado de la isla. 

Los paseos en barco o en kayak desde el muelle de la ciudad permiten a las parejas sumergirse en el azul del mar circundante.

Klädeshomen (Suecia), que en su día fue el centro de un bullicioso comercio de arenques, puede recorrerse a pie o en barcos que surcan el Báltico.

Lourmarin, Francia

Lo mejor: Tentadores mercados de comida y picnics sólo para dos.  

La mayoría de los días de la semana, Lourmarin, a 65 kilómetros al este de Aviñón, en la Provenza, es un clásico y tranquilo pueblo del sur de Francia coronado por un castillo del siglo XVI y lleno de plazas de piedra. También es conocido por los escritores residentes, como Peter Mayle y Albert Camus, que está enterrado aquí en el pequeño cementerio. 

Sin embargo, los viernes el pueblo se despierta con fuerza, cuando un mercado surge en el centro del pueblo a las 8 de la mañana bajo los plátanos. El marché está dedicado en parte a la artesanía local, a la cerámica y a todo lo relacionado con la lavanda, desde jabones hasta bolsitas. 

En el centro de la feria se encuentran los vendedores de aceitunas provenzales, mermelada, fresas, vino, salchichas, pan y pasteles. Lo mejor es llegar pronto para hacerse con los mejores productos y preparar un picnic para dos personas a la sombra del castillo.

Un castillo de la época del Renacimiento en la cima de Lourmarin, Francia, un encantador pueblo provenzal conocido por su mercado de artesanía y productos de los viernes.

Fotografía de Flavio Vallenari, Alamy Stock Photo

Telč, República Checa

Lo mejor: Dejarse llevar por la romántica arquitectura renacentista y las historias de un patrimonio perdurable. 

Al igual que muchos pueblos checos, Telč, a 144 kilómetros al sur de Praga, sabe reinventarse. En 1530, un incendio redujo la aldea a escombros humeantes. Tras solo 17 años, el gobernante local de Telč reconstruyó la ciudad en un opulento estilo renacentista. Los edificios de la plaza central, ahora declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, brotan gabletes y arcadas y brillan con una brillante pintura de color sorbete. 

(Relacionado: Aquí tienes 17 de los destinos más románticos del mundo).

Puedes recorrer un laberinto de túneles del siglo XIV que discurren bajo el centro del pueblo y luego salir a tomar aire antes de subir a lo alto de la iglesia de Santiago, que ofrece la mejor vista de la ciudad. A continuación, recorre los jardines del castillo para un último estudio de la belleza renacentista.

Las coloridas casas del siglo XVI, las calles empedradas y un castillo de la época del Renacimiento confieren a Telč, en la República Checa, un encanto de cuento de hadas.

Montefalco, Italia

Lo mejor: Cenar al aire libre en medio del bullicio de una clásica plaza italiana. 

En la provincia italiana de Umbría, Montefalco se asienta desde la época prerromana en una zona conocida por sus viñedos y olivares. Es famosa por su vino tinto Sagrantino y acoge un festival del vino cada año en Semana Santa. 

Prueba esta riqueza regional en uno de los bares de vinos de la ciudad. Uno de los mejores es la Enoteca L'Alchimista. Situada en una gran plaza preparada para comer al aire libre, la cocina se abastece de sus propios jardines y hace honor a su nombre convirtiendo la despensa local en algo especial (piensa en la pasta con trufa en salsa de trufa, coronada con trufas afeitadas). Es un buen lugar para brindar por el pueblo, o por los demás, con una cosecha local. 

Puedes pasar la noche en casas de pueblo centenarias convertidas en posadas o en propiedades agroturísticas cercanas.

(Relacionado: Los nueve mejores bares de Praga)

Los viñedos que producen vino tinto rodean la ciudad umbriana de Montefalco. El mejor lugar para degustar su vino son los cafés que rodean la plaza principal de la aldea, revestida de piedra.

Raphael Kadushin es un periodista gastronómico y de viajes afincado en Wisconsin.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
«Fantasmagórica y melancólica»: la cuarentena ha silenciado la bulliciosa Estambul
Viaje y Aventuras
Cinco experiencias que no te puedes perder en marzo
Viaje y Aventuras
20 de las mejores playas de Europa
Viaje y Aventuras
Nueve razones festivas para viajar en diciembre
Viaje y Aventuras
Breve historia de las islas fantasma de nuestros mapas

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved