La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

Un 'paseo' distinto por París

A lo largo de más de 515 kilómetros, la Ruta del Gran París pone de relieve las múltiples facetas de la capital francesa, desde las atracciones arquitectónicas hasta los tesoros cotidianos, lejos de las multitudes.

Por Mary Winston Nicklin
El Palacio de Versalles (con la Capilla Real en la foto) es una de las atracciones ...

El Palacio de Versalles (con la Capilla Real en la foto) es una de las atracciones suburbanas a las que se puede acceder a través de un extenso sistema de senderos en París, Francia.

Fotografía de Martin Bureau, AFP, Getty Images

Cada año, millones de visitantes acuden a París con itinerarios centrados en un tramo de cinco kilómetros a lo largo del río Sena, flanqueado por monumentos de renombre: la catedral de Notre-Dame, el museo del Louvre, la Torre Eiffel. Pero la capital francesa es mucho más que esos monumentos de postal.

El Gran París, con 11 millones de habitantes, es una de las mayores ciudades de Europa. Como tal, ofrece un mundo por descubrir más allá del Boulevard Périphérique, la carretera de circunvalación terminada en 1973 que se ha convertido tanto en una barrera mental como en una vía pública, reduciendo París a una perspectiva centrada en el Sena.

Un proyecto llamado Sentier du Grand Paris ("Sendero del Gran París") ayuda a derribar esta barrera, ampliando el mapa a lugares suburbanos a menudo ignorados (o incomprendidos) tanto por los visitantes como por los habitantes. Inaugurada en 2020 después de tres años de elaboración de mapas, esta red de senderos urbanos se extiende ahora más de 515 kilómetros en 39 etapas, o secciones, a lo largo del gran París, cada una diseñada como una caminata de un día.

(Relacionado: La catedral de Notre Dame: 800 años de historia arden en París)

El Château de Malmaison de Josefina Bonaparte, hoy convertido en museo, se encuentra en el ramal occidental de la Ruta del Gran París, a las afueras del centro de la ciudad.

Fotografía de Alain Poirot, Alamy Stock Photo

Detallados en una guía (francesa) y en la aplicación Avenza Maps, los tramos tienen forma de trébol y son fácilmente accesibles en metro y trenes RER de cercanías. De hecho, la creación del Sentier coincide con la ambiciosa ampliación del transporte público conocida como Grand Paris Express, cuya finalización está prevista para 2030 con un coste estimado de 23 000 millones de euros.

El sendero fue ideado por un cuarteto filosófico: Jens Denissen (urbanista y paisajista), Denis Moreau (artista), Baptiste Lanaspeze (editor de libros) y Paul-Hervé Lavessière (geógrafo urbanista). En el marco de Metropolitan Trails, el proyecto pretende crear un nuevo tipo de espacio público, "un centro cultural al aire libre", a través del senderismo urbano.

"Caminar es a la vez una forma de descubrir un lugar y de formar parte de su tejido", explica Denissen, que dirige paseos públicos colectivos en los suburbios desde 2014. Con un sentido de la curiosidad y la observación, el caminante puede percibir lo extraordinario en lo ordinario. "Es un proceso de exploración permanente".

Como residente en París, he abrazado el senderismo como pasatiempo y como práctica. Pero nunca había seguido caminando más allá de la circunvalación. Al recorrer partes del Sentier a lo largo de varios meses, descubrí que el sendero nos lleva a replantearnos el antiguo relato histórico sobre el origen de París en la Île de la Cité, la isla del Sena donde los romanos establecieron la ciudad de Lutecia sobre un asentamiento construido por la tribu Parisii.

Tras el descubrimiento arqueológico de un importante yacimiento celta en Nanterre, algunos estudiosos sostienen que la capital celta no estaba en el actual París, sino en los suburbios actuales.

Fotografía de Alain Poirot, Alamy Stock Photo

Un paseo por la historia

En cada caminata crucé a través de los siglos, el Sentier iluminando una sección transversal de la historia y la sociedad francesa. Los propios nombres de los lugares aluden a la antigüedad: el río Marne es de origen celta, al igual que Créteil, que más tarde fue absorbido por el latín bajo los romanos.

Vi un mosaico de paisajes poblados por diversas comunidades y salpicados de arquitectura innovadora, desde el Palacio de Versalles (siglo XVII) hasta el complejo de viviendas Les Courtillières del arquitecto Emile Aillaud en Pantin (1950).

(Relacionado: Las raíces mundiales del jardín secreto de María Antonieta).

En la etapa 20, exploré el castillo medieval de la Madeleine, un castillo fortificado en la cima de una colina que domina el pueblo de Chevreuse y la bucólica campiña. En la Etapa 9, aprendí sobre los efectos transformadores de la industrialización en lo que había sido un importante centro en la Edad Media a través de sitios como la Basílica Saint-Denis.

La gente camina delante de la Basílica de Saint-Denis al atardecer. El lugar de descanso final de los gobernantes reales de Francia es uno de los muchos lugares impresionantes en la sección norte del Sentier.

Fotografía de Bruce Yuanyue Bi

La centenaria necrópolis de los monarcas franceses fue la cuna de la arquitectura gótica y la inspiración de la catedral de Notre-Dame. Incluso antes, la fértil llanura de Saint-Denis era un importante lugar de encuentro para las tribus celtas. "Históricamente fue central y ahora ha sido marginada", explica Denissen.

En la undécima etapa, recorrí aceras, senderos junto al Marne bajo sauces llorones e incluso túneles peatonales bajo autopistas para descubrir la École du Breuil. Escondida en el extremo oriental del parque del Bois de Vincennes, esta academia de formación de jardineros de la ciudad del siglo XIX alberga magníficos jardines frente al Arboreto de París con cientos de especies de árboles.

Pero la etapa 24 se convirtió en mi favorita. Comencé el día en el Castillo de Malmaison de Josefina Bonaparte, la encantadora finca que la emperatriz compartió con Napoleón. Siguiendo el Sena, pasé por la fábrica de papel cerrada, famosa en su día por imprimir Le Petit Parisien (el periódico de mayor tirada del mundo, con 1 300 000 ejemplares en 1904), que ahora se está convirtiendo en un distrito comercial ecológico llamado Campus Arboretum.

(Relacionado: Estas fotos 'vintage' muestran el encanto atemporal de viajar)

Desde la Universidad de Nanterre, corazón de la revuelta estudiantil de 1968 en Francia, el camino atraviesa el Parque André-Malraux, construido en 1971 en lo que había sido un barrio de chabolas habitado por trabajadores argelinos, y concluye en el monumental Grande Arche, en el bastión de rascacielos de La Défense.

Prolongación de los famosos y elitistas Campos Elíseos, del eje histórico de París, justo al oeste del Arco del Triunfo, este arco, "ventana abierta al mundo", tardó cuatro años en ser construido por 2000 obreros. Se inauguró en 1989 con motivo del 200º aniversario de la Revolución Francesa.

Trazado de la megalópolis

Durante el proceso de topografía (el paso previo al trazado del mapa), los fundadores del Sentier trabajaron con las comunidades locales para determinar la mejor ruta y los lugares que debían incluirse. "No se trataba sólo de una línea en un mapa", explica Denissen. "Una dimensión importante era la historia de la gente que conocimos por el camino".

"Lo llamamos la gran caravana", dice Lavessière sobre el proceso de reconocimiento. Se había transformado para incluir a fotógrafos, periodistas y diseñadores de sonido que se embarcaban en expediciones de dos días para trazar secciones hipotéticas del Sentier, probando y modificando la ruta sobre la marcha.

Dos personas en un bote de remos disfrutan de una tarde en el lago Daumesnil, un lago artificial en el parque Bois de Vincennes. Los excursionistas pueden tomar el Sentier en el extremo oriental del parque, donde atraviesa el Arboreto de París.

Fotografía de Olivier DJIANN, Getty Images

La primera versión del mapa era un triángulo que unía Saint-Denis, Créteil y Versalles. Se amplió para incluir las llamadas cinco Villes Nouvelles (Ciudades Nuevas), símbolos del desarrollo urbano de la región en el siglo XX, que representaban los albores del Gran París. Las Ciudades Nuevas, un esfuerzo utópico para crear ciudades autónomas en los suburbios y contener así la expansión, estaban conectadas por los recién construidos trenes RER.

El mapa final de Sentier tiene forma de trilóbulo, con tres arcos entrelazados que rinden homenaje tanto a los orígenes celtas de París como a la arquitectura gótica medieval que se encuentra a lo largo de la ruta. Pronto, el equipo de Sentier creará enlaces con el corazón de París en el intercambiador Châtelet-Les Halles, un eje central de trenes y metros que conecta varias líneas. Hay esperanzas de que, a pesar de las dificultades administrativas, se pueda añadir señalización a los senderos.

A lo largo del camino, el Sentier exalta la historia de la cultura del senderismo al cruzar otros senderos, incluidas las rutas de la Grande Randonnée (GR) que atraviesan Francia. "Dejamos una puerta abierta a los senderos existentes como homenaje al senderismo y a su historia. El senderismo se inventó en el siglo XIX como forma de salir de la ciudad industrial, por grupos [comunitarios] como Les Excursionnistes en Marsella que iban a las Calanques [un parque nacional]", dice Denissen.

Los constructores de Sentier también se inspiraron en figuras del siglo XX, como el artista de la tierra estadounidense Robert Smithson, que organizaba visitas industriales guiadas por Nueva York, y el colectivo Stalker, que empezó a explorar los descampados abandonados de los alrededores de Roma en la década de 1990.

El verdadero París

Con el tiempo, a medida que París crecía, externalizaba sus funciones: fortificaciones defensivas en la guerra, campos agrícolas para la alimentación, y la propia muerte al trasladar los cementerios fuera de los límites de la ciudad. Por ello, el Sentier no rehúye la industria y las infraestructuras que han hecho de París lo que es hoy: las autopistas, el sistema de canales de Napoleón, las fábricas.

Hay un enfoque filosófico en animar a los caminantes a reavivar la conexión con lo que nos rodea. En cierto modo, también es político. "Caminar es una forma de cuidar esta tierra, de concienciar sobre los espacios naturales ocultos... de reflexionar sobre cómo proteger los campos fértiles del megadesarrollo", dice Denissen.

Fue bajo el mandato del barón Haussmann, en el siglo XIX, cuando la planificación urbana incorporó la reflexión sobre la vida metabólica de la ciudad: un nuevo sistema de alcantarillado canalizó las aguas residuales para fertilizar los campos de la Plaine Saint-Denis, mientras que los acueductos transportaban el agua dulce desde fuentes lejanas.

Un buen día de primavera en el Sentier me encontré caminando por primera vez junto al acueducto de Vanne, al sur de París. Para su diseño, el ingeniero Eugène Belgrand se inspiró en los antiguos acueductos romanos, un conducto recto de piedra que canaliza el agua durante más de 172 kilómetros desde Borgoña.

El acueducto atraviesa el paisaje, al igual que los trenes que llevan a los pasajeros a París a través del país de los suburbios. Pero ese día no tenía prisa mientras paseaba junto a los arcos de piedra de este monumento del siglo XIX. Las flores y las plantas habían echado raíces a su lado, un ejemplo más de cómo la belleza, la historia y la industria se funden en estos senderos.

Mary Winston Nicklin es una escritora y editora independiente que vive en París (Francia) y Virginia (Estados Unidos). Encuéntrala en Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
6 pueblos europeos con mucha historia: desde castillos en ruinas hasta posadas de los Tudor
Viaje y Aventuras
10 destinos de verano en los que dejar el coche aparcado
Viaje y Aventuras
¿Es la ciudad de sultanes de Granada la maravilla más desconocida del siglo XXI?
Viaje y Aventuras
Seis pueblos europeos para encontrar aventuras épicas este verano
Viaje y Aventuras
Un tentador viaje al corazón de Sicilia

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved