Aventurera del Año 2018: Hilaree Nelson O'Neill

Tras estar obsesionada durante años con Papsura, el Pico del Mal, y no haber conseguido alcanzar la cumbre en un primer intento, Hilaree Nelson O'Neill ha logrado llegar a la cima.jueves, 15 de marzo de 2018

Por Andrew Bisharat - National Geographic
Aventurera del Año 2018: Hilaree Nelson O'Neill
Aventurera del Año 2018: Hilaree Nelson O'Neill

La obsesión de Hilaree Nelson O’Neill con el Papsura comenzó con una fotografía que le dio un piloto durante su primera expedición en alta montaña. Tenía 25 años, en el Himalaya, y corría el año 1999.

Más adelante, Nelson O'Neill descubrió que la montaña, ubicada en Himachal Pradesh, en el norte de la India, formaba parte de una cumbre gemela conocida por muchos nombres. Oficialmente, las cumbres dobles, cada una por encima de los 6.000 metros, se llaman Dharamsura y Papsura: el Pico del Bien y el Pico del Mal.

Papsura, el Pico del Mal, con su forma piramidal perfecta, sus aristas rocosas afiladas y una amplia grieta llena de nieve que parte su ladera, capturaron su imaginación. «Se convirtió en una especie de obsesión», afirma ella.

Hilaree Nelson O'Neill escala una pared escarpada y helada en su ascenso al Papsura o Pico del Mal
Hilaree Nelson O'Neill escala una pared escarpada y helada en su ascenso al Papsura o Pico del Mal
foto por CHRIS FIGENSHAU

En 2013, con pocos detalles sobre el pico y muchas dificultades logísticas en el acceso a la montaña, Nelson O'Neill organizó una expedición con seis esquiadores y escaladores experimentados para intentar escalar y esquiar en el Papsura. Sin embargo, no lo logró.

Tras años realizando expediciones a otras montañas, todavía tenía en mente hacer cumbre en el Papsura. Por eso en 2017 decidió regresar con algunos compañeros: Chris Figenshau, que formó parte de la expedición de 2013, y Jim Morrison, esquiador de california que también era su novio.

Con mejor planificación y logística, por no mencionar el regalo del buen tiempo y condiciones en la montaña, el trío llegó a la cima del Papsura solo 12 días después de haber aterrizado en Delhi.

Para Nelson O’Neill, fue la culminación de un sueño de casi dos décadas. Pero todavía quedaba el descenso esquiando, lo que parecía una pesadilla. Bajo ellos se extendía una ladera de cientos de metros con una inclinación de 60 grados, cubierta de nieve y con escasa visibilidad.

Sin embargo, lenta y metódicamente, el equipo completó un descenso técnico esquiando.

Nelson O’Neill ha sido descrita como la mejor mujer esquiadora de montaña de su generación, pero Ballinger dice que probablemente sea la mejor esquiadora de montaña de su generación, punto y final. 

Seguir leyendo