Entrevista a Joel Sartore en la inauguración de la exposición Photo Ark en Madrid

National Geographic entrevista al fotógrafo de Photo Ark, la exposición fotográfica de especies en extinción que abre sus puertas el 5 de octubre en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid.jueves, 4 de octubre de 2018

Entrevista Joel Sartore NEO
Entrevista Joel Sartore NEO
Esta historia forma parte de Photo Ark, de Joel Sartore, el mayor catálogo fotográfico de especies en peligro de extinción. No te pierdas la exposición fotográfica en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, del 5 de octubre al 5 de enero. Más información aquí.

¿Cómo empezaste a trabajar para National Geographic?

Empecé hace casi 30 años. Trabajaba para National Geographic en encargos generales, especialmente historias sobre personas. Finalmente, empecé a trabajar con fauna salvaje sobre el terreno y, hace unos 13 años, empecé con Photo Ark.

¿Cómo se te ocurrió la idea de Photo Ark? ¿Qué te inspiró para especializarte como fotógrafo que documenta las especies en peligro de extinción?

Siempre me he preocupado por las especies en peligro de extinción porque a mis padres también les preocupaban. Después, tras trabajar 17 años para National Geographic fotografiando animales salvajes, a mi mujer le diagnosticaron cáncer de mama. Pasé un año en casa cuidando de ella y de nuestros hijos. Ella ya se ha recuperado, pero durante ese año en casa pensé en una forma de fotografiar animales que no desapareciera en un mes, algo habitual en historias de revistas, que vienen y se van en un mes.

Pensé en qué podría hacer para que durase. Y así nació Photo Ark. Usamos fondos blancos y negros porque nos dan la oportunidad de concentrarnos y observar a los animales en los ojos sin distracciones, y además no hay comparación de tamaños. Podemos hacer que todos los animales tengan el mismo tamaño, darles una voz igual. Ya sea un ratón o un elefante, ambos son iguales. Por eso adoro Photo Ark.

¿Qué animales han sido los más difíciles de fotografiar?

Los más difícil son los chimpancés, sin lugar a duda. Son rápidos, listos y, a veces, agresivos. Son muy difíciles de fotografiar.

¿Cuál es el animal más grande al que has fotografiado?

El animal más grande probablemente sea una orca de Sea World. El siguiente, en lo que a animales terrestres se refiere, sería el elefante africano. Hemos fotografiado rinocerontes, elefantes, hipopótamos, jirafas... Todos los grandes. Y los pequeños también.

¿Cuál es el más pequeño?

Los más pequeños son las hormigas. Son diminutas y no paran de moverse, son muy difíciles de fotografiar.

Entrevista a Joel Sartore en la inauguración de la exposición Photo Ark en Madrid
Entrevista a Joel Sartore en la inauguración de la exposición Photo Ark en Madrid
foto por National Geographic

¿Qué animal ibérico te emocionaba más fotografiar?

  Bueno, la verdad es que me encantan todos. No tengo favoritos, pero el que más conoce la gente es el lince ibérico, un felino muy raro. Lo están criando en cautividad e intentan salvarlo de esa forma, fue un buen animal al que fotografiar. Pero también está la liebre ibérica, de la que se alimenta el lince. Es igualmente importante. Ambos se exhiben aquí, en la exposición.

¿Cuántas especies se han extinguido desde que empezaste el proyecto?

Desde que empecé este proyecto, hace unos 12 o 13 años, creo que se han extinguido unas diez. No estamos del todo seguros, pero sobre todo han sido animales pequeños: ranas, conejos, ese tipo de cosas.

En tu opinión, ¿es posible revertir la situación a medio o largo plazo, o hemos sentenciado el planeta a una extinción irreversible?

Es una buena pregunta. Creo que siempre queda esperanza. Ahora hacemos lo que podemos. No pienso en cómo será el mundo dentro de cien o cincuenta años. Solo pienso que estos animales están aquí hoy, y si la gente se preocupa lo suficiente como para salvar los bosques y los océanos, entonces quizá logremos salvar las especies. Quizá. Pero no lo sé. De eso va Photo Ark. Intentamos cambiar el desarrollo de los acontecimientos para evitar empujarlo todo a la extinción.

¿Has observado la influencia positiva de Photo Ark? ¿Podrías darnos un ejemplo de cómo tus fotografías han cambiado una situación desde que empezaste?

Un ejemplo es el gorrión saltamontes de Florida, un ave pequeña, rara y de color marrón azulado de Florida.  Estaba a punto de extinguirse, pero conseguimos darle publicidad a través de Photo Ark y de la Audubon Magazine, que hizo una historia de portada sobre ella. Esto obligó al gobierno a financiarla con más de un millón de dólares para iniciar un programa de cría en cautividad y estudiarla más. Su caso hace que me sienta bien, pero todavía es un ave muy poco común. Necesitamos muchos más ejemplos como este.

Entrevista a Joel Sartore en la inauguración de la exposición Photo Ark en Madrid
Entrevista a Joel Sartore en la inauguración de la exposición Photo Ark en Madrid
foto por National Geographic

¿Cómo puede ayudar la gente normal a salvar especies en peligro de extinción?

Cualquiera puede ayudar. Visitar el museo en Madrid es un gran primer paso, porque aquí se aprende de todo. Si vives en Madrid, está el Zoológico de Madrid y Faunia. También son lugares fantásticos que visitar y apoyar, ya que crían especies en peligro crítico de extinción como el lince ibérico. Son dos primeros pasos fantásticos.

Respecto a qué puede hacer la gente desde casa, un ejemplo es no poner sustancias químicas en el jardín. También fijarse en cómo se gasta el dinero. Si lo gastas a lo loco, si compramos muebles hechos de madera de bosques tropicales, estamos talando árboles que los orangutanes necesitan para vivir; si en el supermercado compramos productos hechos con aceite de palma, aceleramos la tala rasa en Asia, lo que elimina bosques.

La gente puede hacer mucho: reducir y reciclar lo que compran, esas dos son importantes. Conducir un coche más pequeño, aislar más nuestras casas, tener cuidado con la comida que consumimos... Si comemos mucha carne, es un gran gasto de energía y pasa más factura al planeta que si no la consumimos. Ser vegetariano es positivo, si puedes hacerlo. Como ves, la gente puede hacer mucho, pero todo empieza aprendiendo. Hay que hacer una pausa, pensar y aprender si se quiere ser un mejor ciudadano del mundo.

Citas el Zoológico de Madrid y Faunia, pero aquí, en España, algunas personas están en contra de los zoos. ¿Qué les dirías?

Les diría que fueran a un zoo moderno, a un buen zoo. Trabajamos en zoos buenos, donde abundan la atención y los cuidados. Además, hoy en día, los buenos zoos son centros de conservación, no meras colecciones de animales salvajes. Son centros de conservación que trabajan muy duramente para salvar especies. Muchas de las especies [fotografiadas en Photo Ark] han desaparecido en la naturaleza y solo viven en zoos.

Por otra parte, los zoos aportan un elemento educativo fundamental. Como la mayoría vivimos en ciudades, los zoos son el lugar perfecto al que ir si queremos ver, oír y oler animales salvajes. Es una conexión fundamental. Cuando dejamos de tener esa conexión, cuando los niños ya no sienten ese vínculo con la Tierra salvo con una pantalla, se acabó. Es muy importante que la gente pueda seguir emocionándose con la naturaleza y los zoos precisamente ayudan a que la gente lo entienda.

Photo Ark empezó hace 15 años, y has fotografiado más de 8.000 especies...

8.500 hasta la fecha.

¿Cuánto más piensas continuar?

Probablemente otros 15 años.   Y luego, se acabó. Para entonces habremos fotografiado a todas las especies en cautividad del mundo.

¿Cómo planificas las sesiones de Photo Ark?

Muchas veces, lo que hago es dar una charla en algún lugar, como aquí. Después de aquí, nos vamos a Lisboa y a Berlín. Así que lo que hago es fotografiar cuando no estoy dando las charlas.   Mañana nos vamos a Lisboa, trabajaremos en Lisboa durante tres días, y a continuación iremos a Berlín, al zoo de Berlín, y trabajaremos allí una semana. Después volveremos a casa. Así trabajamos.

Seguir leyendo