Esta conejita podría sufrir tortícolis por culpa de un parásito

Esta dolencia hace que se contraigan los músculos del cuello, provocando que la cabeza de Ginny se incline hacia un lado

Publicado 5 dic 2017 12:06 CET
Esta conejita podría sufrir tortícolis por culpa de un parásito

Ginny, un conejo hembra, tenía solo 3 años cuando empezó a quedarse con la cabeza inclinada. Esta dolencia, conocida como tortícolis, hace que se contraigan los músculos del cuello, provocando que la cabeza de Ginny se inclinase hacia un lado. Las causas pueden ser infecciones de oído, traumatismos craneales, apoplejías o parásitos. En el caso de Ginny, podría haber contraído un parásito al consumir agua o comida contaminada. Aunque existen diversas opiniones veterinarias, Ginny podría recuperarse de su enfermedad. Sin embargo, cabe la posibilidad de que Ginny se quede para siempre con la cabeza inclinada.

Seguir leyendo

ver vídeos

Animales1:49

Etiquetan a un tiburón desde un submarino por primera vez en la historia

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved