Animales

Los anfibios se arriesgan a una extinción en masa con la expansión de este hongo

El primer recuento mundial de las víctimas de la enfermedad revela que ha provocado el descenso de al menos 501 especies de ranas y salamandras. Martes, 2 Abril

Por Michael Greshko

Durante décadas, un asesino silencioso ha arrasado con ranas y salamandras de todo el mundo comiéndose su piel. Ahora, un equipo internacional de 41 científicos ha anunciado que el patógeno —propagado involuntariamente por los humanos— ha perjudicado la biodiversidad mundial más que ninguna otra enfermedad documentada.

El nuevo estudio, publicado en Science, supone el primer recuento integral sobre el hongo quítrido Batrachochytrium dendrobatidis (Bd) y el Batrachochytrium salamandrivorans (Bsal)En total, los hongos han provocado el descenso de al menos 501 especies de anfibios, o una de cada 16 especies conocidas.

De las especies afectadas por el hongo, 90 se han extinguido o se cree que están extintas en la naturaleza. Las poblaciones de otras 124 especies han menguado en más de un 90 por ciento. Todos salvo uno de los 501 descensos fueron provocados por el Bd.

La mayor parte de las muertes de anfibios tuvieron lugar en los años 80 —cuando la enfermedad empezó a dar la vuelta al mundo— y se produjo un segundo pico de la mortalidad en Sudamérica a mediados de la década del 2000. Muchas de las ranas afectadas viven en Centroamérica y Sudamérica, aunque también se producen brotes en Europa, Norteamérica, Australia y África. No se sabe de ningún descenso en Asia, donde el hongo ha coexistido durante millones de años.

Es más, el recuento del estudio es conservador. Las muertes anteriores de los años 50 y 60 en Europa y Norteamérica no se han incluido por falta de pruebas. Y las 501 especies recontadas son solo aquellas conocidas por los científicos. Los investigadores siguen identificando nuevas especies de ranas, incluso después de que hayan sido aniquiladas en la naturaleza.

Los autores del estudio esperan que la nueva investigación haga las veces de llamamiento contra esta pandemia.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo