Animales

Los delfines gibosos podrían utilizar las esponjas como «regalo» para cortejar a las hembras

Los delfines gibosos australianos macho dan esponjas a las hembras en lo que podría ser una conducta de cortejo, según un nuevo estudio.jueves, 9 de noviembre de 2017

Por John Pickrell

Se sabe ya desde hace tiempo que los delfines de nariz de botella australianos utilizan esponjas de mar como herramienta para buscar alimento. Sin embargo, ahora se podría haber observado a machos de otra especie intentando cortejar a las hembras con ellas.

Durante 10 años, un equipo de biólogos marinos ha observado cómo delfines gibosos australianos macho daban esponjas a las hembras y, en ocasiones, incluso lanzaban estos supuestos símbolos amorosos hacia ellas.

 «Una exhibición para impresionar a la hembra no es inusual, pero usar un objeto en esa exhibición es bastante raro», afirma el autor principal del estudio Simon Allen, biólogo de la Universidad de Australia Occidental en Perth.

La pose del plátano

Los simios, las aves y los cetáceos —un grupo que incluye a delfines y ballenas— usan objetos, pero la práctica es relativamente inusual y se limita en gran medida a la alimentación.

Por ejemplo, los delfines de nariz de botella en la bahía Shark, en Australia occidental, en ocasiones colocan esponjas en la punta de sus hocicos, que son sensibles, y así se protegen de posibles lesiones cuando rastrean el lecho marino en busca de peces.

Para el nuevo estudio, Allen y sus colegas observaron cómo los delfines gibosos macho daban esponjas a las hembras en 17 ocasiones en un tramo de 1.600 kilómetros del noroeste de Australia. La conducta se produjo en cinco bancos de delfines diferentes, según el estudio, publicado el 20 de octubre en la revista Scientific Reports.

Las hembras habían alcanzado la madurez sexual, ya que solían estar acompañadas de crías en edad de destete y por tanto estaban listas para volver a aparearse. Los delfines gibosos australianos no son monógamos, y tanto machos como hembras pueden aparearse con varias parejas durante la época de apareamiento.

La conducta de cortejo se asociaba en ocasiones a algo a lo que los expertos se refieren como la «pose del plátano»: cuando el macho arquea la espalda, con la cabeza y la cola sobresaliendo del agua.

 «Todavía no sabemos qué hace, si está estirándose o mostrando un pene erecto, no tenemos ni idea», dice Allen. «Pero a veces solo se queda allí, posando cerca de la hembra, y en otras ocasiones se mueve por el agua justo detrás de ella».

No se sabe cómo reaccionan las hembras ante las exhibiciones de los machos, ni si es más probable que se apareen con los machos que les tiran esponjas. Allen aseguró con total certeza que las hembras no utilizaban las esponjas para buscar alimento.

Por eso el equipo quiere observar el cortejo con la esponja bajo el agua, así como realizar un análisis genético de las crías para comprobar si los machos que daban regalos engendraban más bebés.

Te puede interesar: ¿Por qué estos delfines de nariz de botella decapitan a sus presas?

Sociedades complejas

El descubrimiento es «fascinante e inesperado», según Richard Connor, un experto en delfines de la Universidad de Massachusetts Darmouth que durante décadas ha estudiado el empleo de las esponjas por parte de los delfines de nariz de botella de la bahía Shark.

Que los delfines gibosos macho también «transporten esponjas y las usen en una especie de exhibición para las hembras es genial», dijo, señalando que no queda claro si los machos lo hacen para mostrar su dominio o para anunciarse como posible pareja, o para ambos fines.

Connor añade que «los delfines en general son innovadores» y afirma que no le sorprendería enterarse de que los mamíferos marinos usan también otros objetos.

Lindsay Porter, experta en delfines gibosos en SMRU Consulting en Hong Kong, afirma que el descubrimiento fue importante para «una especie de la que sabemos muy poco en lo que respecta a su sociedad, su estructura social y su cultura».

El estudio también «se suma al creciente cuerpo bibliográfico que indica que todas las sociedades de delfines podrían ser mucho más complejas de lo que pensábamos», dice.

En 2013, por ejemplo, la coautora del estudio Stephanie King y sus colegas informaron de que los delfines de nariz de botella tienen silbidos diferenciados para referirse a ellos mismos y a los demás, algo parecido a los nombres de los humanos.

Galería relacionada: Las dificultades del apareamiento animal bajo el agua

ver galería
Seguir leyendo