Historia

Nuevas imágenes en 3D desvelan los detalles del Mars, un barco de guerra del siglo XVI

El buque de guerra Mars se hundió durante una batalla naval 1564, y los arqueólogos han conseguido reconstruir el lugar donde naufragó con imágenes en 3D.Thursday, November 9, 2017

Por Kristin Romey

En el transcurso de varios años, un equipo de investigación dirigido por Johann Rönnby, profesor de arqueología marítima en la Universidad Södertörn de Suecia, ha fotografiado y realizado escáneres del naufragio del Mars, el legendario buque insignia del rey sueco Erik XIV, de 453 años de antigüedad.

Los historiadores navales saben mucho sobre las naves del siglo XVII, pero muy poco sobre los buques de guerra del siglo XVI, según Johan Rönnby, que ha estudiado el buque naufragado.

El Mars, bautizado en honor al dios romano de la guerra, se hundió en el mar Báltico en 1564 durante una batalla contra fuerzas danesas y alemanas. El gigantesco buque de guerra de tres mástiles tenía casi 60 metros de largo, y transportaba más de 100 cañones y entre 800 y 900 marineros suecos y alemanes en el momento de su hundimiento.

El lugar donde naufragó el Mars fue descubierto en 2011 por el equipo de Rönnby, cerca de la isla sueca de Öland. Las investigaciones iniciales del buque, que se encuentra a una profundidad de 75 metros, indicaron que una combinación de corrientes lentas y un ambiente oscuro y frío ayudaron a que este buque de guerra de madera se conservase en condiciones extraordinarias.

El Mars yace en el fondo del mar Báltico, donde se hundió durante una batalla naval en 1564.

Sacar el Mars a flote es una empresa increíblemente cara y provocaría daños excesivos en el casco y en otras partes del barco, por ello el equipo de Rönnby decidió documentar el yacimiento empleando fotogrametría y sónares de haces múltiples con una precisión de hasta 2 milímetros. Las reconstrucciones resultantes les permitirán reconstruir el buque y también el campo de batalla marítimo que se ha preservado en buenas condiciones.

El proyecto de investigación ha recibido financiación de la National Geographic Society.

Según la leyenda, el Mars estaba condenado desde el principio, ya que sus cañones habían sido construidos con campanas de iglesia fundidas, según Rönnby.

La búsqueda del Mars

Cazadores de tesoros, arqueólogos y aficionados a la historia han buscado el Mars durante años, sin éxito. La leyenda cuenta que un espectro se levantó de las profundidades para proteger al Mars de ser descubierto. Eso cambió a finales de la primavera de 2011, cuando un grupo de buzos localizó uno de los mayores hallazgos de la arqueología marítima a 75 metros de profundidad.

El descubrimiento fue la culminación de una búsqueda de 20 años llevada a cabo por Richard Lundgren, junto con su hermano Ingemar y su colega Fredrik Skogh. Estos hombres habían soñado con encontrar el poderoso Mars desde que, siendo niños, visitaron un museo de Estocolmo que albergaba otro emblemático buque de guerra sueco, llamado Vasa. Richard e Ingemar Lundgren se convirtieron en buzos profesionales en parte debido a ese sueño de la infancia.

Te puede interesar: Restos de naufragios

ver galería

Una máquina de guerra

El Mars se hundió el 31 de mayo de 1564 frente a la costa de una isla sueca llamada Öland. Naufragó en el lecho marino, inclinado hacia estribor. Los bajos niveles de sedimento, las corrientes lentas, el agua salobre y la ausencia de un molusco conocido como teredo —responsable de la descomposición de restos de madera en otros océanos en solo cinco años—, son algunos de los factores que contribuyeron a preservar el barco en buenas condiciones.

Lo que hace que este hallazgo sea aún más emocionante, según Lundgren, es que el Mars no se hundió debido a un defecto de diseño o a un error náutico.

«El Mars era una máquina de guerra que funcionaba realmente bien en la batalla», explicó. Se hundió cargado hasta los topes con cañones, marineros y todos los accesorios necesarios para manejar un navío construido para la guerra (incluyendo ocho tipos diferentes de cerveza).

Este buque de guerra «tenía un arsenal inaudito» para la época, afirma Lundgren. Y esos mismos cañones tuvieron parte de la culpa de su hundimiento.

Sigue aprendiendo: Los diez naufragios más relevantes a lo largo de la historia

Un final abrasador

El Mars se hundió durante una batalla contra un ejército danés aliado con soldados de una ciudad alemana llamada Lübeck. Los suecos derrotaron a los daneses el primer día de batalla, afirma Rönnby. Así que el segundo día, los alemanes decidieron abusar de su suerte.

Las fuerzas alemanas empezaron a lanzar cañonazos al Mars hasta que finalmente consiguieron alcanzar la nave en llamas para que los soldados pudieran abordarla. A medida que la pólvora del barco alimentaba las llamas de ese infierno, el calor se hizo tan intenso que los cañones empezaron a explotar, según Rönnby. Esas explosiones fueron las que finalmente hundieron este buque de guerra.

Pero si los mitos en torno al Mars son ciertos, se hundió debido a la arrogancia de un rey.

Los reyes suecos de la época estaban ocupados tratando de afianzar sus puestos, según explicó Rönnby. «[Pero] la iglesia católica era un problema para los nuevos reyes porque era demasiado poderosa», dijo. En un intento de disminuir el poder de la iglesia, monarcas como Erik XIV —que encargó el Mars— confiscaron campanas de iglesias, las fundieron y usaron el metal para fabricar cañones para sus nuevos buques de guerra.

Según la leyenda, el hecho de llevar esas campanas de iglesia condenó al Mars a una tumba submarina. El buque transportaba entre 107 y 173 cañones de varios tamaños diferentes.

Más naufragios: El hallazgo de ropas del siglo XVI nos muestra cómo vivían las élites de la época

Una máquina del tiempo

«No es solo un barco, sino un campo de batalla», afirmó Rönnby. Al sumergirte en el naufragio, «casi puedes imaginarte el espectacular incendio, gente luchando y matándose y todo ardiendo y explotando», dijo.

De hecho, cuando Lundgren y sus colegas sacaron un pedazo del barco a la superficie, notaron que desprendía un olor a madera carbonizada.

«A fin de cuentas, creo que ese es el objetivo de la arqueología: descubrir los aspectos humanos del yacimiento», afirmó Rönnby.

Sigue aprendiendo: Encontrados los restos de un naufragio tras 170 años

Vídeo relacionado:

Seguir leyendo