Historia

Un teatro romano ha sido descubierto bajo el Muro de las Lamentaciones

Mientras excavaba cerca del Muro de las Lamentaciones, un equipo de arqueólogos descubrió un auditorio con capacidad para 200 personas.jueves, 9 de noviembre de 2017

Por Sarah Gibbens

¿Qué nos puede contar un teatro romano inacabado sobre un periodo tumultuoso de la antigua Jerusalén? Bastante, según los arqueólogos.

La Autoridad de Antigüedades de Israel ha cambiado por completo lo que conocíamos sobre el pasado lejano de la región al anunciar esta semana que las recientes excavaciones han descubierto lo que creen que es un pequeño teatro o espacio público. Un equipo de arqueólogos que excavaba en algunas zonas del Muro de las Lamentaciones, una de las estructuras más veneradas de la fe judía, fue el responsable de este descubrimiento.

El antiguo muro encierra lo que los judíos denominan el Monte del Templo y lo que los musulmanes llaman Explanada de las Mezquitas. En la actualidad, este sitio religioso es de gran importancia para cristianos, judíos y musulmanes.

Los arqueólgoos comenzaron las excavaciones con la esperanza de datar el arco de Wilson, un antiguo puente de piedra que conducía al Monte del Templo. Fragmentos de reliquias como objetos de alfarería y monedas han sido descubiertos bajo el arco con anterioridad, pero los arqueólogos se mostraron sorprendidos cuando las excavaciones revelaron un teatro romano. Es la primera estructura pública romana de este tipo en ser descubierta en la ciudad.

«No imaginábamos que lograríamos abrir una ventana hacia el misterio del teatro perdido de Jerusalén», declaró la Autoridad de Antigüedades en un comunicado.

«Está en un espacio totalmente cerrado. Es un teatro muy pequeño, pero bonito», afirma Jodi Magness, arqueóloga y profesora en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. Estaba de visita en un grupo de turistas y casualmente pudo ver la estructura poco después del anuncio de su descubrimiento.

Los restos fueron desenterrados entre más de 8 metros de escombros que cubrían piedras que no habían visto la luz del día en unos 1.700 años. La datación inicial de las piedras romanas sugiere que el lugar probablemente se construyó en el siglo II d.C. Los arqueólogos concluyeron que la estructura habría podido albergar a unas 200 personas, un número relativamente pequeño. En comparación, el Coliseo romano tiene espacio para unas 50.000 personas.

Debido a su tamaño pequeño, los arqueólogos especularon que la estructura podría haberse utilizado como odeón, un pequeño lugar para conciertos, o como bouleuterion, un lugar de reuniones para figuras públicas.

El hallazgo proporciona pruebas físicas de lo que figuraba en antiguos registros escritos sobre la vida en Jerusalén bajo el dominio del imperio romano. Esta era fue un momento político crucial para Jerusalén. En el año 70 d.C. la ciudad fue asediada por los romanos y a continuación se reconstruyó como la colonia romana de Aelia Capitolina.

Magness señaló que el teatro se asocia con el periodo durante el cual la ciudad estaba bajo el control romano y se construyó como ciudad pagana que rendía homenaje al dios romano Júpiter.

«Hemos encontrado algunos foros que había construido [el emperador romano] Adriano en la ciudad. Hasta ahora, no habíamos encontrado teatros», afirma.

Vídeo relacionado:

Un proyecto abandonado

Aunque los arqueólogos tienen algunas ideas sobre el propósito previsto para la estructura, también creen que fue abandonada antes de usarse. Esto se debe a que algunas piedras muestran marcas talladas por los trabajadores, que indicaban el lugar donde pretendían cortar, aunque nunca lo hicieron. Además, algunas escaleras del escenario nunca fueron excavadas.

Magness señaló que el emperador romano Adriano desterró al pueblo judío, prohibiéndole vivir en Aelia Capitolina. La Autoridad de Antigüedades afirmó que el teatro podría haberse quedado inacabado debido a que los recursos se destinaron a suprimir la rebelión de Bar Kokhba, durante la cual el pueblo judío intentó levantarse en contra de los romanos.

La Autoridad de Antigüedades planea continuar con las excavaciones en el yacimiento para encontrar pruebas escritas de historia judía en la región, algo que en ocasiones ha provocado controversia entre grupos palestinos que también reclaman estos lugares sagrados.

Vídeo relacionado:

Seguir leyendo