Animales

Seis pandas rojos han sido rescatados de las manos de contrabandistas

La incautación de estos animales en peligro en Laos indica una demanda creciente de esta especie. Jueves, 25 Enero

Por Jani Actman - National Geographic

¿Podrían los pandas rojos, en peligro de extinción, convertirse en la próxima especie más demandada?

Es una pregunta que ronda la mente de Rod Mabin, director regional de comunicaciones para la ONG australiana Free the Bears, una organización de conservación que dirige santuarios en el sureste asiático. El 13 de enero, su equipo ayudó a las autoridades aduaneras de Laos a rescatar a seis pandas rojos. Los encontraron durante una inspección aleatoria de una furgoneta a unos 16 kilómetros de la frontera china.

Según Mabin, es la primera ocasión en la que se han incautado en Laos estos animales y es probablemente el mayor rescate de pandas rojos hasta la fecha.

Los pandas fueron trasladados a través de una zona no supervisada de la frontera para después colocarlos en la furgoneta, según dijo Mabin, citando a las autoridades. Los agentes detuvieron al conductor, un hombre de Laos, que supuestamente dijo que planeaba cargar a los animales en un vehículo en un área de servicio en la ciudad de Luang Namtha. Aunque el conductor dijo que no sabía cuál era el destino final de los pandas, Mabin cree que se dirigían a Tailandia, un centro de venta ilegal de fauna salvaje.

Tres de los pandas, que según Mabin «parecían enfermos y estaban temblando», murieron más adelante. Los otros tres parecen estar sanos y los están analizando en busca de enfermedades.

En la naturaleza, los pandas rojos viven en laderas montañosas desde el centro de China hasta Nepal, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Pese a su nombre, estos mamíferos devoradores de bambú tienen su propio género y están más estrechamente relacionados con los osos y los mapaches que con los pandas gigantes. El número de ejemplares se ha reducido debido a la deforestación y a las enfermedades, y en menor medida por la caza furtiva para el comercio de mascotas.

Se supone que los pandas rojos están protegidos por la legislación local y por un tratado que prohíbe su venta transfronteriza, pero en los últimos años se han incautado numerosas pieles de color rojo anaranjado en Asia. También se ha producido al menos un incidente relacionado con un intento de venta de carne de panda rojo en China y otro en el que se confiscaron pandas vivos de un vehículo en China cuando se dirigían a un mercado de fauna salvaje.

Mabin teme que la última operación indique que cada vez más gente quiere tener como mascotas estas criaturas de ojos grandes y mejillas rechonchas que suelen aparecer en vídeos de YouTube. «No existen muchos registros de incautaciones de pandas rojos vivos», afirma Mabin. «Es una indicación preocupante de que se están convirtiendo en una especie deseada».

Un aumento de la demanda no solo afectaría a sus poblaciones en estado salvaje —el coste de criarlos en cautividad hace que no sea rentable—, sino que no sirven como mascotas, según Damber Bista, de la Red Panda Network, una organización dedicada a ayudar a conservar a los animales. Requieren muchos cuidados, según él: se comen aproximadamente un cuarto de su peso corporal a diario y pueden defecar el equivalente a su peso corporal en una semana.

El mercado mundial de mascotas está en auge, lo que lo convierte en «una de las partes más devastadoras del tráfico de fauna salvaje», contó Chris Shepherd a National Geographic. Aunque algunas mascotas exóticas se crían en cautividad, otras, como los lémures y algunos lagartos, son capturadas en la naturaleza, lo que claramente supone una amenaza a su existencia. Es habitual que estos animales mueran cuando los capturan o durante el transporte, e incluso si llegan con vida a la casa de sus dueños, suelen sufrir en su nueva situación al no poder comportarse, alimentarse o moverse como lo harían en la naturaleza.

Seguir leyendo