Descubiertas seis nuevas especies diminutas de oso hormiguero pigmeo

Los hormigueros pigmeos, animales nocturnos y arborícolas, viven en Centroamérica y Sudamérica y, hasta ahora, habían conseguido eludir a los científicos.martes, 12 de diciembre de 2017

Antes se creía que los hormigueros pigmeos o sedosos eran una sola especie, pero ahora un equipo de investigadores ha determinado que la población está compuesta por siete especies individuales.
Antes se creía que los hormigueros pigmeos o sedosos eran una sola especie, pero ahora un equipo de investigadores ha determinado que la población está compuesta por siete especies individuales.
foto por Karina Molina, Alexandre Martins y Flávia Miranda

Mientras estudiaba a los hormigueros pigmeos en Brasil, la bióloga Flávia Miranda «empezó a observar diferencias entre los colores de la población del Amazonas y del bosque atlántico», según ella misma recuerda.

Solo había una especie reconocida –Cyclopes didactylus– pero ella se preguntó si estos habitantes de los árboles tan poco conocidos podrían ser dos especies diferentes.

Miranda, de la Universidad Federal de Minas Gerais, y sus colegas partieron en 10 expediciones en Brasil y Surinam en busca de hormigueros pigmeos durante más de una década, y exploraron museos de historia natural para encontrar muestras biológicas adicionales.

Al final, el equipo había obtenido muestras de ADN de 33 osos hormigueros salvajes y recopilado información anatómica de otros 280 especímenes de museos.

Su corazonada inicial era correcta: los dos grupos de hormigueros pigmeos eran diferentes. De hecho, podría haber hasta siete especies de hormigueros pigmeo, según su estudio, publicado el 11 de diciembre el el Zoological Journal of the Linnean Society.

«Es un buen ejemplo de los resultados sorprendentes que pueden surgir cuando se examina a un animal común que apenas ha sido estudiado en detalle con técnicas modernas por primera vez», explica Kristofer Helgen, mastozoólogo de la Universidad de Adelaida en Australia. «No me sorprendería que futuras investigaciones sobre estos hermosos animales desvelaran más especies pasadas por alto», dice.

Te puede interesar: Dos nuevas especies de tarsero descubiertas en una isla de Indonesia

Los investigadores toman una muestra de sangre de un hormiguero pigmeo salvaje. En total obtuvieron muestras de ADN de 33 osos hormigueros salvajes.
Los investigadores toman una muestra de sangre de un hormiguero pigmeo salvaje. En total obtuvieron muestras de ADN de 33 osos hormigueros salvajes.
foto por Karina Molina, Alexandre Martins y Flávia Miranda

Unos animales tímidos

En 2005, Miranda se enteró de que los expertos no estaban seguros de si los hormigueros pigmeos todavía vivían en el bosque húmedo del Atlántico noreste, lo que la inspiró a estudiar a estos enigmáticos mamíferos.

El primer desafío para su equipo era averiguar cómo capturarlos. Con una longitud de 50 centímetros y siendo nocturnos, son los osos hormigueros menos estudiados, principalmente por la dificultad que supone encontrarlos. Los hormigueros pigmeos, que se distribuyen por toda América Central, también pasan mucho tiempo en la cubierta forestal, alimentándose sobre todo de hormigas.

Miranda y sus colegas distribuyeron folletos en las comunidades indígenas de Brasil en los que pedían que compartieran su conocimiento de expertos a la hora de rastrear, encontrar y capturar a estos animales peludos. «Tardamos dos años en atrapar al primer animal», afirma.

Más sobre animales:

Aunque algunos investigadores ya habían propuesto dividir a los hormigueros pigmeos en un conjunto de subespecies, Miranda empezó de cero, trabajando a partir del supuesto de que solo existía una especie, el Cyclopes didactylus. Además del material genético, el equipo empleó las medidas del cráneo y la coloración del pelaje como un posible medio para distinguir a cada especie.

Los análisis genómicos y anatómicos confirmaron que cuatro de las especies propuestas anteriormente eran especies distintas. A continuación, el equipo identificó otras tres especies que nunca se habían propuesto, haciendo un total de siete posibles especies diferentes.

Te puede interesar: Esta rata gigante es la primera nueva especie de roedor descubierta en las islas Salomón en 80 años

Los investigadores toman medidas anatómicas detalladas de un hormiguero pigmeo salvaje. Como obtuvieron datos de varios osos hormigueros, pudieron identificar diferencias entre las especies.
Los investigadores toman medidas anatómicas detalladas de un hormiguero pigmeo salvaje. Como obtuvieron datos de varios osos hormigueros, pudieron identificar diferencias entre las especies.
foto por Karina Molina, Alexandre Martins y Flávia Miranda

Solo es el principio

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza clasifica al C. didactylus como una «preocupación menor», en parte debido a su amplia distribución. 

Pero con las nuevas divisiones en su árbol familiar, no está claro cuál es la situación de cada nueva especie.

Ahora los investigadores están trabajando duramente para evaluar las amenazas a las que se enfrenta cada especie descrita para que los conservacionistas puedan protegerlas mejor.

Miranda sospecha que al menos dos de las nuevas especies podrían estar en peligro de extinción, por la presión que supone la deforestación que provocan la minería y la agricultura.

Tras haber pasado 10 años buscando animales esquivos en las selvas tropicales de Brasil y Surinam, Miranda tiene ganas de seguir con su gran aventura. «El trabajo solo acaba de empezar», dice.

Vídeo: 

Una nueva especie de orangután descubierta en Indonesia
Una nueva especie de orangután descubierta en Indonesia
Seguir leyendo