Animales

Estos son los primeros polluelos de búho con dos madres y un padre

Los expertos en aves están sorprendidos por la primera observación documentada de poligamia en búhos americanos.Friday, May 4, 2018

Por Doug Main - National Geographic
Los dos búhos hembra cerca de sus crías.

Cuando Jim Thomas llegó a la oficina una mañana de finales de febrero, se dio cuenta de que no estaba solo. «Escuché ruidos en la ventana», afirma Thomas, hidrólogo del Instituto de Investigaciones del Desierto en Reno, Nevada.

Desde allí presenció una batalla entre unos cuervos y una pareja de búhos americanos, dos especies que a veces luchan por el territorio. La pareja de búhos, que había decidido establecer su hogar en la cornisa salpicada de rocas frente a la ventana, se impuso enseguida.

El personal estaba encantado de tener búhos americanos tan cerca. Pero entonces la situación dio un giro inesperado: apareció un tercer búho, una hembra.

Las dos hembras pusieron huevos, cinco en total, a escasos centímetros de distancia. MIentras tanto, el macho les traía comida, como ratones y algún que otro conejo.

 

Esta conducta extremadamente inusual supone el primer caso documentado de poliginia —un macho que se aparea con dos o más hembras— en búhos americanos, según Christian Artuso, ornitólogo de Bird Studies Canada.

Para empezar, estas aves de la misma especie no se juntan; son territoriales y no suelen anidar cerca las unas de las otras. Y en segundo lugar, y lo que quizá sea más importante, son monógamas.

La poliginia se ha documentado en especies relacionadas, como lechuzas comunes y búhos reales, pero es muy inusual entre las aves raptoras.

Eso quizá se deba a que requiere presas abundantes, una situación en la que el macho pueda proporcionar a dos hembras suficientes ratones mientras anidan, explica Artuso.

David Catalano, ornitólogo del Departamento de Vida Silvestre de Nevada, está de acuerdo. «Es rarísimo», afirma.

Cuidados aloparentales

El instituto decidió poner una webcam para emitir imágenes en directo y los animales se han convertido en un fenómeno de Internet. «La verdad es que ha sido impresionante», afirma Thomas.

Pero después se hizo aún más raro. La hembra de mayor tamaño, la segunda que apareció, no cuidó muy bien de los huevos, que no eclosionaron, según contó Catalano. Cuando de los huevos del ave más pequeña salieron dos búhos, la primera empezó a cuidarlos, protegiéndolos de las inclemencias del tiempo y saliendo a cazar ratones.

Esto también podría ser un tipo de cuidado aloparental, en el que el búho más grande vio a las crías cerca y pensó que eran suyas, según añade.

También es posible que la hembra más pequeña sea en realidad la hija de la hembra grande, o quizá sean hermanas.

Galería relacionada: Nuestras imágenes favoritas de águilas calvas

ver galería

Esto podría ayudar a explicar por qué las aves están más cómodas que la mayoría de búhos americanos estando tan cerca las unas de las otras. Pero «sin determinar su genética, son todo suposiciones», afirma.

Aunque a veces las hembras se pelean —«se enzarzan en batallas bastante intensas, picándose la una a la otra»—, en general se llevan bien. «La verdad es que han ejercido de madres bastante bien».

El síndrome del nido vacío

En cuanto a los polluelos, la nieve casi ha desaparecido. Uno dejó el nido la semana pasada, saltando de la cornisa del edificio y aterrizando a salvo más abajo. Los miembros del personal dicen que los padres están alimentando a la cría restante y parece estar bien.

Este es un comportamiento normal en los polluelos: tras unas seis u ocho semanas, los jóvenes abandonan el nido y se establecen en algún lugar cercano, como las ramas bajas de un árbol o arbusto, que les sirven de plataforma de lanzamiento para futuros vuelos, según explica Catalano.

El otro polluelo sigue con sus padres, pero pronto tendrá que abandonar el nido. «Podría ser cualquier día», afirma Catalano. Y de esa forma, el trío se rompería.

Para Thomas, que se jubiló a principios de marzo, esta fue una experiencia especial. «Fue un gran regalo de despedida», afirma.

Seguir leyendo