Animales

Partenogénesis, úteros dobles y otras habilidades de las hembras en el mundo animal

En la naturaleza, algunos «superpoderes» del sexo femenino compiten con los de la mismísima Wonder Woman. Jueves, 9 Noviembre

Por Liz Langley

No se puede negar que Wonder Woman ha sido todo un éxito taquillero, pero muchas hembras animales tienen superpoderes de los que no se suele hablar mucho.

Estos son algunos de nuestros favoritos, incluyendo —no es broma— un lazo «mágico».

Úteros dobles

Estos depredadores caricaturescos, que viven principalmente en Nueva Gales del Sur, en Australia, no son gusanos exactamente, sino parientes de los artrópodos, un grupo gigantesco en el que se incluyen los insectos y las arañas.

Los onicóforos viven en grupos de unos 15 individuos, dominados por hembras. A la hora de aparearse, varios machos sitúan paquetes de esperma (espermatóforos) en cualquier parte de la piel de la hembra, de mayor tamaño, y esta los absorbe y los almacena por separado —según el macho— en su receptáculo para esperma.

También te puede interesar: Babas con feromonas, reproducción acrobática y otras curiosidades de las babosas

Almacenar esperma de varias hembras contribuye a tener unas crías con mayor diversidad genética, y por tanto más saludables. Además, tienen dos úteros, por lo que pueden desarrollar dos grupos de embriones a ritmos diferentes.

Machos y hembras cazan juntos, disparando un pegajoso lazo de proteína y agua para capturar a sus presas: termitas, escarabajos y arañas.

La hembra dominante come antes que nadie, obviamente.

Cantos de sirena

Las monas de Marruecos, Algeria y Gibraltar atraen a los machos con reclamos que emiten mientras se aparean con otros machos, lo que significa que suelen copular todos los machos del grupo.

Y no solo eso: un estudio de 2008 desvelaba que los reclamos de las hembras durante el apareamiento incrementan las probabilidades de eyaculación por parte del macho.

Sigue leyendo: Siete curiosos órganos animales que las personas no tenemos

Ambas técnicas fomentan la competencia espermática, lo que dificulta saber quién es hijo de quién y aumenta las probabilidades de que los machos cuiden de todos los bebés

Preparadas para la batalla

Existe la idea de que en el caso de especies territoriales «las hembras son menos agresivas», afirma Aaron Reedy, bióloga en la Universidad de Virginia.

Ese no es el caso de los Anolis sagrei de Florida.

En un estudio publicado la semana pasada, Reedy y sus colegas descubrieron que los A. segrei, tanto machos como hembras, atacan a los intrusos con una frecuencia similar. Sin embargo, «las hembras atacan más rápidamente y con menor exhibición conductual».

Reedy y su equipo —formado mayoritariamente por profesores de ciencia de instituto en el programa Evolution Education— sospechan que los machos tienenmás que perder si llegan a las manos.

Las mandíbulas de los machos, mucho más fuertes, pueden infligir daños a sus rivales, así que quizá un poco de lucha proverbial sea menos arriesgada que «saltar directamente a pelear», afirma Reedy.

Sigue aprendiendo: Animales que mueren tras el coito

Partenogénesis

La naturaleza tiende a preferir la reproducción sexual porque la mezcla de genes crea animales más sanos.

Sin embargo, algunos tiburones, rayas, peces óseos y reptiles no necesitan esperma, sino que practican lo que se conoce como partenogénesis.

La partenogénesis puede ocurrir cuando los machos no están presentes, especialmente en entornos en cautividad, como en los acuarios.

En dichas situaciones, la partenogénesis puede ser la respuesta biológica de un animal «para dar continuidad a la especie», señala George Burgess, ictiólogo en el Museo de Historia Natural de Florida.

El factor biológico exacto que provoca la partenogénesis es todavía desconocido, añade él.

Sigue leyendo: Las arañas lobo utilizan su seda para atraer a los machos

Poder de desmembramiento

Muchas hembras son más grandes que los machos porque necesitan espacio para su aparato reproductivo o «para llevar a sus crías hasta que tengan un tamaño apropiado para nacer», afirma Burgess.

Los pulpos manta hembra del Atlántico y del Mediterráneo, por ejemplo, pueden llegar a medir 1,2 metros de largo. Los machos, del tamaño de una nuez, son «básicamente bancos de esperma para la hembra en el agua», afirma él.  

Estos diminutos machos transfieren su esperma a través de un hectocótilo: una extremidad que el macho arranca de un tirón de su cuerpo para dársela a la hembra.

¡Es un buen tirón! 

Más curiosidades animales:

Las 5 formas más extrañas de fecundación animal

¿Cómo evitan las arañas viuda macho ser devoradas tras el apareamiento?

Seguir leyendo