Consejos para tener una mascota sana y feliz

Un veterinario ha recopilado dos décadas de experiencia en una nueva guía que desmitifica las mayores incógnitas sobre nuestros animales.jueves, 7 de marzo de 2019

Gary Weitzman ha visto de todo: de pollos a iguanas, pasando por pitbulls.

En sus más de 20 años de experiencia como veterinario, ha desarrollado estrategias para tratar males comunes y problemas de comportamiento en nuestros amigos animales, y ha destilado lo que sabe en el nuevo libro de National Geographic, Complete Guide to Pet Health, Behavior, And Happiness.

Weitzman, que ahora es consejero delegado de la Humane Society en San Diego, espera desbancar mitos habituales sobre las mascotas. Por ejemplo, que es más fácil tener un gato que un perro o que los refugios de animales no son necesariamente «lugares tristes».

Weitzman habló con National Geographic sobre su carrera y su adorable pitbull, Betty, y Jake, un pastor alemán de tres patas.

¿Qué objetivo tenías cuando escribiste este libro?

Con el paso del tiempo, me han torturado los problemas que tiene la gente para mantener sanas a sus mascotas. No quiero remplazar la relación que tiene la gente con sus veterinarios, pero sí que sepan el idioma de su mascota para que estas puedan vivir la mejor vida posible.

¿Cuáles son algunas de las dificultades que tienen los dueños para que sus mascotas estén sanas?

El acceso a cuidados veterinarios, ya sea por ubicación o por coste. Hay mucha gente que adopta mascotas y, muchas veces, los costes de cuidarlas suelen sobrepasar su comprensión y sus cálculos. El coste puede ser prohibitivo para casi cualquiera. Lo que quiero hacer es ayudar a la gente a traducir lo que les cuenta su veterinario para poder tomar la mejor decisión posible. A menudo, eso empieza sentándote con el veterinario y preguntándole qué opciones tienes.

¿Hay ideas erróneas sobre lo que implica tener una mascota?

Pues claro. Hay gente que trabaja muchas horas y prefiere adoptar un gato en lugar de un perro, ya que no hay que pasearlos. Pero los gatos necesitan tanta atención y energía como los perros. Tu casa es su mundo y necesitas asegurarte de que sea un entorno estimulante.

Antes de adoptar una mascota, ¿qué se debería tener en cuenta?

Es muy importante no precipitarse. La mayoría de los refugios pueden ayudarte a decidir qué mascota sería la ideal para ti y qué tienes que hacer para que estén sanas y felices. Esperamos que una especie diferente sea feliz sin ver nunca más a uno de los suyos.

Tú mismo adoptaste a un animal con necesidades especiales. ¿Por qué decidiste adoptar a Jake?

Jake, mi pastor alemán de 14 años, tiene tres patas. Yo los adoptaba con cuatro. Jake es el único que adopté con tres patas después de haberlo tratado cuando era un cachorro.

Llevar a casa animales especiales parece ser habitual cuando trabajas en hospitales veterinarios y en refugios para animales. Mis dos últimos perros, uno de los cuales aún tenía cuando adopté a Jake, eran galgos con cáncer de huesos. Por desgracia, es algo habitual en los galgos.

¿Sabes identificar qué quiere tu perro según sus gestos?
Al igual que los bebés humanos, los perros tienen formas no verbales de conseguir lo que quieren. Estudiando el comportamiento canino, un equipo de investigadores identificó 19 gestos referenciales. Un gesto referencial es aquel que llama la atención del dueño sobre un objeto o acontecimiento específico. Estas son algunas de las señales: Dame comida. Juega conmigo. Quiero salir. ¡Ráscame!

Habiendo pasado gran parte de tu carrera trabajando en refugios para animales, ¿hay algo que quieras transmitir a los lectores sobre adoptar una mascota rescatada?

Los animales de los refugios suelen ser de pura raza y son mascotas increíbles. Quiero desbancar el mito de que los refugios son lugares tristes. La mejor parte de trabajar en un refugio, además de los animales, claro está, son las personas con las que trabajas. Están comprometidas con la causa y quieren ayudar al mundo. Cuando cada día voy a trabajar, siempre hay niños o voluntarios jugando con los animales. Es un entorno laboral fantástico.

Cuéntame algo que esperas que la gente saque de tu libro.

La salud animal no es un misterio. Es cierto que los animales no pueden hablar, pero, en muchos sentidos, son como nosotros cuando se encuentran mal. Sufren indigestión, dolor en las patas, sarpullidos, muchas de las cosas que nos afectan a nosotros.

Los animales no pueden decirnos cuándo empiezan a encontrarse mal, pero normalmente nos lo hacen saber si siguen así.

Nadie conoce a tu mascota mejor que tú. Si la escuchas y la observas con detenimiento, sabrás cuándo se encuentra mal.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo