Animales

Destapada en Alicante una red de criaderos ilegales con 138 animales de especies en peligro

Caimanes, cocodrilos, un varano y hasta una anaconda han sido encontrados en un criadero ilegal de la Comunidad Valenciana por el Seprona. lunes, 29 de julio de 2019

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic
Los cocodrilos del Nilo, los mayores cocodrilianos de África, alcanzan un tamaño máximo de seis metros y pueden pesar hasta 750 kilos.

Más de 130 ejemplares de reptiles y tortugas han sido incautados por la Guardia Civil de Alicante como parte de la operación Motleyali del Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona), que comenzó el pasado mes de julio de 2018 en Alicante.

Siete personas y dos tiendas de mascotas de la Comunidad Valenciana están siendo investigadas como parte de esta operación en la que han sido requisados nueve caimanes anteojo, dos cocodrilos del Nilo, un varano , un cocodrilo enano, 18 pitones reticuladas, una anaconda verde, 81 pitones molurus, dos pitones reales, 9 boas constrictor, una pitón Morelia, tres serpientes rey de California y una tortuga afgana.

Los detenidos, que proceden de Alicante, Valencia y Girona, se enfrentan a un presunto delito de tráfico de especies, así como de falsedad documental. La operación Motleyali, que comenzó con la localización de un criadero clandestino de 40 reptiles en una zona rural de Alicante, declaró la ilegalidad de esta mafia de tráfico de especies a raíz de investigar numerosos documentos y certificados veterinarios con fechas que no coinciden y certificados correspondientes a otras especies.

A pesar de las más de 2.000 inspecciones que han realizado en el marco de esta operación para controlar los establecimientos de venta, los coleccionistas, las tiendas de antigüedades o los puertos, nuestro país continúa siendo la mayor puerta de entrada al tráfico de animales en Europa.

Al continuar la línea de la investigación, más adelante incautaron también 93 reptiles y 5 tortugas, incluidas especies en peligro de extinción, como parte de la misma operación que ahora logra detener a estos sospechosos.

Más de 2.000 inspecciones contra el tráfico de especies

En los últimos meses, y como parte de la fase dos de la operación Celacanto contra el tráfico de reptiles, la Guardia Civil ha realizado un total de 217 inspecciones “en las que se han intervenido 628 especímenes de reptiles vivos, procediendo asimismo a la detención de 6 personas por delitos contra la flora y la fauna o falsedad documental”, afirman en un comunicado.

“Entre las actuaciones desarrolladas hay que destacar la intervención en el aeropuerto de Barcelona-El Prat  de 76 especímenes de tortuga gigante de Aldabra  que un pasajero llevaba en su equipaje”, afirman. “Esta especie está incluida en el Convenio CITES, y por tanto considerada como una especie protegida. Dada su rareza, la misma se encuentra muy demandada en el mercado ilícito, alcanzando los especímenes incautados un valor de mercado aproximado de 114.000 euros”.

Los detenidos, que proceden de Alicante, Valencia y Girona, se enfrentan a un presunto delito de tráfico de especies, así como de falsedad documental.

La tortuga estrellada de Madagascar es otro de los especímenes más valorados en el mercado negro y catalogada como “en peligro crítico” por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN). “En términos económicos, la valoración total para las incautaciones de esta especie es superior a los 90.000 euros”.

La tortuga mora, catalogada como vulnerable en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, ha sido incautada en numerosas operaciones realizadas en las provincias de Málaga, Almería o Murcia. “Debido a la facilidad de su captura, unido a que en España se encuentran algunas de las mejores poblaciones de esta especie en Europa, resulta muy apreciada por  coleccionistas”, afirma la Guardia Civil.

A pesar de las más de 2.000 inspecciones que han realizado en el marco de esta operación para controlar los establecimientos de venta, los coleccionistas, las tiendas de antigüedades o los puertos, nuestro país continúa siendo la mayor puerta de entrada al tráfico de animales en Europa.

Seguir leyendo