Las cigüeñas abandonan su migración a África e invernan en España

El cambio climático y la acción humana han acortado las rutas migratorias de las cigüeñas, que ahora fijan sus poblaciones en torno a vertederos como fuente de alimento.

Tuesday, February 4, 2020,
Por Cristina Crespo Garay - National Geographic
Cigüeña migración
En cuatro o cinco años de vida, las aves más jóvenes ya habrán descubierto que no merece la pena correr el riesgo de la migración.
Fotografía de Santiago Lacarta, Unsplash

Cada año, cuando se acerca el otoño, el instinto natural de las cigüeñas europeas las guía hasta el Sahel, en África. Sin embargo, más de un 80% de los animales adultos que forman las poblaciones de España y Centroeuropa deciden acortar el viaje e invernar en España. Los vertederos que se extienden por nuestro territorio, así como algunos arrozales, son el motivo de que estas poblaciones decidan fijarse a medio camino desde hace algunas décadas.

Las aves jóvenes, sin embargo, aún migran miles de kilómetros hacia el Sahel siguiendo su instinto. En cuatro o cinco años de vida, ya habrán descubierto que no merece la pena correr el riesgo de la migración, según afirma el estudio Migración y ecología espacial de la cigüeña blanca en España, que publica la organización SEO Birdlife.

“La cigüeña blanca es una de las aves más representativas de los pueblos de buena parte de España, con nidos en cada iglesia de muchas áreas del país”, afirma la organización, que recoge en su informe siete años de análisis de los movimientos de esta especie.

Cambio climático y acción humana

La transformación de miles de hábitats debido al cambio climático obliga a miles de especies a buscar cada día la supervivencia en la adaptación a condiciones diversas. La presencia de vertederos y arrozales, en este caso, ha modificado en pocas décadas el instinto de estos animales, que ya no corren el riesgo de migrar miles de kilómetros hasta un hábitat donde podrían no encontrar ya condiciones para sobrevivir al invierno.

“La gran cantidad de información recopilada y analizada ha mostrado claramente un cambio de la estrategia migratoria de las cigüeñas blancas en Europa Occidental”, afirman. “De hecho, esta especie ha resultado ser un modelo ideal para mostrar cómo los cambios producidos por el hombre a nivel global (producción de grandes cantidades de residuos, puesta en cultivos de regadío de enormes zonas, etc.) están produciendo profundos cambios en el medio ambiente y el comportamiento de las especies”.

Animales que hace años migraban hasta África ya no lo hacen, igual que aquellas que migraban a España ahora invernan más al norte de Europa, buscando el clima que antes encontraban en nuestro territorio.

“En este escenario debemos prestar mucha atención a la ciencia y a estudios como este”, explica en un comunicado Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife. “Solo con el conocimiento en la mano se pueden poner en marcha acciones basadas en la naturaleza para garantizar una transición ecológica justa y frenar la actual crisis climática”.

Rumbo España: el mapa de las cigüeñas

La señal GPS de los dispositivos de seguimiento remoto implantados en 79 cigüeñas de España y Centroeuropa ha dibujado el mapa de sus movimientos a lo largo de los últimos siete años, dejando una clara evidencia de que, actualmente, las áreas de invernada de la población española de cigüeñas blancas adultas se hallan principalmente en España.

Casi tres millones de localizaciones de los 34 adultos y los 45 pollos vigilados, confirman que el número de aves sedentarias se ha incrementado notablemente y se han acortado las distancias de migración. “Además, también una parte importante de las cigüeñas de Europa Occidental vuela a España en otoño para quedarse con nosotros. Esto implica que cada vez tengamos más cigüeñas blancas en España en invierno, lo que conlleva que regresen antes a sus nidos”, explica la organización.

Entre los años 2012 y 2017, este trabajo ha estudiado a 53 aves marcadas en España (en 9 comunidades autónomas), y 26 marcadas en Centroeuropa (24 en Suiza, una en Francia y otra en Alemania) en el marco del programa Migra. Esta información se ha completado además con los datos de anillamiento y con los conteos de cigüeñas blancas a su paso por el estrecho de Gibraltar.

Gracias a estos datos, los expertos confirman que una parte importante de las cigüeñas de Europa Occidental vuela a España en otoño para quedarse con nosotros, lo que explica que cada vez tengamos más cigüeñas blancas en España en invierno.

En esta línea, además de los datos recabados sobre las cigüeñas, el estudio de más de una treintena de especies del programa Migra busca promover acciones que mejoren y protejan la biodiversidad y aumenten la concienciación necesaria para mitigar los efectos del cambio climático.

Seguir leyendo