Veinte momentos adorables entre madres animales y sus crías

De escorpiones emperador a hipopótamos: capturamos escenas íntimas de la maternidad en el reino animal.

Publicado 12 may. 2020 14:50 CEST, Actualizado 5 nov. 2020 6:48 CET

En el reino animal, los muchos métodos de maternidad son tan diferentes como los pulpos y los orangutanes.

Algunas madres ponen huevos, en las copas de los árboles o en el fondo del mar, mientras que otras dan a luz crías vivas tras embarazos largos. Muchas madres están solas, pero unas cuantas afortunadas cuentan con la ayuda de niñeras o nodrizas. Algunas madres tienen padres dedicados a su lado, pero otras tienen que salir adelante solas o incluso enfrentarse a infanticidas.

Los lazos entre madres e hijos abarcan todo tipo de relaciones. Las leonas pueden vivir con sus hijas de por vida, mientras que las focas de Groenlandia deben meter todos los cuidados maternos en menos de dos semanas y muchos lagartos ni siquiera conocen a sus crías. Algunas madres, como los pulpos, se sacrifican para sacar adelante a la próxima generación.

El simple hecho de mantener a las crías con vida durante el tiempo suficiente para que alcancen la adultez es un reto. Además, las madres tienen que enseñar a sus crías cómo ser un mono, un guepardo, una ballena o un halcón.

«Muchas especies parecen reconocer que las crías no saben lo que hacen, así que les conceden una especie de periodo de gracia para que aprendan», afirma Jennifer Verdolin, experta en la conducta animal y autora del libro Raised by Animals.

Una cosa que tienen en común la mayoría de las madres animales es el sacrificio; la naturaleza no facilita criar a la siguiente generación. Esta galería de fotos celebra a algunas de esas madres que, cada una a su manera, se consagran a la maternidad.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo