Las poblaciones de tiburones de arrecife están disminuyendo en todo el mundo

En el mayor estudio de este tipo, un equipo científico ha descubierto una alarmante falta de tiburones en los arrecifes de coral de varios países. Con todo, aún hay esperanzas.

Thursday, July 23, 2020,
Por Riley Black
Tiburón de arrecifes

Un tiburón de arrecifes o tiburón gris (en la foto, en la bahía de Kimbe, Papúa Nueva Guinea) es una de las especies ausentes de algunas partes de su hábitat autóctono.

Fotografía de David Doubilet, Nat Geo Image Collection

 

Los tiburones ya corren grave peligro en todo el mundo, principalmente por la sobrepesca, pero un nuevo estudio apunta a que su situación podría ser peor de lo que se pensaba.

Durante el reconocimiento, los investigadores no encontraron tiburones en aproximadamente un 20 por ciento de los 371 arrecifes estudiados en 58 países desde el Pacífico central a las Bahamas. Los tiburones, depredadores apicales esenciales, mantienen las poblaciones de peces sanas al devorar a los individuos enfermos y al impedir que las poblaciones se disparen.

Algunos de los arrecifes con menos tiburones se encontraban más cerca de poblaciones humanas, como Catar, la República Dominicana, Colombia, Sri Lanka y Guam.

Los tiburones de puntas negras nadan cerca de Kiribati, en el océano Pacífico.

Fotografía de Enric Sala

La investigación, publicada en Nature y que forma parte del Global FinPrint Project, «es el mayor estudio de tiburones de arrecife que se ha hecho», afirma el coautor Enric Sala, explorador residente de la National Geographic Society.

Aaron MacNeil, biólogo de la Universidad Dalhousie, y sus colegas colocaron más de 15 000 cámaras trampa con cebos y las instantáneas que sacaron revelaron que especies como los tiburones grises (Carcharhinus amblyrhynchos), los tiburones de puntas negras (Carcharhinus melanopterus) y los tiburones coralinos (Carcharhinus perezi) estaban ausentes de los arrecifes donde habían vivido históricamente.

«Al haber buceado en cientos de lugares de todo el mundo, tanto prístinos como degradados, no es de extrañar que una quinta parte de los arrecifes estudiados no albergaran tiburones», afirma Sala, que fundó la iniciativa Pristine Seas en 2008 para conservar los mares del mundo.

Sala añade que incluso en lugares donde aún hay tiburones de arrecife, sus poblaciones han mermado tanto que ya no desempeñan los mismos papeles ecológicos como depredadores.

Las poblaciones de tiburones coralinos, que antes eran el tiburón de arrecife más abundante de la región, han disminuido en las últimas décadas.

Fotografía de Andy Mann

 

Nick Graham, biólogo marino de la Universidad de Lancaster en el Reino Unido que no participó en la investigación, señala que, aunque el planteamiento de las cámaras trampa «se ha probado a escalas locales, este estudio ha coordinado un reconocimiento global con eficacia».

«Los tiburones son presas fáciles de la sobrepesca», dice Graham, que los describe como «un animal raro cuando buceas en muchos países».

«Solo puedes vender un tiburón muerto una vez»

Dos tercios de las 500 especies de tiburones del planeta están amenazados por la sobrepesca, que a menudo se dedica a abastecer la demanda de carne y aleta de tiburón, mientras que las redes y otras artes de pesca que atrapan a los tiburones de forma accidental también han mermado drásticamente sus poblaciones.

Pero aún queda esperanza para los tiburones. «La buena noticia es que si protegemos áreas de la pesca, la fauna marina y los tiburones podrán recuperarse», afirma Sala. Por ejemplo, proteger las aguas de Cabo Pulmo, México, ha restaurado las comunidades submarinas, que incluyen tiburones.

Para recuperar poblaciones de tiburones sanas no basta con crear espacio para que los animales se recuperen; otra de las claves es la gestión de los caladeros, la imposición de cupos de captura y la limitación de los aparejos de pesca que dañan a los tiburones. Graham señala que el nuevo estudio «evidencia la importancia» de estos métodos.

Añade que, al regular de forma más minuciosa cómo pescan a los tiburones y reducier las capturas incidentales de tiburones, las poblaciones tendrán más posibilidades de recuperarse.

Según Carlee Jackson, investigadora de tiburones de la Universidad de Nova Southeastern, la comunicación y la divulgación también desempeña un papel crucial. «Muchos países sí participan en el [mercado] de carne de tiburón con una regularidad extrema, pero no se considera correcto decirles a esos países que están haciendo algo “malo”», afirma Jackson.

En cambio, ayudar a que la gente comprenda la importancia de los tiburones para la salud de los océanos es un paso fundamental. Y parte de ese proceso podría implicar pasar de la pesca al ecoturismo centrado en los tiburones y los arrecifes donde viven.

«Esto también es beneficioso para los vecinos, porque pueden vender los tiburones en el turismo de buceo varias veces», explica Sala. «Pero solo peudes vender un tiburón muerto una vez».

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.
Seguir leyendo