¿Será la fama suficiente para salvar al ajolote mexicano?

Un elenco único de personas se apresura a salvar a la peculiar salamandra en peligro de extinción (también denominada achoque), pero los expertos advierten que lo que realmente necesario es la restauración del hábitat.

Por Tina Deines
fotografías de Luis Antonio Rojas
Publicado 18 ene 2022, 14:32 CET
Un ajolote se proyecta en una estructura que simula una pirámide para una obra de teatro ...

La imagen de un achoque o ajolote se proyecta en una estructura que simula una pirámide para una obra de teatro en Xochimilco, Ciudad de México, el 8 de noviembre de 2019.

Fotografía de Luis Antonio Rojas

En el moderno barrio de Roma de Ciudad de México, el patio de Monstruo de Agua bulle de gente joven que charla sobre un ceviche de aguacate ahumado, setas en tempura y cervezas artesanales. Cada cerveza lleva una etiqueta con la imagen del peculiar de un achoque (o más popularmente conocido como ajolote), con su corona de branquias parecidas a plumas.

La cervecería eligió a esta salamandra en peligro de extinción como mascota con la esperanza de sensibilizar al público mexicano, dice su fundador, Matías Vera-Cruz Dutrenit. "Si nuestro producto es bueno, puede actuar como un buen embajador del animal", dice.

El ajolote o axolotl (llamado así por el dios azteca del fuego y el rayo) es un símbolo importante de la cultura mexicana desde hace siglos. La palabra axolotl (monstruo del agua) viene del náhuatl, la lengua de los antiguos aztecas.

Un agricultor rema junto a una chinampa (una isla artificial utilizada para la agricultura) en un canal en Xochimilco, Ciudad de México, en diciembre de 2019.

Fotografía de Luis Antonio Rojas

Estos anfibios, que antaño se extendían por los lagos de gran altitud que rodean Ciudad de México, ahora apenas se encuentran en unos pocos canales interiores cerca del lago Xochimilco, donde sólo sobreviven entre 50 y mil ejemplares. Esta población precariamente pequeña se enfrenta a un aluvión de amenazas: la contaminación del agua, la depredación por parte de carpas y tilapias invasoras y, sobre todo, la pérdida de hábitat.

A medida que la salamandra ha ido disminuyendo en número en la última década, la conciencia pública sobre el ajolote ha florecido. Los achoques o axolotl son ahora personajes del juego online Minecraft y de la plataforma de juegos global Roblox. El nuevo billete de 50 pesos, que empezaron a imprimir a finales de 2021, tiene al ajolote como protagonista. 

Los ajolotes (normalmente marrones o grises en la naturaleza) también se han vuelto extremadamente populares como mascotas, que suelen ser blancas con reflejos rosados, una mutación genética causada por la cría en cautividad

(Mira cómo trabajan las monjas mexicanas para ayudar a los ajolotes)

23 monjas luchan por la supervivencia del achoque, un anfibio en peligro de extinción
Esta podría ser la primera vez que un grupo religioso se implica en un programa de cría de anfibios, según un experto.

A pesar del reconocimiento generalizado, Luis Zambrano, experto en ajolotes de la Universidad Nacional Autónoma de México, se muestra escéptico sobre si el nuevo proyecto de ley o la creciente fama del ajolote se traducirán en un cambio significativo. 

"Tenemos millones de ajolotes [en cautividad] en todo el mundo", dice Zambrano, pero "necesitamos el hábitat", una tarea de enormes proporciones en una metrópolis de 22 millones de habitantes, afirma.

No hay "una solución mágica para la conservación de esta especie".

Concienciación sobre el ajolote

Monstruo de Agua atiende a unos 300 vendedores directos y, en 2020, empezó a exportar a tiendas de Estados Unidos.

Izquierda: Arriba:

Carlos Sumano, del Laboratorio de Restauración Ecológica de la Universidad Nacional Autónoma de México, fotografía el agua de un canal de Xochimilco para analizar su calidad en diciembre de 2020.

Derecha: Abajo:

Un agricultor completa un lecho de siembra hecho con barro en Xochimilco en febrero de 2021. La chinampa es una técnica ancestral con la que los agricultores crean islas artificiales de tierra fértil entre cuerpos de agua.

fotografías de Luis Antonio Rojas

Utilizar la imagen del ajolote en la etiqueta de su empresa conlleva una obligación moral, dice Dutrenit, que nació en Ciudad de México. Por un lado, la empresa proporciona a sus vendedores de cerveza kits de prensa con información básica sobre el ajolote y sobre cómo protegerlo.

Mientras degusta un humus de su menú una tarde de diciembre, Dutrenit habla con pasión de los paralelismos entre los ajolotes y los valores de su empresa: La herencia mexicana, la regeneración y la sostenibilidad.

(Lee sobre el movimiento para elaborar cervezas más ecológicas)

Izquierda: Arriba:

Un ajolote de tres meses nada dentro de un tanque en el Laboratorio de Restauración Ecológica de la Universidad Nacional Autónoma de México en abril de 2021. Los ajolotes son fáciles de criar en cautividad y se han convertido en mascotas populares en todo el mundo.

Derecha: Abajo:

Una larva de ajolote de 10 días nada en un cubo de plástico en el laboratorio de ecología. Los axolotl son inusuales porque mantienen su apariencia larvaria hasta la edad adulta.

fotografías de Luis Antonio Rojas

Esta salamandra puede regenerar miembros perdidos o dañados, corazones, médulas espinales e incluso partes de su cerebro. Asimismo, Dutrenit afirma que su empresa utiliza prácticas agrícolas regenerativas para sus ingredientes nativos, como el agave y el amaranto. Esto incluye el policultivo, es decir, el cultivo de más de una planta a la vez, una práctica que mejora la calidad del suelo.

Por último, la empresa está comprometida con la sostenibilidad. Esto incluye el uso de agua de lluvia en la producción de cerveza y el transporte de mercancías en bicicleta, todo ello con el fin de disminuir el impacto humano en el medio ambiente de la Ciudad de México, incluido el hábitat del ajolote en Xochimilco.

La restauración del hábitat: crucial pero difícil 

En 1993, el gobierno mexicano tomó medidas para proteger el hábitat del ajolote al designar el Parque Ecológico y Mercado de Plantas de Xochimilco, de unos dos kilómetros cuadrados. Pero los avances han sido lentos: la contaminación de las plantas de tratamiento de aguas residuales y la urbanización siguen amenazando gran parte de la zona, afirma Zambrano.

Ajolotes juveniles descansan en una pecera de un ajolotario en Xochimilco en marzo de 2021.

Fotografía de Luis Antonio Rojas

Es por eso que Zambrano y sus colegas decidieron desarrollar un plan B para los ajolotes, estableciendo estanques temporales para salamandras cautivas. En un experimento reciente, se liberaron 11 parejas de ajolotes criados en laboratorio, de una en una, en tres estanques del campus universitario. Los resultados fueron alentadores: siete de las 11 parejas incubaron huevos, y los juveniles que sobrevivieron estaban sanos.

Izquierda: Arriba:

La construcción de un puente de seis carriles destruyó parte del humedal de Xochimilco, como se ve en junio de 2021. Esta pérdida de hábitat sigue siendo la principal amenaza para los ajolotes.

Derecha: Abajo:

Una chinampa abandonada es invadidapor la maleza en Xochimilco en diciembre de 2020. La tradición de la chinampa ha decaído a lo largo de las décadas, en parte por la falta de apoyo a los agricultores.

fotografías de Luis Antonio Rojas

Hasta ahora, estos ajolotes cautivos han servido como población de seguridad: Zambrano ha asegurado que los científicos no los liberarán en Xochimilco a menos que la población silvestre desaparezca por completo. 

La agricultura tradicional salva a las salamandras

El nativo de Xochimilco y organizador de la comunidad, Dionisio Eslava Sandoval, está tomándose el asunto con sus propias manos al restaurar las chinampas tradicionales prehispánicas, islas agrícolas artificiales rodeadas de canales estrechos que filtran la contaminación.

Las chinampas son el hábitat perfecto para los ajolotes, pero el 95% de ellas son improductivas, ya que están cubiertas de maleza o abandonadas debido a que la agricultura tradicional ha disminuido.

La mayoría de los forasteros conocen Xochimilco por sus barcos de fiesta pintados de colores, llamados trajineras, que llevan a los turistas en cruceros por el sistema de canales de la zona. Pero en esta mañana clara, nuestro capitán de trajinera personal tiene una misión diferente. Dirige su barco más allá de un letrero de Xochimilco que muestra un ajolote sonriente de color rosa brillante y se detiene en la chinampa recién restaurada de Sandoval.

Un ajolote hembra nada dentro de un tanque de agua en el Laboratorio de Restauración Ecológica de la Universidad Nacional Autónoma en abril de 2021.

Fotografía de Luis Antonio Rojas

Mientras desembarca, Sandoval recuerda lo lejos que ha llegado su chinampa; antes era un "tremendo basurero", ahora es una próspera granja de unos 185 metros cuadrados, que produce zanahorias, ajo, brócoli y otros cultivos con semillas autóctonas y métodos de agricultura ecológica.

La chinampa de Sandoval es también el nuevo hogar de 11 ajolotes, que Sandoval (con un permiso del gobierno) reubicó desde el sistema principal de canales en zanjas interconectadas, donde dos filtros tipo malla mantienen alejados los metales pesados y otros contaminantes, así como las carpas y tilapias. Propietarios y agricultores de zanjas similares cercanas han liberado al menos 240 ajolotes más con este método.

Aunque no trabaja directamente con Sandoval, Zambrano y su equipo dirigen el Proyecto Refugio Chinampa, que creó 20 refugios similares para ajolotes con la ayuda de 28 chinamperos locales, también mediante la reubicación de animales de los canales principales.

Sandoval espera que más personas sigan su ejemplo. "La idea es que esto crezca", dijo. "¿Cómo educamos a la gente? Con el ejemplo".

Luis Antonio Rojas es explorador de National Geographic y fotógrafo documentalista con sede en Ciudad de México. Síguelo en Instagram.

La National Geographic Society, comprometida con iluminar y proteger las maravillas de nuestro mundo, ha financiado el trabajo de Rojas. Más información sobre el apoyo de la Sociedad a los Exploradores.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Los elefantes regresan a un parque nacional azotado por el conflicto
Animales
Las granjas exóticas de China podrían ser el eslabón perdido tras el salto del virus a las personas
Animales
Las cebras con manchas y rayas atípicas podrían ser una advertencia sobre el futuro de la especie
Animales
El galápago europeo continúa en grave declive en España
Animales
Las poblaciones de muchas especies de peces de agua dulce han disminuido un 76 por ciento en menos de 50 años

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved