Se observa por primera vez a un delfín salvaje "hablando" con marsopas portuarias

Un delfín salvaje llamado Kylie podría ser capaz de "conversar" con las marsopas, un sorprendente ejemplo de comunicación entre especies.

Por Elizabeth Anne Brown
Publicado 28 mar 2022, 13:20 CEST
Un delfín común retozando en aguas escocesas.

Un delfín común retozando en aguas escocesas. Los investigadores han observado un delfín solitario salvaje llamado Kylie que puede vocalizar como una marsopa de puerto.

Fotografía de Scotland: The Big Picture, Minden Pictures

En la costa occidental de Escocia se encuentra la Firth of Clyde, una gran ensenada de agua salada que alberga miles de marsopas y una delfín llamada Kylie.

Kylie no ha sido observada con otros delfines comunes (Delphinus delphis) desde hace al menos 14 años, pero se encuentra lejos de estar sola: en los días despejados del Clyde, los visitantes del puerto deportivo pueden ver a veces a Kylie nadando con marsopas (Phocoena phocoena), primos cetáceos de un tamaño dos veces inferior al suyo.

Una nueva investigación publicada en Bioacoustics este mes de enero sugiere que los vínculos de Kylie con las marsopas son más estrechos de lo que la comunidad científica imaginaba. Aunque el repertorio vocal de un delfín común debería incluir una amplia gama de chasquidos, silbidos y llamadas de pulso, Kylie no silba. En cambio, "habla" más bien como las marsopas, que se comunican mediante chasquidos agudos.

(Relacionado: La marsopa más pequeña del mundo, al borde de la extinción)

Una vista del Firth of Clyde, una gran masa de agua junto a la isla escocesa de Arran, en un brillante día de invierno.

Fotografía de Jim McDowall, Alamy

El estudio sugiere que podría estar comunicándose con las marsopas, o al menos intentándolo. Forma parte de un conjunto creciente de trabajos que iluminan un rico mundo de interacciones entre diferentes especies de cetáceos.

"Está claro que las especies en la naturaleza interactúan mucho más de lo que pensábamos", dice la experta en comportamiento de delfines Denise Herzing.

El código de las marsopas

Hace años, la única delfín residente en el Clyde tenía predilección por una boya situada en la desembocadura de un lago llamado Kyles of Bute, por lo que los lugareños empezaron a llamarla Kylie. Pero nadie sabe de dónde viene ni por qué los delfines acaban solos, dice David Nairn, fundador y director de Clyde Porpoise, una organización local dedicada a la investigación y protección de los mamíferos marinos (hace un año que no se ha visto a Kylie, pero los lugareños esperan que vuelva pronto).

Algunos delfines solitarios acaban solos tras ser separados de sus grupos natales por tormentas o actividades humanas, o tras quedar huérfanos. Otros pueden ser simplemente menos sociables y prefieren mantener su privacidad, según un estudio de 2019 sobre los delfines solitarios en todo el mundo.

Para saber más sobre la relación de Kylie con las marsopas, Nairn tomó prestado un hidrófono y lo remolcó detrás de su velero, el Saorsa. Nairn capturó el audio de múltiples encuentros entre Kylie y las marsopas desde 2016 hasta 2018.

"Definitivamente se identifica como una marsopa", dice Nairn, que se formó como biólogo acuático en la universidad.

Mel Cosentino, entonces candidata al doctorado en la Universidad de Strathclyde, en Glasgow, estudió detenidamente miles de chasquidos ultrasónicos de cetáceos de las grabaciones.

(Relacionado: Los delfines salvajes tienen personalidad propia, como los humanos)

Mientras que los delfines silban casi constantemente, las marsopas nunca lo hacen. En cambio, se comunican exclusivamente con lo que se denomina clics de banda estrecha y alta frecuencia (NBHF), con entre ocho y 15 picos de amplitud a unos 130 kilohercios.

"Para oír un chasquido NBHF hay que reproducirlo unas 100 veces más despacio", dice Cosentino (cuando los sonidos se ralentizan, el tono desciende. Los humanos pueden oír entre 20 hertzios, aproximadamente el equivalente al pedal más bajo de un órgano de tubos, y 20 kilohertzios).

En las grabaciones, Cosentino identificó los chasquidos de menor frecuencia habituales en los delfines comunes. Pero incluso cuando Kylie parecía estar sola, Cosentino encontró chasquidos con ocho o más picos de amplitud en la marca clave de 130 kilohercios, la frecuencia en la que charlan las marsopas. En otras palabras, Kylie habla como una marsopa incluso cuando está sola. Los investigadores también descubrieron que Kyle nunca silba, como hacen otros delfines.

Cosentino observó que los intercambios entre Kylie y las marsopas tenían el ritmo de una "conversación" entre miembros de la misma especie (tomando turnos con poco solapamiento) aunque, naturalmente, no está claro cuánta información significativa se transmite en los intentos de Kylie de hacer chasquidos de marsopa.

"Puede que sea yo quien le ladre a mi perro y él le devuelva los ladridos", dice Cosentino.

En cualquier caso, este comportamiento representa "un intento" de comunicación que las "marsopas probablemente reconocen", dice Herzing, director de investigación del Wild Dolphin Project, que ha estudiado el comportamiento de los delfines moteados del Atlántico en las Bahamas durante más de tres décadas. Herzing, que no participó en el estudio, elogia a los autores por su inteligente diseño experimental en un entorno natural.

"Los resultados son atractivos y tentadores", dice. "Lo realmente revelador es que Kylie no hace ningún silbido, porque los delfines siempre hacen silbidos y las marsopas nunca".

Marsopas portuarias cerca de Shetland, Escocia. Por primera vez, los científicos han encontrado un delfín que "se identifica como marsopa", capaz de emitir los singulares chasquidos de esta especie.

Fotografía de Scotland: The Big Picture, Nature Picture Library

Uno de los mayores retos de la bioacústica marina es identificar qué criatura hace qué sonido, dice Laela Sayigh, profesora asociada de comportamiento animal en el Hampshire College (Estados unidos). "No hacen ningún movimiento externo asociado al sonido, y la mayoría de las veces no se les puede ver de todos modos", dice Sayigh.

Sin embargo, en este caso se puede distinguir a Kylie por su acento. "Parece que se esfuerza por alcanzar un tono tan alto como el de las marsopas", dice Cosentino; "los picos de sus chasquidos no son tan nítidos como deberían, y hay algunos sonidos de menor frecuencia mezclados con las notas altas".

"Si fueran cantantes, Kylie sería Pavarotti y las marsopas serían Mariah Carey".

Los cetáceos en cautividad son capaces de imitar la voz, señala Herzing, señalando a las orcas y belugas que imitaron a sus compañeros de tanque de los delfines mulares. Y un estudio bioacústico de 2016 descubrió que un delfín de Risso criado en un parque marino italiano silbaba más como los delfines mulares con los que se había criado que los miembros salvajes de su especie.

Sin embargo, el hecho de que Kylie haga chasquidos parecidos a los de la NBHF cuando está sola "pone en duda" si está haciendo chasquidos para comunicarse con las marsopas del puerto o simplemente imitando el sonido, dice Sayigh.

Conversación de melones 

Los delfines, las marsopas y las ballenas son cetáceos, descendientes de mamíferos terrestres que regresaron al agua hace millones de años. Cuando se adaptaron a la vida en el océano, "evolutivamente, las fosas nasales se convirtieron en el espiráculo", dice Cosentino.

Aunque las ballenas dentadas, como los delfines y las marsopas, sólo tienen un orificio nasal abierto, las dos cavidades nasales siguen estando presentes bajo la superficie, cada una de ellas coronada por una estructura muscular llamada "labios de mono" (la anatomía de los cetáceos se describe a menudo en términos coloridos, originados por las descripciones de los balleneros). Los labios de mono son en cierto modo análogos a nuestras propias cuerdas vocales, que controlan el flujo de aire, y cuando el aire es forzado desde los pulmones a través de los "labios" de la cavidad nasal izquierda "es como dejar salir el aire de un globo", creando silbidos gorjeantes, dice Cosentino.

(Relacionado: La dieta de las ballenas es mucho más colosal de lo que pensamos)

La cavidad nasal derecha es la responsable de los chasquidos utilizados tanto en la comunicación como en la navegación. Termina junto a un depósito de grasa en la frente de la ballena dentada llamado melón, que amplifica y enfoca las vocalizaciones del cetáceo. Dado que ambos conjuntos de labios de mono operan de forma independiente, algunos cetáceos, incluidos los delfines mulares, pueden hacer clic y silbar al mismo tiempo, algo así como el canto de garganta mongol. 

La historia de Kylie forma parte de un amplio campo de investigación sobre cómo los cetáceos interactúan con miembros de otras especies. "Son muy sociales, muy sexuales y muy comunicativos", dice Herzing. "Estos animales sobreviven y se adaptan socialmente, y el sonido es una forma natural de hacerlo".

Las adopciones interespecíficas bien documentadas también demuestran que las divisiones entre especies pueden no ser tan claras como se pensaba. Algunos ejemplos son una manada de belugas canadienses que acogió a una cría de narval y un delfín girador que vivió durante 20 años entre los mulares de Tahití.

Los recientes análisis de ADN también demuestran que sólo hemos arañado la superficie del alcance de la hibridación, subraya Herzing. Los delfines mulares se han hibridado con al menos 10 especies en cautividad y en libertad, incluyendo cetáceos tan dispares como el calderón y el delfín de Guayana. Los investigadores plantean la hipótesis de que los cetáceos son capaces de hibridarse con tanto éxito debido a su ADN compartido (sus especies divergieron sólo en los últimos 10 millones de años).

Además de los intentos de comunicación, Kylie parece acercarse a las marsopas de otras maneras. En múltiples ocasiones, Nairn ha visto a marsopas hembras traer a sus crías para que interactúen con Kylie. Dado que las crías de marsopa suelen estar muy cerca de la madre hasta que son destetadas, Nairn se sorprendió al verlas nadar con la delfín en escalón, una posición justo detrás de su aleta pectoral que, según los investigadores, es el equivalente en los cetáceos a "llevar" un bebé, explica Nairn.

Nairn también ha observado a marsopas macho que intentan montar a Kylie. Pero, ¿acepta ella sus avances? "Yo diría que incluso la corteja, sí", admite Nairn con una risa. El apareamiento es teóricamente posible, aunque no se ha documentado científicamente ningún híbrido entre delfines y marsopas, dice Herzing. 

Desde que una semana de intensas tormentas en febrero de 2021 hizo que un enorme barco de perforación se desatara cerca de su boya favorita, Kylie ha estado desaparecida. Nairn dice que no está fuera de lo normal que se traslade después de una gran perturbación a una de sus "boyas de vacaciones" en otro lugar del Clyde durante meses, incluso hasta un año, pero no puede dejar de preocuparse.

Nairn y sus colegas dicen que están ansiosos por buscar (y escuchar) a Kylie en cuanto comience la temporada de campo de primavera y ver qué más puede enseñarnos.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Descifran cómo se comunican los delfines
Animales
Descubre los depredadores con las estrategias de caza más originales
Animales
Los tiburones forman «amistades» durante años, lo que desmiente la idea de que son «solitarios»
Animales
¿Sabías que las abejas “pueden hablar”?
Animales
Estas aves duermen mientras vuelan y otras formas sorprendentes de sueño animal

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved