La elefanta Happy no es una persona, según la Justicia de Nueva York

La sentencia acaba con el intento de trasladar al elefante del zoo del Bronx a un santuario, y pone fin al caso de derechos de los animales más avanzado de la historia judicial de Estados Unidos.

Por Rachel Fobar
Publicado 15 jun 2022, 10:08 CEST
El último intento de que Happy, una elefanta del zoo del Bronx, sea declarado persona jurídica ...

El último intento de que Happy, una elefanta del zoo del Bronx, sea declarado persona jurídica y tenga derecho a la libertad ha sido rechazado.

Fotografía de Bebeto Matthews, AP

Happy, una elefanta asiática de 51 años del zoológico del Bronx, no es una "persona", según ha decidido el Tribunal Supremo de Nueva York, poniendo fin a un caso que ha obligado a los tribunales y al público a reflexionar sobre los derechos que la sociedad humana debe a los animales altamente inteligentes. La sentencia judicial, con 5 votos a favor y 2 en contra, del 14 de junio, significa que Happy no tiene derecho a la libertad corporal ni a no ser encarcelada.

El año pasado, el Tribunal de Apelación de Nueva York accedió a conocer el caso presentado por el Nonhuman Rights Project, una organización de derechos civiles de los animales con sede en Florida. El grupo argumentó el 18 de mayo que Happy debía ser reconocida como persona legal y enviada a un santuario. Este fue el cuarto tribunal ante el que el NhRP ha argumentado a favor de Happy, y es la instancia más alta a la que ha llegado un caso de derechos de los animales en Estados Unidos.

La condición de persona es una designación legal que indica que una entidad tiene capacidad de derechos o responsabilidades. En países de todo el mundo se ha reconocido como personas a las corporaciones, las masas de agua y otros animales. En EE.UU. no existe una designación específica para los animales no humanos. En Estados Unidos, los animales son cosas. En España, el caso más reciente es la iniciativa popular para dotar al Mar Menor de personalidad jurídica.

(Relacionado: Este río canadiense es ahora legalmente una persona (y no es el único).

La sentencia, publicada ayer, mantiene ese punto de vista, explicando que, independientemente de la inteligencia de un elefante, el habeas corpus (o el derecho a no ser detenido ilegalmente) sólo se aplica a los seres humanos. "Aunque nadie discute las impresionantes capacidades de los elefantes, rechazamos los argumentos del peticionario de que tiene derecho a solicitar el recurso de habeas corpus en nombre de Happy", escribió la jueza principal Janet DiFiore. "El habeas corpus es un vehículo procesal destinado a garantizar los derechos de libertad de los seres humanos que son retenidos ilegalmente, no de los animales no humanos".

En una opinión disidente, el juez Rowan Wilson cuestionó la idea de que el habeas corpus sólo se aplica a los seres humanos, argumentando que la orden judicial fue "vigorosamente utilizada para impugnar la detención de esclavos cuando, según la ley, eran considerados bienes muebles".

(Relacionado: Esto es lo que ocurre cuando los elefantes son abandonados a la soledad)

En un comunicado, el Proyecto de Derechos de los No Humanos aplaudió "las poderosas disensiones" como una "tremenda victoria" en la lucha por los derechos de los animales, pero el grupo lamentó el hecho de que Happy no será trasladada a un santuario. "Esto no es sólo una pérdida para Happy, cuya libertad estaba en juego en este caso y que permanece encarcelada en una exhibición del zoológico del Bronx. También es una pérdida para todos los que se preocupan por defender y fortalecer nuestros valores y principios de justicia más preciados (autonomía, libertad, igualdad y equidad) y por garantizar que nuestro sistema legal esté libre de razonamientos arbitrarios y que a nadie se le nieguen derechos básicos simplemente por ser quién es".

Los representantes del zoo del Bronx no han respondido a una solicitud de comentarios.

Steven Wise, fundador y presidente de NhRP, declaró el año pasado a National Geographic que Happy es una "elefanta deprimida", y añadió que "los elefantes están evolucionados para moverse; Happy simplemente se queda ahí". Sostiene que Happy debería ser enviada a un santuario acreditado para estar con otros elefantes en un entorno más grande y natural que su actual recinto de 4000 metros cuadrados, donde vive sola. Como criaturas sociales e inteligentes, los elefantes necesitan compañía, dice, y no "confinamiento solitario".

(Relacionado: Todavía no está claro por qué murieron más de 400 elefantes en Botsuana)

Happy ha vivido en el zoo del Bronx, acreditado por la Asociación de Zoos y Acuarios, durante más de 40 años. En un correo electrónico a los partidarios de NhRP en 2019, el director del zoológico James Breheny escribió: "Happy no está languideciendo. Está bastante contenta y es evaluada con frecuencia por las personas que mejor la conocen, incluidos los veterinarios que la han cuidado durante años, así como los cuidadores que interactúan con Happy durante horas todos los días."

El zoo también contesta que Happy no está sola porque vive junto a Patty, la otra elefanta del zoo, que está separada de ella por una valla. Tienen "contacto", dijo el zoo en un comunicado de 2020. Las dos elefantas pueden verse e incluso tocarse ocasionalmente desde sus recintos separados. Pero los intentos de alojarlas juntas no han tenido éxito. "Ninguno de los dos animales se sentía cómodo en compañía del otro, y ambos elefantes experimentaban niveles de estrés diferentes, aunque evidentes", escribió Breheny en 2019. Más tarde le dijo a un periodista que las dos eran "como hermanas que no quieren compartir la misma habitación".

Aunque hay un puñado de elefantes solitarios en Estados Unidos, el NhRP eligió representar a Happy en parte por su papel fundamental para ayudar a los científicos a entender la cognición de los elefantes. En 2005, se convirtió en la primera elefanta que superó la prueba del espejo para la inteligencia animal. Los investigadores marcaron una "X" blanca en la frente de Happy, y cuando se vio a sí misma en el espejo, tocó repetidamente la marca con su trompa, indicando que reconocía el reflejo en el espejo como ella misma, algo que muy pocas especies pueden hacer.

La National Geographic Society apoya a Wildlife Watch, nuestro proyecto de investigación periodística centrado en los delitos y la explotación de la fauna salvaje. Lee más historias de Wildlife Watch aquí, y envía consejos, comentarios e ideas de historias a NGP.WildlifeWatch@natgeo.com. Conoce la misión sin ánimo de lucro de la National Geographic Society en natgeo.com/impact.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Esto es lo que ocurre cuando los elefantes son abandonados a la soledad
Animales
Los elefantes de este zoo de carretera sufrieron durante años antes de morir, según nuevos documentos
Animales
Un lagarto poco conocido revela cómo los zoos pueden desempeñar un papel en el tráfico de animales de forma indirecta
Animales
Un año sin turismo: la crisis de los elefantes cautivos de Tailandia
Animales
10 buenas noticias para los animales salvajes en 2020

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved