¿Por qué hay cabras trepadoras de árboles en Marruecos?

¿Instinto o espectáculo? La sequía, la desesperación y el turismo se combinan para crear un cuadro sorprendente.

Por ERIKA HOBART
Publicado 7 jun 2022, 15:54 CEST
Algunos agricultores de Marruecos llevan años colocando cabras en los árboles para atraer a los turistas.

Algunos agricultores de Marruecos llevan años colocando cabras en los árboles para atraer a los turistas.

Fotografía de Alfredo Caliz, Panos Pictures

Es una mañana de viernes difícil para Jaouad Benaddi. Está intentando que sus cabras se suban a un árbol de argán y se instalen en sus nudosas y espinosas ramas. Ninguna de las 12 coopera.

Khalid, el hijo de Benaddi de 13 años, coge un saco de grano y se sube al árbol. Una de las cabras balbucea y empieza a seguirle. Khalid sube a las ramas más espaciadas sosteniendo una bolsa de grano para animarla a unirse a él. Se detiene el tiempo suficiente para que la cabra la alcance y coma un momento, y luego la agarra del cuello para tirar de ella hacia él. Ella se resiste y salta del árbol.

Khalid Benaddi, de 13 años, utiliza una bolsa de grano para hacer subir a una de las cabras de su familia a un árbol de argán.

Fotografía de Erika Hobart

A las cabras les gusta comer el fruto del argán, con su cáscara gruesa y su pulpa de olor dulce.

Fotografía de Erika Hobart

Chico y cabra repiten el proceso tres veces, hasta que Khalid consigue colocarla en una pequeña plataforma de madera, donde reajusta su pie y deja de moverse. Hace falta perseverancia para conseguir que el resto de las cabras cumplan. Algunas tienen que ser manipuladas como si fueran una carga en sus plataformas. Al final, una docena de cabras permanecen inestablemente quietas, expuestas como adornos vivos en la copa del argán.

Las cabras trepadoras de Marruecos han sido noticia en los últimos años. A menudo descrito como un fenómeno natural único en el país norteafricano, su escalada es hasta cierto punto instintiva: las cabras se sienten atraídas por los frutos de los arganes y, ágiles como son, trepan para alcanzar las pulposas golosinas.

Los defensores del bienestar de los animales y los ecologistas afirman que hacer que las cabras permanezcan en los árboles de argán durante horas es malo para los animales y para los árboles.

Fotografía de Wolfgang Kaehler, LightRocket, Getty Images

Mauro Belloni, un estudiante italiano que se detuvo ante el árbol de Benaddi, parece aturdido y desconcertado mientras contempla la escena. "Es increíble", dice. "Pensé que las cabras eran falsas cuando vi las fotos. Pero son reales, están posando".

Marruecos sufre la peor sequía de las últimas décadas, lo que dificulta cada vez más los cultivos en esta región occidental de Marakesh-Safi. A principios de la década de 2000, algunos empezaron a arbolar sus cabras para ganar propinas de los turistas. Esta fuente de ingresos se redujo tras la pandemia de coronavirus a principios de 2020. Pero después de que el bloqueo del país terminara a principios de este año, el negocio de exhibición de cabras se reanudó, y con él, las críticas de los defensores del bienestar animal como Liz Cabrera Holtz, gerente de la campaña de vida silvestre de World Animal Protection, una organización mundial sin fines de lucro con sede en el Reino Unido.

(Relacionado: ¿Qué es el Conflicto del Sáhara Occidental y qué papel juegan Marruecos y España?)

"Estos animales están siendo manipulados y explotados", dice. "No se mueven libremente. No tienen acceso a la comida, al agua, ni siquiera a la sombra. Ser obligados a permanecer en los árboles durante horas no es un comportamiento normal".

"Cabras voladoras"

Las cabras encaramadas a los árboles de Marruecos están "entrenadas para hacerlo como un espectáculo", dice el guía turístico de Marrakech Mohamed Elaamrani. "Pueden trepar a los árboles e incluso a las montañas, y son realmente buenas en ello. Algunos de mis clientes se refieren a ellas como cabras voladoras. Quieren verlas porque no hay nada parecido en ningún otro lugar del mundo". 

A veces, las cabras se suben a los árboles de argán por voluntad propia para comer sus frutos pulposos.

Fotografía de Fadel Senna, AFP, Getty Images

Nueve rebaños distintos, entre ellos el de Benaddi, pueden verse adornando los árboles a lo largo de la carretera de unos 100 kilómetros que va de la antigua Marrakech a Esauira, una ciudad luminosa y ventosa en la costa atlántica muy popular entre los turistas. Las cabras suelen estar de pie desde el final de la mañana hasta la media tarde, cuando el tráfico es más intenso entre las dos ciudades. También se pueden ver cabras en los árboles más al sur, cerca de Agadir, en la región de Souss-Massa.

"Son como setas: están por todas partes", dice Elaamrani.

El argán de Benaddi es el segundo en salir de Marrakech. Espera que cuando los conductores se detengan, dejen una generosa propina. "Algunos pagan 10 dirhams [aproximadamente un euro]", dice. Algunos incluso dan 10 dólares (unos 9,3 euros). "No es como vender patatas: no hay un precio fijo". Benaddi dice que el dinero es crucial para el cuidado de su mujer, sus cinco hijos y sus animales: dos ovejas y un burro, además de las cabras.

(Relacionado: Hay 3 millones de perros callejeros en Marruecos, y alguien está haciendo algo al respecto)

Dice que empezó a poner cabras en el árbol en 2019 después de que su cosecha de trigo fracasara. En aquel entonces, en un buen día, se detenían al menos 10 vehículos, y él se llevaba a casa casi 20 euros. Luego, durante el cierre de la pandemia, todas sus 13 cabras, excepto una, murieron de hambre. Desde febrero, cuando Marruecos volvió a abrir sus puertas, Benaddi ha adquirido un nuevo rebaño: la docena de animales que él y Khalid subieron al árbol aquel viernes por la mañana. Pero dice que ahora tiene suerte si tres coches se paran a mirar.

Benaddi afirma que tardará hasta seis meses en adiestrar a las cabras. "Son muy inteligentes, son como personas. Lo único que no pueden hacer es hablar", añade con una sonrisa. "Pero algunas son muy testarudas. Les gusta vagar por ahí". El adiestramiento consiste en atraer a las cabras al árbol con frutos de argán y granos y empujarlas a su sitio con un palo. Las crías de cabra suelen estar atadas al tronco de los árboles para facilitar que los turistas las cojan y se hagan fotos con ellas.

Mustapha Elaboubi, otro pastor en la carretera de Marrakech a Esauira, dice que no se molesta en entrenar a sus cabras. Él y sus ayudantes se limitan a subir a los animales al árbol. "Al principio intentan saltar, así que las levantamos y las devolvemos", dice Elaboubi. "Con el tiempo, aprenden que no tiene sentido intentarlo".

¿Las cabras se hacen daño alguna vez?

Elaamrani dice que los clientes que piden visitar a las cabras que trepan por los árboles a menudo encuentran que la experiencia no cumple sus expectativas. "Algunos se sienten incómodos. Se preocupan y preguntan cómo suben y bajan las cabras de los árboles. Quieren saber si se hacen daño".

(Relacionado: Más información sobre las cabras trepadoras de Marruecos)

Miloud Banaaddi abandonó la agricultura a causa de la grave sequía en la región de la costa atlántica del sur de Marruecos y está entrenando a sus ocho cabras para que se posen para recibir propinas de los turistas. "No hay trabajo", dice. "No hay otras soluciones".

Fotografía de Erika Hobart

Adnan El Aji, veterinario de Esauira, afirma que las cabras son resistentes y pueden hacer frente a factores de estrés como el calor y la escasez de agua. Pero obligarlas a permanecer en los árboles durante horas en los veranos marroquíes, cuando las temperaturas pueden alcanzar los 40 grados, puede provocarles estrés térmico y deshidratación. Y los animales pueden caerse de los árboles y resultar heridos. Recuerda una vez que un turista trajo una cabra que se había caído y necesitaba tratamiento por una pata rota. "El turista lo pagó", dice.

De vuelta al árbol de argán de Benaddi, cuando llega la hora de que sus cabras vuelvan a casa, 11 bajan con facilidad. Khalid se sube para persuadir a la más rezagada, una hembra, mientras su hermano mayor, Abdelmajid, le lanza pequeñas piedras y luego utiliza un palo para agitar la rama en la que está parada. La cabra se tambalea y se estrella contra el suelo, con una caída de unos 3 metros. Tras varios intentos, se pone en pie con dificultad y, mientras los demás se dirigen a su corral, ella se queda atrás, cojeando.

Aunque Marruecos es miembro de la Organización Mundial de Sanidad Animal (organismo responsable de evaluar la salud y el bienestar de los animales en todo el mundo), el país carece de leyes estrictas de protección de los animales, dice Cabrera Holtz.

En 2021, cuando la organización sin ánimo de lucro World Animal Protection clasificó a 50 países en función de sus leyes y compromisos políticos en relación con los animales, Marruecos fue uno de los únicos siete que recibieron un suspenso.

La organización evalúa el bienestar de los animales según cinco ámbitos: nutrición (acceso a la comida y al agua), entorno (comodidad), salud (ausencia de dolor y lesiones), comportamiento (libertad para expresar sus hábitos naturales) y estado mental (bienestar psicológico). Las cabras obligadas a trepar a los árboles para el placer de los turistas fueron maltratadas en los cinco aspectos, afirma Cabrera Holtz.

"Aunque la actividad pueda parecer benigna, se trata de crueldad animal", afirma. Los turistas, añade, "están sacando fotos de accesorios vivos. Lo que ocurre aquí no es natural. Es coercitivo, y cada vez que se introduce un elemento de coerción, no es relevante si sus cuerpos pueden mantenerse en pie sobre los árboles".

Asma Kamili, jefa de la División de Sanidad Animal de la Organización Mundial de Sanidad Animal de Marruecos, dice que no le consta que las cabras de la región de Esauira se suban a los árboles para ganar dinero del turismo. Dice que trepar a los árboles es "un comportamiento natural" de los animales y es bueno para los arganes porque si las cabras se comen los frutos y dispersan las semillas en sus heces, eso aumenta el número de árboles.

José Fedriani, ecologista del Centro de Investigación de la Desertificación, un instituto español dedicado al estudio de la degradación ambiental en tierras secas, está de acuerdo en que la dispersión de semillas es algo bueno. Pero dice que las cabras no se limitan a comer frutos, sino que devoran hojas y plántulas. El argán tarda de siete a 15 años en alcanzar la madurez y producir frutos, por lo que colocar varias cabras en una zona donde puedan destruir las plántulas (especialmente durante las sequías) impide en realidad el rejuvenecimiento del árbol.

Utilizar las cabras como reclamo aéreo es bueno "para atraer a los turistas", dice Fedriani, "pero no es nada bueno para los árboles".

A unos 800 metros del argán de Benaddi, Miloud Banaaddi (que también ha tenido que abandonar la agricultura y está entrenando a sus ocho nuevas cabras para que se posen en su almendro) rechaza cualquier idea de que lo que está haciendo sea cruel. "Las cabras sólo están en los árboles durante tres o cuatro horas seguidas", dice. "Imagínese si las tuviera dentro de la casa": estarían encerradas y pasarían hambre. "¿De dónde saldría el dinero para alimentarlas? No hay nada más que hacer. No hay trabajo. No hay otras soluciones. Ésta es la única".

"Es necesario que haya un sistema"

Se prevé que las condiciones de sequía en Marruecos se intensifiquen hasta mediados de siglo, según el Ministerio de Agricultura.

"Todo esto debería estar ya verde, pero se puede ver que está completamente seco", dice Benaddi, señalando el paisaje reseco que rodea al argán. "Antes no teníamos que gastar dinero en alimentar a las cabras: tenían comida por todas partes".

(Relacionado: Una sequía histórica se cierne sobre 20 millones de personas en el Cuerno de África)

Las cabras de Mustapha Elaboubi se sitúan sobre plataformas de madera en un árbol de argán en la carretera de Marrakech a Essaouira. "Son como setas: están por todas partes", dice Mohamed Elaamrani, un guía turístico de Marrakech, sobre las "cabras voladoras" de su país.

Fotografía de Erika Hobart

Dice que no tenía ningún interés en utilizar sus cabras como atracciones de carretera hasta que se hizo demasiado seco para cultivar trigo. "Estoy haciendo un trabajo, las cabras están haciendo un trabajo", dice. "El dinero que ganamos se utiliza para comprar comida para todos nosotros: mi familia y las cabras".

Daniel Bergin, director asociado de la consultora de sostenibilidad Globescan, ha estudiado el bienestar de los animales en Marruecos y se muestra comprensivo con Benaddi y otros ganaderos como él. "Evidentemente, no se le puede quitar a alguien su medio de vida", dice, refiriéndose a las peticiones de los defensores del bienestar animal de cerrar el negocio de las cabras en los árboles. "Tiene que haber un sistema. El Gobierno tiene que trabajar con la gente".

(Relacionado: Así es la dura supervivencia de la fauna local en Kenia durante la sequía)

Por ejemplo, el baile de los osos en la India, dice Bergin. Antiguamente, los oseznos eran cazados furtivamente en la naturaleza y entrenados para bailar en las calles para los turistas. En 2012, el Gobierno de la India condenó la práctica por considerarla cruel e hizo posible que los propietarios de osos aceptaran trabajos en santuarios para los animales.

"Al menos implicó a las personas que se habrían quedado sin un medio de vida y les permitió seguir trabajando al tiempo que mejoraba la vida de los animales", afirma Bergin.

Elaamrani, cuyo sustento depende de los grupos turísticos que dirige, dice que preferiría ver a las cabras vagando libremente y trepando en busca de fruta cuando lo deseen. Pero tras dos años de encierro por la pandemia, dice que no puede permitirse rechazar a sus clientes. "Están pagando dinero para ver algo", dice. "Pero intento explicar la situación de forma honesta. No es una cuestión en blanco y negro. Es difícil para las cabras, pero también para la gente que las cuida".

Benaddi dice que en un mundo ideal, la tierra volvería a ser verde. Volvería a cultivar y podría cuidar de su familia y sus cabras sin tener que estar todos los días al lado de la carretera esperando que la gente se pare a darle consejos.

"Esperamos lo mejor", dice. "Pero sólo Dios conoce el futuro".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Hay 3 millones de perros callejeros en Marruecos, y alguien está haciendo algo al respecto
Animales
Un año sin turismo: la crisis de los elefantes cautivos de Tailandia
Animales
Sudáfrica planea poner fin a la polémica industria de cría de leones en cautividad
Animales
Estos santuarios españoles dan un hogar a los animales de granja rescatados
Animales
En esta aldea tailandesa, la vida gira en torno a 300 elefantes cautivos

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved