¿Por qué los armadillos se están expandiendo tanto en Estados Unidos?

Los mamíferos acorazados, nativos del sur y el centro de Estados Unidos, han llegado hasta el norte de Virginia.

Por Carrie Arnold
Publicado 14 jun 2022, 12:46 CEST
Un armadillo de nueve bandas recorre la pequeña isla de San Simón en Georgia.

Un armadillo de nueve bandas recorre la pequeña isla de San Simón en Georgia. Los mamíferos comenzaron a aparecer en el estado en la década de 1980.

Fotografía de Pete Oxford, Minden Pictures

Cuando Nancy Moncrief empezó a trabajar como conservadora de mastozoología en el Museo de Historia Natural de Virginia, en Martinsville, en 1989, pensó que el número de especies que tenía a su cargo no cambiaría a lo largo de su carrera. Y durante dos décadas, su intuición estuvo en lo cierto.

Todo eso cambió en mayo de 2019, cuando recibió un correo electrónico de Mike Fies, un biólogo de vida silvestre en el Departamento de Recursos de Vida Silvestre de Virginia.

"Otro armadillo, esta vez muerto", decía el asunto. Los colegas de Fies habían encontrado evidencia de un armadillo dos meses antes, pero no habían podido atrapar al animal para su verificación.

Moncrief, que estudió en la Universidad Estatal de Luisiana, lo sabía todo sobre los armadillos de nueve bandas, que son nativos de América Central y del Sur, así como de partes de Estados Unidos, incluido Texas. Su respuesta exacta a Fies: "¿Qué [improperio] hacen en el condado de Russell?".

No hay una respuesta clara. Pero lo que sí es cierto es que los mamíferos, que pesan unos cinco kilos cada uno, se han desplazado constantemente hacia el noreste durante el último siglo, cruzando el río Grande en la década de 1850 y el río Misisipi durante la Gran Depresión. En la década de 1990, llegaron a Tennessee, luego a Carolina del Norte y ahora a Virginia.

"Fue una completa sorpresa", dice Moncrief, que publicó sus hallazgos sobre el primer armadillo confirmado de Virginia en 2021 en la revista Southeastern Naturalist. "Es simplemente como una ola de expansión hacia el norte".

Desde mayo de 2022, Moncrief ha recogido varios informes adicionales de armadillos en Virginia, aunque no puede decir con certeza cuán numerosas o extendidas está la especie (más estrechamente relacionada con los perezosos y los osos hormigueros) en el estado. Los funcionarios de los estados vecinos de Maryland y Virginia Occidental no han informado de avistamientos.

Sin embargo, varios estudios sugieren que los armadillos, que prefieren el clima cálido, podrían prosperar algún día tan al norte como Nueva Jersey y Pensilvania (unos 3000 km al noreste de la frontera con México), ayudados en parte por inviernos más cálidos. Las temperaturas en el noreste de Estados Unidos aumentaron alrededor de un grado centígrado entre 1895 y 2011, y podrían aumentar hasta cuatro grados para 2080.

"La gente siempre ha hecho estas predicciones de que no van a pasar de este punto, y siempre han seguido adelante", dice Colleen McDonough, ecóloga y experta en armadillos de la Universidad Estatal de Valdosta, en Georgia.

"Con temperaturas más cálidas que se encuentran más al norte, los armadillos podrían encontrarse en zonas que eran totalmente inesperadas hace 20 años".

Super autopistas de armadillos

James Taulman, ecólogo jubilado de la Universidad de Park, en Missouri, comenzó a estudiar la ampliación del área de distribución de los armadillos en la década de 1990. 

(Relacionado: El consumo de carne de armadillo aumenta el riesgo de contraer lepra)

Todavía no está claro si la propagación de este animal de aspecto inusual es parte de su expansión natural, del calentamiento de las temperaturas debido al cambio climático, o de ambas cosas, dice.

Pero no hay duda de que estos insectívoros excavadores no tienen problemas para adaptarse a nuevos hábitats.

"No hacen falta muchos armadillos para crear una población: sólo una hembra y su cría macho", dice Taulman.

"Si la zona es adecuada para ellos [suelo húmedo y rico en insectos e inviernos suaves] pueden ponerse manos a la obra".

Existen limitaciones a la propagación del animal, dice McDonough: por ejemplo, la especie no puede dispersarse mucho más al oeste de Texas porque la tierra es demasiado seca para mantener el gran número de insectos necesarios para su supervivencia.

También sospecha que la colonización de los armadillos en el noreste de Estados Unidos se verá limitada por las bajas temperaturas y otros factores desconocidos.

En Virginia, el lecho de roca arrugada, las densas maderas duras y los numerosos arroyos y riachuelos de los Apalaches parecen estar muy lejos del entorno árido y abierto que la mayoría de la gente imagina como hábitat de los armadillos.

De hecho, dice Moncrief, es perfecto: los animales prefieren viajar a lo largo de ríos y arroyos sombreados, donde la abundancia de comida, refugio y humedad crean lo que ella llama una superautopista para armadillos.

(Relacionada: Las ballenas jorobadas se enfrentan a un gran revés por el cambio climático)

En una reciente mañana de primavera, a las afueras de Abingdon, bajé mi coche al arcén de un camino rural serpenteante para observar de cerca una serie de agujeros de tierra poco profundos cerca de un pequeño arroyo, exactamente las señales que Moncrief y Fies me habían dicho que buscara en mi búsqueda de un armadillo.

Un repentino crujido de hojas me hizo girar la cabeza; a las 10 de la mañana, sabía que había pocas probabilidades de ver a la criatura nocturna. Efectivamente, la fuente del sonido era una ardilla gris común. A no ser que tengas un armadillo en tu jardín, suele ser difícil ver a estos tímidos animales del tamaño de un gato doméstico, que se camuflan bien en el suelo del bosque.

Tamaño de un Armadillo en comparación con un humano

"Plomizo cómico"

Los aztecas los llamaban tortugas-conejos. Los españoles los apodaron armadillos, por su coraza exterior. En el sur de Estados Unidos se les conoce como zarigüeyas de media concha y badenes de Texas.

Para Ruby Osborne, residente del condado de Buchanan (Virginia), en el extremo suroccidental del estado, eran simplemente una molestia que estaba desenterrando sus parterres.

Al principio, Osborne no conocía la identidad del visitante nocturno que dejaba su patio lleno de manchas de tierra. Después de varias semanas de frustración, a principios de 2019, Osborne finalmente divisó un posible culpable por su ventana trasera: un armadillo de pie sobre sus patas traseras, que Osborne calificó de "plomizo cómico". Su hija tomó una foto del armadillo escabulléndose y la envió al departamento de vida silvestre.

El descubrimiento fue enviado a Seth Thompson, un biólogo estatal de la fauna salvaje en la cercana Wise. Se mostró escéptico, hasta que vio las fotos.

"Nunca se me ocurrió que estos animales estuvieran aquí", dice.

Con el permiso de Osborne, colocó una trampa viva para atrapar al animal, sin éxito. Sólo varios meses después, cuando Fies encontró un armadillo matado por un perro, los biólogos pudieron confirmar que el animal vive en Virginia. Ese ejemplar, conservado en el Museo de Historia Natural de Virginia, en Martinsville, tiene un estatus especial como primer miembro de una especie descrita científicamente en el estado.

Nacidos para cavar

En una cálida mañana de mayo, fuera de su oficina, Moncrief abre una bolsa de plástico que contiene el esqueleto del armadillo de Virginia, un amasijo de huesos despojados por la colonia de escarabajos carnívoros de su laboratorio. Un tufillo a formaldehído llena el aire cuando saca el cráneo, la mandíbula, la pelvis y varios huesos de las patas y los deposita en un archivador metálico. En la parte superior del cráneo hay un pinchazo del tamaño de una uña, cortesía del canino que acabó con su vida.

Moncrief señala los pequeños dientes del armadillo, con forma de clavija, esculpidos por la selección natural para triturar una dieta constante de insectos, larvas y otros invertebrados.

La capacidad del armadillo para encontrar y comer una variedad tan amplia de alimentos es probablemente una de las principales razones por las que ha podido extenderse tan lejos y tan rápidamente, dice Moncrief. Su oficina está llena de figuritas de ardillas y números del cómic Squirrel Girl (Niña Ardilla), prueba de su primera pasión por la investigación.

Moncrief recoge el caparazón del armadillo, que está hecho de queratina y es sorprendentemente ligero. Cada pieza de la armadura del armadillo está bordeada de pelos diminutos y sensibles, más cortos que una pestaña, que ayudan al animal a orientarse en los túneles subterráneos. Su caparazón le protege de los depredadores, al igual que su piel curtida y su tendencia a saltar varios metros en el aire cuando se asusta. Esa estrategia puede funcionar contra los gatos monteses y los coyotes, pero es menos eficaz contra un vehículo, probablemente la principal causa de muerte del armadillo en Virginia, dice.

El hocico puntiagudo y las garras, añade, permiten a los mamíferos excavar profundamente en la tierra, una de las razones por las que los armadillos no son bienvenidos como vecinos.

"Estas madrigueras son esenciales para su supervivencia", dice Brett DiGregorio, ecologista de la Universidad de Arkansas. "Cuando se meten en estas profundas madrigueras, las temperaturas son estables y tienen un lugar seguro para dormir. No gastan mucha energía". 

(Relacionado: En esta ciudad boliviana, convierten los armadillos en matracas de carnaval)

Los armadillos pueden dormir en sus madrigueras hasta 16 horas al día, saliendo sólo en busca de comida o agua. No son especialmente sociables y generalmente sólo se reúnen para aparearse.

Las hembras crían una camada de cuatrillizos idénticos entre marzo y mayo. Los bebés permanecen con la madre hasta los tres o cuatro meses de edad, y luego salen en busca de un nuevo territorio. Entre los nueve y los 12 meses, los armadillos están listos para tener sus propias crías. DeGregorio sospecha que son estos intrépidos "dillos" más jóvenes los que lideran la carga hacia el norte.

En cuanto a cómo se desplazan físicamente de un lugar a otro, Taulman descubrió en un estudio de 1996 que los animales pueden hacer literalmente autostop en los vehículos, subiendo al chasis o colándose en el maletero.

¿Una ventaja para otras especies?

Desde la experiencia de Osborne, los ecologistas han recibido algunas quejas más sobre armadillos que escarban en los patios traseros, un fenómeno que probablemente continuará.

La reciente investigación de DeGregorio, publicada en la revista Ecology and Evolution, descubrió que los niveles de actividad de los armadillos en Arkansas están relacionados con la presencia de humanos. Los animales de las zonas con más gente eran más activos por la noche, mientras que los que vivían más lejos de los pueblos y ciudades eran más activos durante el día, lo que sugiere que los mamíferos son más adaptables de lo que se pensaba.

No existe una estrategia probada para lidiar con los armadillos de jardín, pero McDonough aconseja a los propietarios de viviendas que utilicen una trampa humanitaria para reubicar a los animales o que coloquen pieles y heces de perro cerca de las entradas de sus madrigueras para animarles a moverse.

Aunque se desconocen los efectos de los armadillos en sus ecosistemas no autóctonos, puede que no sean necesariamente perjudiciales. Como comedores de insectos, podrían engullir algunas plagas agrícolas, como los gusanos saltadores asiáticos invasores, dice DeGregorio. 

(Relacionado: El comercio legal de vida salvaje es lo que debería preocuparnos para evitar la próxima pandemia)

Aunque tienen mala fama por desenterrar los campos y jardines agrícolas, este comportamiento crea un valioso hábitat para otros animales. Un estudio de mayo de 2022 dirigido por DeGregorio en Arkansas documentó 19 especies de mamíferos y 40 de aves, entre otras criaturas, que utilizaron 35 madrigueras de armadillo.

"Otros animales que hacen esto, la tortuga del desierto, la tortuga gopher, los perros de la pradera, los adoramos como valiosos ingenieros del ecosistema", dice.

"Pero no le damos ese nivel de respeto al armadillo, y me gustaría que eso cambiara". A medida que la especie continúa su viaje hacia el norte, espera tener esa oportunidad.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Esta mariposa modifica sus rutas migratorias en busca de las mejores condiciones de supervivencia
Animales
Las mariposas monarca podrían estar mejor de lo que se pensaba, según un controvertido estudio
Animales
El funesto destino de cientos de beagles que Washington no evitó
Animales
Un murciélago diminuto para una inmensa migración de récord: 2400 kilómetros
Animales
¿Por qué el cambio climático está encogiendo aves en el Amazonas?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved