¿Con qué sueñan las arañas?

Las arañas saltadoras mueven rápidamente los ojos y se agitan durante el descanso, lo que sugiere que tienen sueños visuales, nunca antes observados en los arácnidos.

Por Elizabeth Anne Brown
Publicado 9 ago 2022, 10:40 CEST
Una araña saltadora (Evarcha arcuata) sobre flores. Estos arácnidos parecen experimentar sueños visuales, y tal vez ...

Una araña saltadora (Evarcha arcuata) sobre flores. Estos arácnidos parecen experimentar sueños visuales, y tal vez incluso pesadillas.

Fotografía de Stephen Dalton, Minden Pictures

Para Daniela Rößler, ecóloga de la Universidad de Constanza (Alemania), la investigación "sobre el terreno" suele significar un viaje a la remota Amazonia brasileña. Pero durante los confinamientos por coronavirus de 2020, lo mejor a lo que pudo acceder fue un parche de hierba matorral cerca de su casa en Tréveris (Alemania).

Rößler (pronunciado RUES-slur) quedó rápidamente encantada con las diminutas arañas saltadoras del campo. Al caer la noche, algunas arañas saltadoras, del tamaño de la uña de su dedo meñique, se retiraban a unas pequeñas bolsas de seda llamadas "retiros". Encontró otras inmóviles, colgando boca abajo de una sola hebra de seda con las patas cuidadosamente enroscadas, y ocasionalmente en movimiento.

"La forma en que se movían me hizo pensar en perros y gatos soñando", dice Rößler.

(Relacionado: Las arañas comen serpientes en todo el mundo, según revela un estudio sorprendente)

No pasó mucho tiempo antes de que Rößler instalara en su laboratorio una guardería de arañas bebé para observar sus movimientos nocturnos. Su nueva investigación, publicada el 8 de agosto en Proceedings of the National Academy of Science, revela que las arañas saltadoras experimentan un estado de sueño con movimientos oculares rápidos similares a los observados en los humanos que sueñan.

Las patas de una araña saltadora se retuercen y enroscan cuando descansan, como se ve aquí, durante un estado similar al sueño REM.

Fotografía de of Daniela C. Rößler

El llamado sueño REM, también caracterizado por la relajación muscular y los cambios en la actividad eléctrica del cerebro, se considera importante para la consolidación de la memoria y podría desempeñar un papel en el desarrollo de importantes habilidades de supervivencia. La confirmación del sueño REM en las arañas saltadoras podría alterar nuestra comprensión de cuándo y cómo evolucionó (hasta la fecha, el sueño REM sólo se ha identificado en animales con columna vertebral, como reptiles, aves, peces y la mayoría de los mamíferos).

"Es probable que la inteligencia de las arañas (y sus sueños) sean, en la mayoría de los casos, completamente diferentes de los nuestros", afirma Nate Morehouse, profesor asociado de la Universidad de Cincinnati (Estados Unidos) que estudia la visión y la toma de decisiones en las arañas saltadoras y que no participó en el estudio. "Estoy impaciente por descubrir lo que este nuevo estudio nos ha abierto para entenderlas, en sus propios términos".

(Relacionado: Por qué mucha gente tuvo sueños más raros y vívidos durante la pandemia de coronavirus)

El ojo de la araña 

No se puede realizar un escáner cerebral a una araña como a los seres humanos u otros animales más grandes, ni se les puede preguntar cómo duermen, pero en el caso de las arañas bebé, se puede ver dentro de sus cabezas. En sus primeros 10 días de vida, las arañas saltadoras, también llamadas salticidas, no han desarrollado el pigmento en el exoesqueleto que cubre sus diminutas cabezas, un espacio dedicado casi por completo a sus globos oculares.

Son básicamente "retinas andantes", dice Morehouse.  

Seis ojos más pequeños proporcionan una visión monocromática de 360 grados del mundo que es muy sensible al movimiento, mientras que los ojos principales (los "grandes, redondos y bonitos") proporcionan una visión de alta resolución similar a la de un gato doméstico en cuanto a agudeza, explica Morehouse. Aunque sus globos oculares son fijos y no pueden girar en las cuencas como los nuestros, las retinas en forma de bumerán se mueven alrededor de la parte posterior de los ojos principales, desplazando el campo de visión de la araña. 

En su laboratorio, Rößler trató de grabar a las arañas que dormitaban para conocer sus hábitos de sueño, utilizando una lupa y una cámara de visión nocturna. Se centró en los movimientos oculares y corporales de las arañas, que proporcionan pistas sobre lo que ocurre mientras descansan.

Pronto descubrió que experimentan periodos de movimiento rápido de la retina, que aumentan en duración y frecuencia a lo largo de la noche, con una duración de unos 77 segundos y aproximadamente cada 20 minutos. Durante estos periodos, similares a los de la fase REM, Rößler observó movimientos corporales descoordinados: sus abdómenes se agitaban y sus patas se enroscaban o desenroscaban.

Las hileras de las arañas, órganos situados en la punta del abdomen responsables de la creación de la seda, se volvían periódicamente "locas", dice Rößler. Al igual que los movimientos rítmicos de los pies de un cachorro dormido, las arañas parecían estar "practicando" uno de sus comportamientos de vigilia.

(Relacionado: Cómo los científicos encontraron a «Nemo», la nueva araña saltadora descubierta en Australia)

Aunque las arañas saltadoras no fabrican telas, "colocan constantemente pequeños anclajes de seda allá donde van", explica. "Nunca andan sin dejar un rastro de seda, así que en caso de que salten, siempre tienen una línea de respaldo, como una [cuerda] elástica".

Morehouse afirma que una de las principales teorías sobre el sueño REM es que permite a los animales perfeccionar habilidades esenciales para la supervivencia.

"De vez en cuando ocurren cosas que sólo puedo explicar con la teoría de que están teniendo una pesadilla", dice Rößler. Estarán tranquilamente colgados, con las patas bien enroscadas, cuando de repente "todas las patas se extienden al mismo tiempo, como ¡ah!".

También había periodos de movimiento coordinado cuando las arañas se detenían para estirarse, ajustar la línea de seda de la que colgaban o limpiarse. A juzgar por la falta de movimiento de la retina, parece que las arañas sólo se despertaban brevemente para ponerse cómodas antes de volver a su reposo.

¿Dormir, acaso soñar? 

Rößler subraya que aún hay que demostrar que este periodo de inactividad de las arañas puede considerarse técnicamente como sueño. Para ello, hay que comprobar varias cosas, como demostrar si las arañas son menos excitables, o menos reactivas a los estímulos, y que necesitan un "sueño de rebote" si se les priva de él.

Según sus observaciones en el exterior, "parece que realmente son capaces de distinguir lo que es una perturbación real" y lo que no, dice Rößler.

Si, por ejemplo, hay "vibraciones en la vegetación o en la seda, reaccionan inmediatamente", dice. Pero cuando hay viento, se balancean con la brisa "y no les importa".

Los científicos están seguros de que todos los animales duermen, aunque su aspecto puede variar mucho. Algunas aves y mamíferos marinos sólo duermen con la mitad de su cerebro a la vez, mientras que los animales que hibernan pueden dormir casi continuamente durante semanas o meses. Definir lo que es "soñar" es aún más difícil, pero los periodos de descanso tipo REM implican que los animales tienen sueños visuales.

Aprovechar la oportunidad de aprender  

Otros investigadores de las arañas saltadoras describen el estudio de Rößler como increíblemente emocionante.

"Fue una idea inteligente con métodos relativamente sencillos que dieron un resultado realmente profundo", dice Alex Winsor, candidato al doctorado en la Universidad de Massachusetts Amherst (Estados Unidos), que investiga la visión en las arañas saltadoras. Él y su asesora, Beth Jakob, que lleva décadas estudiando a las arañas saltadoras, dicen que están deseando ponerse en contacto con Rößler con ideas para estudios de seguimiento. 

(Relacionado: Las arañas «cara de ogro» pueden oír, pero no tienen oídos)

"Estamos interesados en saber si responden a los estímulos visuales" durante este estado de sueño, dice Jakob, ya que no tienen párpados. Winsor ya está desarrollando un sistema para monitorizar la actividad cerebral de las arañas saltadoras, lo que podría aportar aún más pruebas de que están soñando.

"Estoy utilizando un único electrodo de tungsteno, un cable muy fino" colocado fuera de la cabeza para detectar la actividad eléctrica, dice Winsor. El equipo también planea combinar esto con una configuración que el equipo utilizó previamente para monitorear los movimientos de la retina en las arañas que miran pequeños televisores.  

Las arañas saltadoras como la Evarcha arcuata, la especie que aparece en este estudio y que se encuentra en toda Eurasia, son los bichos raros de la clase de los arácnidos por ser tan visuales. Aunque las salticidas se acuestan (o quizás, se enroscan) al anochecer porque ya no pueden ver lo suficientemente bien para cazar, las arañas de otras familias son más bien "aficionados a las siestas" con pequeños periodos de inactividad a lo largo del día y la noche.

Las arañas que no saltan suelen tener una vista mucho más pobre y dependen en gran medida de la percepción del movimiento en su tela para percibir el mundo que les rodea, por lo que se necesitan más estudios para determinar cómo podría ser el sueño para ellas.

"Quizá sueñen [en] vibraciones", dice Rößler. 

Embajadores arácnidos     

Con casi 6000 especies de salticidas repartidas por todos los continentes, excepto la Antártida, es casi seguro que hay una araña saltadora en tu patio o en tu bloque.

Las salticidas son una "gran puerta de entrada" para aquellos que tengan miedo de las arañas, dice Rößler: tienen los expresivos ojos sobredimensionados de un personaje de dibujos animados, una enorme diversidad de patrones de color y elaboradas danzas de cortejo. Hay una próspera comunidad de aficionados a las arañas saltadoras en TikTok y YouTube, algunos de ellos ex aracnofóbicos.

Las salticidas pueden tomar decisiones estratégicas, pensar en el futuro, contar y, potencialmente, soñar. Morehouse dice que la gente suele sentirse desafiada y reconfortada al conocer las capacidades cognitivas de las arañas saltadoras: las hace menos extrañas, pero también más dignas de respeto o empatía.

"Si sueñan, ¿qué se puede hacer? No se puede aplastar a una araña que sueña", dice Rößler.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Esta araña "sociable" sudamericana baila en grupo para cazar
Animales
Las arañas comen serpientes en todo el mundo, según revela un estudio sorprendente
Animales
Las arañas pavo real emplean ilusiones ópticas para cortejar a las hembras. ¿Cómo lo hacen?
Animales
Por qué los maestros animales son tan extraordinarios
Animales
Estos suricatos se la juegan ante el ataque de una cobra del cabo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved