A las abejas también les gusta jugar a la pelota

No todo es alimentación y apareamiento: la vida de los insectos puede ser más rica y compleja de lo que se pensaba.

Por Sofia Quaglia
Publicado 28 oct 2022, 13:39 CEST
El Bombus terrestris, el abejorro de cola blanca o gran abejorro de tierra, es muy común ...

El Bombus terrestris, el abejorro de cola blanca o gran abejorro de tierra, es muy común en toda Europa y tiene unas capacidades cognitivas sorprendentemente amplias, incluida la capacidad de disfrute.

Fotografía de Alamy

A muchos animales les gusta jugar, a menudo sin otra razón aparente que la de divertirse. Los dueños de mascotas saben que esto es así en el caso de los gatos, los perros e incluso los roedores, y los científicos han observado lo mismo en algunos peces, ranas, lagartos y aves. ¿Pero qué pasa con los insectos? ¿Son sus mentes y sus vidas lo suficientemente ricas como para dejar espacio al juego?

Una nueva investigación publicada en la revista Animal Behaviour sugiere que los abejorros parecen disfrutar haciendo rodar pelotas de madera, sin ser entrenados ni recibir recompensas, presumiblemente sólo porque es divertido.

(Relacionado: ¿Por qué juegan los animales?)

"Demuestra que las abejas no son pequeños robots que sólo responden a los estímulos... y que realizan actividades que pueden ser placenteras", afirma el autor principal, Samadi Galpayage, investigador de la Universidad Queen Mary de Londres (Reino Unido).

Estos hallazgos se suman a la creciente evidencia de que las abejas son más complejas de lo que se pensaba. Si juegan únicamente para divertirse y disfrutar, eso también plantea importantes cuestiones sobre los sentimientos que experimentan y si pueden considerarse sintientes.

Disfrutando de la pelota

Los abejorros de cola búfala (Bombus terrestris audax) son una de las especies más comunes de abejorros en Europa, que se encuentran a menudo en parques y jardines y se utilizan para polinizar invernaderos. Sin embargo, estos insectos difusos y zumbadores son conocidos por la ciencia como diminutas criaturas sociales con capacidades cognitivas sorprendentemente amplias. En 2017, científicos de la Universidad Queen Mary de Londres llevaron a cabo una investigación que demostró que a las abejas también se les puede enseñar a jugar al fútbol, marcando un gol con pequeñas pelotas de madera a cambio de una recompensa.

(Relacionado: Los abejorros se extinguen en una época de «caos climático»)

Durante este proyecto, los becarios se dieron cuenta de que algunos de los abejorros que estaban al margen parecían disfrutar rodando alrededor de las bolas, sin ninguna razón o beneficio obvio. Para comprobar la hipótesis de que las abejas lo hacían por diversión, Galpayage llevó a cabo un par de experimentos. En uno de ellos, se colocaron 45 abejorros en una arena conectada a una zona de alimentación separada por un camino rodeado de 18 bolas de madera de colores. La ruta no estaba obstruida, pero las abejas podían desviarse de su carril e interactuar con las bolas de madera amarillas, moradas y lisas, durante tres horas cada día, durante 18 días. Las bolas estaban pegadas al suelo en un lado del camino y eran móviles en el otro.

Las abejas, etiquetadas según su edad y sexo, prefirieron la zona con bolas móviles. Y lo aprovecharon al máximo. En varias ocasiones, se les grabó haciendo rodar las bolas por el suelo de la arena con sus cuerpos. Algunas abejas lo hicieron una sola vez, otras hicieron rodar las bolas 44 veces en un solo día, y una lo hizo la friolera de 117 veces en el transcurso del estudio.

(Relacionado: ¿Qué pasaría si desaparecen las abejas?)

El hecho de que las abejas sigan volviendo a las bolas y haciéndolas rodar "sugiere que hay algo gratificante en ello", dice Galpayage, que señala que hay indicios de que se trata de un comportamiento de juego porque los datos recogidos coinciden con las tendencias encontradas en otras investigaciones sobre el tema. Las abejas macho parecen jugar con las bolas durante más tiempo que las hembras, un patrón encontrado en estudios similares de vertebrados en el juego. Las abejas juveniles, de menos de tres días de edad, también hicieron rodar las bolas más que las abejas de más de 10 días de edad. Esto también coincide con los hallazgos del resto del mundo animal.

"El hecho de que los individuos más jóvenes jueguen más podría estar relacionado con la preparación de los individuos para el mundo en el que se encuentran", afirma Elizabeth Franklin, ecóloga del comportamiento especializada en insectos sociales del Cornwall College de Newquay, que no participó en el estudio.

Las reglas del juego

Según los criterios científicos desarrollados en parte por Gordon Burghardt, investigador de etología de la Universidad de Tennessee (Estados Unidos), el juego debe ser voluntario, espontáneo o gratificante en sí mismo. El acto de "jugar" es un comportamiento que no tiene ninguna funcionalidad inmediatamente obvia, como obtener comida, encontrar refugio o aparearse.

Este trabajo incluye uno de los "mejores experimentos" sobre el juego de los animales, ya que se han comprobado cuidadosamente todas estas métricas, dice Burghardt, que no participó en este estudio.

Un abejorro de cola blanca alimentándose de lavanda. Estos insectos tienen una impresionante habilidad para manipular flores y en un experimento parecían disfrutar jugando con bolas de madera.

Fotografía de Lisa Geoghegan, Alamy

Por ejemplo, en este experimento, el hecho de hacer rodar las bolas nunca supuso el suministro de comida. Las abejas podían acceder fácilmente al néctar y al polen en una habitación separada sin tener que interactuar con las bolas. Las abejas nunca intentaron morder o extender su probóscide hacia las bolas en busca de una recompensa azucarada. Además, lo más importante es que volvieron a hacer rodar la bola un día más o dos días adicionales diferentes incluso después de forrajear (en la naturaleza, se puede observar que las abejas se alejan de las flores que ya no les dan una recompensa azucarada).

Las abejas no mostraron nunca sus genitales, lo que sugiere que no hubo intentos de apareamiento, y rodaron las bolas en todas las direcciones, lo que indica que no estaban tratando de desordenar su espacio vital, como hacen a veces.

"Creo que es asombroso cuando se ve la abejita con la bola", dice Burhardt, riendo. "Si vieras esto en otro animal, no tendrías problema en llamarlo juego".

Jugar por jugar

Burhardt cree que el juego es un complejo conjunto de comportamientos que ha evolucionado de forma independiente en muchos animales y que puede tener múltiples funciones para su desarrollo.

Las criaturas cuya vida requiere habilidades motoras afinadas para conseguir su comida son más propensas a jugar con objetos, según las investigaciones sobre primates no humanos, y los abejorros emplean algunos movimientos impresionantes para abrir las flores y extraer el néctar y el polen, mejorando con el tiempo.

(Relacionado: Estos chimpancés se curan sus heridas con insectos)

En este experimento concreto, los abejorros no mostraron ninguna mejora en sus habilidades de manejo de pelotas y, por ejemplo, no fueron más rápidos en el lanzamiento de pelotas, lo que sugiere que lo hacen sólo por diversión. Pero en futuras investigaciones se podría estudiar si los abejorros que hacen rodar las bolas con más frecuencia son más diestros en el manejo de las flores.

Sin embargo, los estudiosos siguen divididos en cuanto a si el "juego" como tal tiene beneficios adaptativos a largo plazo.

"Esa es la pregunta del millón, y no es por falta de intentos", dice Wolf-Dietmar Hütteroth, investigador de la Universidad de Leipzig (Alemania) que estudia el comportamiento de la mosca de la fruta y no participó en esta investigación. "¿Por qué lo hacen y cuál es el beneficio? ¿Cuál es el valor adaptativo del comportamiento?".

(Fotogalería: La belleza de las abejas)

Si la única razón del juego es el disfrute, esto significa que los científicos tienen que empezar a plantearse verdaderas preguntas sobre si los insectos tienen sentimientos y, por tanto, si son sintientes.

"Creo que las pruebas son bastante claras y sí, apuntan a un mundo mucho más rico de sentimientos, de capacidades, no sólo para sufrir sino también para disfrutar de las cosas", dice Lars Chittka, jefe del laboratorio de investigación de abejas de la Universidad Queen Mary y autor del libro The Mind of a Bee.

La investigación también ha demostrado que las moscas de la fruta se asustan y los cangrejos de río se ponen ansiosos, y que la investigación del juego podría ampliar el alcance de nuestra comprensión de la cognición de los insectos. De hecho, estos hallazgos se suman a investigaciones anteriores del laboratorio de Chittka que ya habían demostrado que los abejorros pueden experimentar algo así como emociones positivas y optimismo: Una golosina azucarada puede cambiar el estado emocional de las abejas de forma positiva, haciendo que persigan una recompensa más rápidamente, o que se recuperen a mayor velocidad de un susto.

"Es muy humilde, indica que nosotros, como humanos, somos sólo uno de los muchos seres que piensan y disfrutan del sufrimiento ahí fuera", dice Chittka.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Estos chimpancés se curan sus heridas con insectos
Animales
Algunos perros son genios, igual que los humanos
Animales
La majestuosa águila real
Animales
Este cerdo hace la colada y recoge sus juguetes
Animales
Los delfines salvajes tienen personalidad propia, como los humanos

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved