¿Por qué todos los bisontes americanos tienen algo de ADN bovino?

Al ayudar a salvar al mamífero nacional de Estados Unidos de la extinción hace tiempo, los ganaderos introdujeron genes del ganado en el búfalo.

Por Douglas Main
Publicado 13 oct 2022, 11:43 CEST
Bisontes pastando en la reserva india de los Pies Negros, en Montana. Se ha descubierto que ...

Bisontes pastando en la reserva india de los Pies Negros, en Montana. Se ha descubierto que todas las manadas de búfalos salvajes contienen algunos genes de ganado, una marca de su contacto con la humanidad.

Fotografía de Kiliii Yüyan, Nat Geo Image Collection

El bisonte llegó a contar con cientos de millones de ejemplares y se desplazaba en grandes manadas por toda Norteamérica. Pero después de que los europeos colonizaran y empezaran a desarrollar el continente, los recién llegados se dedicaron a matar en masa a estos peludos herbívoros. Su número disminuyó rápidamente y, en la década de 1870, el bisonte americano (también llamado búfalo) casi se había extinguido, reduciéndose a una población total de unos 500 ejemplares.

Pero el bisonte es un superviviente. Resistieron en una pequeña manada en el actual Parque Nacional de Yellowstone, así como en otra pequeña población en Canadá. Un puñado de ganaderos también mantuvo algunos con vida, la mayoría de los cuales también experimentaron con la cría de búfalos y ganado en un intento fallido de crear un mejor animal productor de carne.

(Relacionado: Donde habitan los búfalos, prosperan los ecosistemas en peligro de extinción)

Más de un siglo de dedicación a la conservación ha ayudado a estos animales a recuperarse enormemente, hasta alcanzar una población total de unos 500 000 ejemplares.

Pero, escondidas en su ADN, estas especies emblemáticas llevan las marcas de su enfrentamiento con la humanidad: un estudio reciente publicado en la revista Scientific Reports ha revelado que todos los bisontes americanos analizados tienen cantidades bajas pero significativas de ADN de ganado doméstico.

Los resultados han sorprendido a James Derr, coautor del estudio y biólogo de la Universidad A&M de Texas: "Estaba absolutamente en negación. Fue como recibir un puñetazo en la boca".

El resultado es perturbador, dice Derr, porque antes se pensaba que los bisontes de Yellowstone y algunas otras poblaciones estaban libres de genes de ganado. Pero también puede haber un lado positivo: algunas restricciones gubernamentales sobre la cría de bisontes (como impedir el flujo de genes en ciertas poblaciones, por miedo a arruinar la "pureza" genética del grupo) podrían ser innecesarias, añade.

"Esto abre oportunidades para gestionar [los rebaños] basándose en los mejores recursos disponibles", dice Derr.

Un bisonte en el Parque Nacional de Yellowstone. Un ejemplar del parque tenía un 0,24 por ciento de ADN bovino, lo que es relativamente bajo. En comparación, muchos humanos europeos y asiáticos tienen genomas con un 2 por ciento de neandertal o más.

Fotografía de Andy Coleman, Nat Geo Image Collection

Mark Kossler, vicepresidente de operaciones de ranchos de Turner Enterprises Inc. (que posee más de 50 000 bisontes criados para la producción de carne), está de acuerdo. 

"La industria del bisonte ha estado envuelta en un revuelo por la introgresión de los genes del ganado, a algunos no les preocupa y otros se obsesionan con la pureza de la genética de sus bisontes, ya sea para la producción o la conservación", dice por correo electrónico.

"Todo el mundo tendría que respirar hondo y relajarse, ya que [aparentemente] todos los bisontes contienen algunos genes de ganado". 

¿Ganaderos al rescate? 

El bisonte y el ganado doméstico se separaron de un ancestro común hace unos tres millones de años. Pero, al igual que muchos mamíferos emparentados, aún pueden cruzarse y producir híbridos fértiles. 

(Relacionado: Zorzales, ligres, osos grolares y otras rarezas: ¿cómo se producen los híbridos de animales?)

Investigaciones recientes han demostrado que las pruebas de hibridación en el pasado fueron mucho más comunes de lo que se pensaba. Los humanos, por ejemplo, tienen cantidades significativas de genes de neandertales y denisovanos, dos especies distintas de ancestros similares a los humanos. Muchos europeos y asiáticos tienen genomas con un 2 por ciento de neandertales, y algunos melanesios son genéticamente un 6 por ciento de denisovanos.

"Cada vez descubrimos más que muchas especies tienen evidencias de flujo genético en ellas recientemente o en un pasado lejano cuando había linajes separados", dice Oliver Ryder, director de genética de la conservación de la Alianza de Vida Silvestre del Zoológico de San Diego (Estados Unidos), que no participó en el trabajo. 

Aunque el hombre controló gran parte de la hibridación entre el bisonte y el ganado, es probable que una parte fuera accidental, o el resultado de que el ganado se escapara a la naturaleza y se reprodujera. En general, aunque la gran mayoría de las veces las dos especies se evitan mutuamente, no es inaudito que los bisontes machos se apareen con las hembras de ganado.

(Relacionado: Los bisontes han vuelto a América: así están dando visibilidad a las tribus indígenas)

De hecho, un puñado de ganaderos desempeñó un papel fundamental en la salvación del bisonte tras el intento de los colonos europeos de acabar con la especie, en parte para privar a los nativos americanos de su principal fuente de alimento. A finales del siglo XIX, Charles Goodnight de Texas, Fred Dupree de Montana, Charles Jones de Kansas y Walking Coyote de Montana (miembro de la tribu Pend d'Oreille) criaron rebaños de estos animales a partir de crías salvajes. Sin sus esfuerzos, la especie probablemente habría desaparecido.

Se sabe que todos estos ganaderos, excepto Walking Coyote, fomentaron cierto grado de hibridación con los domésticos (el rebaño de Coyote fue adquirido por otros ganaderos que mezclaron estos animales con bisontes que tenían un historial de mestizaje con el ganado).

En Yellowstone, donde la población de bisontes rondaba los 30 animales en 1900, los responsables de la fauna salvaje trajeron bisontes de rebaños privados de Texas y Montana para aumentar esa población. Aunque estos animales importados tenían un historial de hibridación con el ganado vacuno, se desconocía la cantidad de ADN vacuno que portaban, si es que tenían alguno.  

Genes coincidentes

Para el estudio, los investigadores secuenciaron los genomas completos de 19 bisontes modernos y ocho especímenes históricos de bisonte tomados de diversos lugares de Estados Unidos y Canadá, elegidos colectivamente para cubrir todos los linajes de bisonte conocidos. El profesor adjunto Brian Davis y el estudiante de doctorado Sam Stroupe, ambos coautores, utilizaron una herramienta sensible para comparar estos genomas completos de bisonte, centrándose en el ADN nuclear, con otros bisontes y ganado doméstico. Stroupe también revisó los registros históricos para saber qué bisontes procedían de qué poblaciones y dónde acabaron.

Los resultados revelaron la presencia de ADN de ganado en todas las muestras, aunque la cantidad era generalmente baja, representando entre el 0,5 y el 2,5 por ciento del ADN total. El bisonte de Yellowstone presentaba la fracción más pequeña; un individuo del parque sólo tenía un 0,24 por ciento de ADN bovino. 

El estudio también encontró ADN bovino en dos muestras históricas de bisonte de finales del siglo XIX que son anteriores a los experimentos de hibridación generalizados de principios del siglo XX, lo que sugiere que incluso debe haberse producido una cría anterior entre las dos especies, tal vez causada por el ganado que escapó del cautiverio.

Se desconoce el impacto de esta adición de ADN de ganado en los bisontes salvajes, pero es poco probable que desempeñe un papel importante, afirma Derr. Ya se sabía que algunos búfalos salvajes poseían ADN mitocondrial bovino (que se transmite de las madres a sus crías) y que puede tener efectos negativos sobre el crecimiento y el tamaño general, pero no se han encontrado esos genes en Yellowstone y Wind Cave ni en otras pocas poblaciones salvajes.

Ryder advierte que no se deben considerar los resultados en términos de pureza, que es, en última instancia, un concepto humano difícil de cuadrar con el complejo desarrollo de muchas especies. 

Davis está de acuerdo, señalando que la hibridación es un componente esencial de la evolución y desempeña un papel en el desarrollo de muchas especies: "Sólo dentro de los mamíferos, vemos hibridación reciente y en curso de forma repetida en poblaciones naturales de conejos, osos, numerosos roedores, gatos sudamericanos e incluso lobos norteamericanos". Además, dado que la población de bisontes se redujo a un número tan bajo, contar con genes externos procedentes del ganado podría impulsar la diversidad y la salud general de la especie.

Un bisonte americano en una colina de Yellowstone. Brian Davis, de la Universidad de Texas A&M, dice que muchos mamíferos tienen pruebas de hibridación en el pasado: "Si miramos más allá de los mamíferos, hacia las aves y los reptiles, el número de especies que se hibridan es enorme".

Rurik List, ecólogo de la Universidad Autónoma Metropolitana de México, que no participó en el trabajo, dice que los resultados son tristes. Pero, en cierto modo, no son tan importantes como el esfuerzo que se está realizando para restaurar los bisontes en el paisaje, donde tienen una serie de efectos beneficiosos, como ayudar a que los pastizales prosperen al impulsar en gran medida la promoción de la diversidad vegetal y animal. Incluso los bisontes con restos de genes de ganado hacen esto, y siguen funcionando ecológicamente como bisontes, lo cual es clave, dice.

Manteniendo la esperanza

El resultado de este estudio también intriga a los ganaderos que crían bisontes en toda Norteamérica. La mayor parte del medio millón de bisontes estadounidenses que viven en la actualidad son de propiedad privada para la producción de carne.

"Los productores de bisontes buscan una genética de bisonte diversificada, idealmente libre de ADN de ganado, para criar rebaños sanos, pero este estudio demuestra que, incluso con pequeñas cantidades de ADN de ganado, la especie sigue pareciendo y actuando como un búfalo", afirma Jim Matheson, director ejecutivo de la National Bison Association, una asociación sin ánimo de lucro de productores, procesadores y entusiastas del bisonte.

Los autores del estudio creen que es poco probable que queden bisontes libres de genes bovinos.

"No hay rebaños importantes que no tengan introgresión del ganado, aunque podría haber uno o dos o unos pocos individuos", dice Davis.

Kossler, el ganadero de Montana, mantiene la esperanza. Pero su filosofía es: "Deja de preocuparte por lo que no puedes cambiar, selecciona los mejores animales disponibles para el trabajo de conservación y ponte a ello", dice.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Zorzales, ligres, osos grolares y otras rarezas: ¿cómo se producen los híbridos de animales?
Animales
¿Y si la clave para tratar la diabetes está en los osos?
Animales
Descubiertas en cementerios tres nuevas especies de serpientes
Animales
El pasado legendario de estos míticos ponis de origen español podría ser real
Animales
Por qué la peste sigue siendo un problema en Estados Unidos

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved