Una petrolera canadiense suspende unas polémicas perforaciones en la naturaleza de Namibia

ReconAfrica ha suspendido por ahora las perforaciones en la cuenca del delta del Okavango, dejando tras de sí puestos de trabajo perdidos y problemas medioambientales.

La mayor población restante de elefantes africanos de sabana, en peligro de extinción, deambula por la región abarcada por las licencias de ReconAfrica, concedidas por los gobiernos de Namibia y Botsuana.

Fotografía de Cory Richards, Nat Geo Image Collection
Por Jeffrey Barbee, Laurel Neme
Publicado 28 jun 2023, 16:56 CEST

De pie en el puesto fronterizo entre Botsuana y Namibia, junto al cauce serpenteante del río Okavango, Max Muyemburuko se despidió con la mano. Como presidente de la organización comunitaria de conservación de la fauna salvaje Muduva Nyangana de Namibia, dijo que había venido a advertir a los líderes de la comunidad local de Botsuana sobre las actividades de la empresa canadiense de prospecciones petrolíferas Reconnaissance Energy Africa (ReconAfrica) en Namibia. En los últimos tres años ha criticado duramente a la empresa y al Gobierno namibio.

ReconAfrica tiene licencias para buscar petróleo en más de 34 187 kilómetros cuadrados en Namibia y Botsuana. Desde 2021, la empresa ha perforado tres pozos de prueba en el noreste de Namibia, en la cuenca del río Okavango, pero no ha presentado ninguna prueba pública de petróleo recuperable. ReconAfrica ha dicho que ahora planea explorar en el noroeste de Botsuana.

Fotografía de Cory Richards, Nat Geo Image Collection

La salida de ReconAfrica de Namibia

Las zonas de licencia de ReconAfrica se encuentran río arriba del delta del Okavango, declarado Patrimonio de la Humanidad, y dentro de la zona de conservación transfronteriza Kavango-Zambezi, ecológicamente sensible y rica en vida salvaje. Cinco países del sur de África crearon esta enorme región para proteger a los perros salvajes africanos, los rinocerontes negros y los elefantes de sabana (la mayor población que queda en el continente), entre otros muchos animales.

Ahora parece que la empresa ha abandonado Namibia, comunicando a algunos trabajadores locales que ya no son necesarios: "Dos de mis amigos trabajaban para ReconAfrica, pero en las dos últimas semanas les han dicho que se acabó el trabajo, al menos hasta 2024", declaró Muyemburuko a National Geographic el 9 de junio.

Pozo de prueba en el interior de la reserva Kapinga Kamwalye perforado por ReconAfrica

ReconAfrica perforó este pozo de prueba en el interior de la reserva Kapinga Kamwalye, en el noreste de Namibia, en 2021, sin haber obtenido antes todos los permisos necesarios.

Fotografía de Jeffrey Barbee, Nat Geo Image Collection

Al comienzo de su visita a Botsuana, Muyemburuko dijo que había recibido noticias de que su casa en la ciudad de Rundu (Namibia) había sido saqueada. Rompieron todas las cerraduras de las puertas y se llevaron cualquier cosa de valor, dijo, añadiendo que era el cuarto incidente de este tipo desde diciembre de 2022. "Estoy muy asustado e incluso estoy pensando en abandonar el lugar", dijo, antes de volver abruptamente a casa desde Botsuana para ocuparse de los daños. Y añadió: "No sabemos quién ha sido, pero esto podría estar relacionado con mi activismo en la región".

National Geographic ha detallado las operaciones de ReconAfrica en Namibia en nueve artículos anteriores. Varios expertos creen que ReconAfrica no ha evaluado plenamente los riesgos medioambientales. Según documentos oficiales y testimonios de testigos presenciales, la empresa tampoco ha revestido las fosas de residuos de petróleo con plástico para evitar la contaminación de las aguas subterráneas, y ha perforado repetidamente antes de obtener todos los permisos de uso del agua y del suelo exigidos por la ley. En la reserva de fauna salvaje de la comunidad de Kapinga Kamwalye, por ejemplo, ReconAfrica arrasó carreteras y perforó sin todos los permisos necesarios.

Leon Swanepoel es el gerente del hotel Ngandu, en Rundu, donde vive gran parte del personal extranjero de ReconAfrica desde mediados de 2021. Cuando el 12 de junio se le preguntó si creía que el personal se había marchado, respondió que un alto empleado de ReconAfrica le había dicho que se dirigían a nuevos trabajos de exploración petrolífera en Zimbabue. A la pregunta de si creía que el personal de la empresa había abandonado los campos de perforación de ReconAfrica en Namibia, Swanepoel respondió: "Sí, lo hicieron". Añadió que, aunque esperaba que ReconAfrica encontrara petróleo en Namibia, no entendía "por qué han tardado tanto en decidir si merece la pena perforar o no".

Janine Treader, de ReconAfrica, compartió el 8 de junio una declaración en nombre del equipo de relaciones con los medios de la empresa en la que respondía a las preguntas de National Geographic. En el escrito se decía que la empresa había suspendido las perforaciones en Namibia mientras se examinaban nuevos estudios aéreos y sísmicos. También decía que ReconAfrica sigue comprometida con la búsqueda de petróleo por "invitación de los Gobiernos de Namibia y Botsuana y espera con interés el futuro de nuestra exploración". El comunicado continuaba: "Tenemos previsto volver a perforar a finales de este año, cuando volveremos a necesitar más trabajadores locales y extranjeros."

La búsqueda de petróleo por ReconAfrica en Namibia, aguas arriba del delta del Okavango, rico en vida salvaje y declarado Patrimonio de la Humanidad, ha suscitado polémica en esta árida región. Los miembros de la comunidad local y los conservacionistas temen que los contaminantes tóxicos de las perforaciones contaminen las reservas de agua esenciales para miles de personas y animales en peligro de extinción.

Fotografía de Jason Edwards, Nat Geo Image Collection

ReconAfrica se enfrenta a demandas colectivas en Estados Unidos y Canadá y está a la espera de una decisión del Ministerio de Medio Ambiente, Bosques y Turismo de Namibia que determinará si se revoca el permiso de perforación de la empresa. Además, la presentación de ReconAfrica a las autoridades reguladoras de valores canadienses el 1 de marzo de 2023 señaló "la existencia de incertidumbres materiales que pueden arrojar dudas significativas" sobre si puede continuar como "empresa en funcionamiento". En otras palabras, en la fecha de esa presentación, la empresa señaló que sus ingresos no eran suficientes para financiar las operaciones en curso.

En un anuncio publicado el 15 de junio en el periódico namibio New Era, ReconAfrica afirmó que está analizando la información que ha recopilado hasta el momento y que "las actividades operativas sobre el terreno se reanudarán una vez que iniciemos nuestra próxima campaña de perforación".

El Ministerio de Medio Ambiente, Bosques y Turismo no respondió a las preguntas de National Geographic.

Mientras tanto, Muyemburuko (y muchos otros) que se oponen a las operaciones de ReconAfrica en esta reseca región (donde los contaminantes tóxicos de las perforaciones petrolíferas pueden suponer un peligro real para las escasas reservas de agua, tanto para la población como para la fauna salvaje) esperan que la empresa decida no reanudar los trabajos en Namibia. "Ya es hora de que se vayan", afirmó Muyemburuko.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved