Hallada una rara guardería de pulpos repleta de sorpresas

Se trata de la cuarta guardería de pulpos de aguas profundas conocida en el mundo, y puede albergar una especie nunca antes identificada.

Por Jessica Taylor Price
Publicado 10 jul 2023, 10:27 CEST
Pulpos madre

La expedición descubrió un número inusualmente elevado de pulpos madre cerca de los respiraderos hidrotermales.

Fotografía de Schmidt Ocean Institute

Desde un barco al oeste de Costa Rica, los miembros de la expedición Octopus Odyssey se apiñaban frente a las pantallas de televisión, observando en tiempo real cómo su vehículo teledirigido merodeaba por el fondo marino.

Entonces, uno de ellos lanzó la voz de alarma: "¡Hay un bebé, hay un bebé!", gritó.

El pequeño recién nacido, con el cuerpo de color rosa translúcido, extendió los ocho tentáculos y se impulsó hacia arriba.

"Fue un momento increíble", dijo Beth Orcutt, que dirigió el proyecto de investigación en el afloramiento Dorado del Océano Pacífico en junio con Jorge Cortés, de la Universidad de Costa Rica. "La sala de control de la misión se llenó de gente y ruido".

El equipo de investigación reacciona con emoción en la sala de control tras ver el primer pulpo de la expedición de junio.

Fotografía de Schmidt Ocean Institute

Había mucho que celebrar: el equipo de 18 personas acababa de descubrir el cuarto vivero de pulpos de aguas profundas conocido en el mundo, así como posiblemente una nueva especie. Las otras tres guarderías existen frente a Canadá, California y Costa Rica, a sólo 30 millas náuticas (unos 55 kilómetros) de Dorado.

"Encontrar un vivero es un acontecimiento importante para comprender dónde hay lugares únicos de biodiversidad en las aguas de Costa Rica que podrían merecer atención", dice Orcutt, científico investigador principal del Laboratorio Bigelow de Ciencias Oceánicas en Maine.

Sólido como una roca

Muchos pulpos son criaturas solitarias que adhieren sus huevos a superficies duras, luego empollan y protegen a sus crías en desarrollo de los depredadores. Según Jennifer Mather, experta en pulpos de la Universidad de Lethbridge (Canadá) que no participó en la expedición, las madres suelen soplar agua sobre los huevos para oxigenarlos y evitar que algas y hongos se apoderen de ellos.

Una vez que los huevos eclosionan, los juveniles se alejan nadando para empezar una nueva vida, y la madre suele morir, dice Mather.

Pero las cosas parecen un poco diferentes en el afloramiento Dorado, una zona rocosa a unos 3000 metros de profundidad. El ROV grabó muchos pulpos empollando hacinados en la misma zona, incluso más que en 2013, cuando Orcutt visitó el lugar por última vez.

"Lo primero que pudimos ver en nuestra primera inmersión fue que había incluso más pulpos en el mismo lugar. Eso nos entusiasmó", dice. "Es casi como una explosión demográfica".

¿A qué se debe esta reunión social? Los pulpos necesitan superficies duras para poner sus huevos, pero el océano profundo es sobre todo barro blando y viscoso, sin muchas rocas.

"Sólo son viveros por accidente", dice Mather.

"No me sorprende que se hayan descubierto cuatro de estas zonas, ya que los espacios rocosos en las profundidades deben escasear".

(Relacionado: ¿Por qué el proyecto de la primera granja de pulpos del mundo es tan polémico?)

¿Nuevas especies de las profundidades?

El Dorado alberga una colección de respiraderos hidrotermales que arrojan agua caliente y probablemente también atraen a las madres pulpo. Orcutt teoriza que este agua más caliente puede beneficiar a los huevos, así como posiblemente ayudar a las madres a empollar más rápidamente.

Estos animales son impresionantes por su capacidad para vivir en un entorno de alta presión, baja temperatura y oscuridad total, por no hablar de compartir su espacio con otros pulpos, dice.

Este pulpo no identificado, que se cree que es una nueva especie, fue visto a una profundidad de casi 3000 metros.

Fotografía de Schmidt Ocean Institute

Es probable que el equipo observara tres especies diferentes en el transcurso de la expedición de 19 días, y que una de ellas sea un posible nuevo miembro del género Muusoctopus. Orcutt afirma que se necesitarán más investigaciones, como la captura de un espécimen y el análisis de su ADN, para estar seguros.

A Mather no le sorprende que los pulpos puedan ser nuevos para la ciencia, teniendo en cuenta lo mucho que queda por aprender sobre ellos.

"Más del 99 por ciento de los mamíferos han sido descubiertos y bautizados, pero en el caso de los moluscos, incluidos los cefalópodos, ronda el 50 por ciento".

Los viveros no son todo lo que encontró el equipo.

El equipo de Octopus Odyssey visitó cinco montes submarinos inexplorados, montañas submarinas que también albergan respiraderos hidrotermales.

"Todos parecían diferentes en cuanto a las especies animales dominantes", explica Orcutt. Uno estaba cubierto de pepinos de mar, mientras que en otro había un montón de corales negros. El equipo también observó embriones de rayas, un tipo de pez emparentado con los tiburones, cerca de las fuentes hidrotermales.

Pero hay mucho más por encontrar. Orcutt calcula que, aunque se ha cartografiado alrededor del 30% del fondo marino, los humanos sólo han explorado cerca del 1%.

"Hay mucho ahí fuera que no hemos visto, que desconocemos en términos de biodiversidad. Hay que explorar más".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved