¿Son endogámicos los leones cautivos de Sudáfrica?

Un nuevo estudio genético cuestiona una creencia muy extendida sobre los miles de leones que viven en granjas de todo el país criados para el turismo, la caza de trofeos y su uso en medicina tradicional.

Durante años, los detractores de la industria sudafricana del león en cautividad han insistido en que los animales son consanguíneos. Las nuevas investigaciones indican que las cosas son más complicadas: aunque los animales estudiados no son consanguíneos, están "estrechamente emparentados", afirma el científico principal.

Fotografía de Nichole Sobecki, Nat Geo Image Collection
Por Rachel Fobar
Publicado 9 ago 2023, 10:16 CEST

Durante años, los críticos del sector han afirmado que los leones cautivos de Sudáfrica son endogámicos, pero un nuevo estudio demuestra que puede que no sea así.

Entre 8000 y 10 000 leones cautivos viven en unas 300 granjas de todo el país. La multimillonaria industria de la cría suministra cachorros para el turismo, leones para la caza de trofeos y huesos para la medicina tradicional. Numerosos informes han demostrado que los animales suelen vivir en condiciones inhumanas, por ejemplo, hacinados y con una alimentación y una atención veterinaria deficientes.

A los defensores de los animales también les preocupa que estos leones puedan ser consanguíneos como resultado de programas de cría mal gestionados e inexpertos. La endogamia puede provocar problemas de salud, como menor fertilidad, mayores tasas de mortalidad y anomalías potencialmente dolorosas.

Para investigar la cuestión, los investigadores compararon los genotipos de más de 780 leones de 31 instalaciones de cautividad distintas con los de leones salvajes sudafricanos y descubrieron que eran "comparables", según un nuevo estudio publicado en la revista Conservation Genetics. Sin embargo, los científicos descubrieron que muchos de los leones de distintas instalaciones estaban "estrechamente emparentados": algunos eran tan cercanos genéticamente como primos o incluso hermanos, afirma Susan Miller, autora principal del estudio. "Si siguen así, van a empezar (aunque sea por casualidad) a aparear animales muy emparentados".

El estudio también identificó signos de "deriva genética", un proceso natural en el que el ADN muta a lo largo de las generaciones. Esto es significativo porque los criadores de leones en cautividad a veces "justifican su existencia diciendo que están preservando la genética de las poblaciones salvajes", afirma Miller. Pero la nueva investigación sugiere que no es así.

En mayo de 2021, la ministra sudafricana de Silvicultura, Pesca y Medio Ambiente, Barbara Creecy, anunció que el Gobierno cerraría la industria de leones en cautividad del país, reconociendo que estaba dañando la imagen de Sudáfrica como destino turístico favorable a la conservación. Según la ministra, varios factores han influido en esta decisión, entre ellos la creciente oposición pública, los posibles vínculos entre el comercio legal e ilegal de huesos de león y una mejor comprensión del riesgo de que las enfermedades se desarrollen en las poblaciones cautivas y se propaguen a los animales salvajes o incluso a los humanos. Un equipo de trabajo ministerial está elaborando un plan de salida voluntario para las partes interesadas en la industria del león en cautividad.

El debate sobre esta industria ha estado polarizado, afirma Tina Hiller, bióloga conservacionista que realizó más de 50 entrevistas a criadores de leones, cazadores, veterinarios y otros para un informe de 2022. Ahora que la industria ha crecido, muchos granjeros dependen de estos animales para obtener ingresos, y algunos dicen que el Gobierno debería ofrecer compensaciones a los que intentan abandonar la industria.

"Por desgracia, los animales son los que están sufriendo las consecuencias", afirma Hiller.

Los datos utilizados en el nuevo estudio proceden de instalaciones que solicitaron pruebas genéticas independientes. Dado que la información de las instalaciones es confidencial, los investigadores no saben cuáles estaban implicadas, por lo que es imposible decir si los resultados del estudio son representativos del sector en su conjunto, afirma Miller. "Lo más probable es que las personas que cuidan bien de sus leones los hayan sometido a pruebas genéticas", afirma.

Algunos defensores del cautiverio de leones han argumentado que las poblaciones cautivas tienen valor de conservación porque podrían reintroducirse en la naturaleza si los leones sudafricanos disminuyen. Los críticos afirman que este plan es descabellado, ya que los leones nacidos en cautividad carecen probablemente de habilidades para la caza y la supervivencia. Además, si algunos leones cautivos son consanguíneos, la reintroducción de ejemplares podría ser perjudicial para la población salvaje.

Aunque los leones del estudio no son consanguíneos, afirma Miller, esta investigación no justifica el intento de reintroducirlos en la naturaleza. "El argumento se viene abajo porque los leones salvajes de Sudáfrica no están amenazados", afirma. De los 20 000 leones salvajes que se calcula que hay en todo el continente, Sudáfrica se considera un bastión con unos 3500 ejemplares. "No creo que Sudáfrica necesite una red de seguridad".

Liberar leones cautivos en la naturaleza conllevaría otros riesgos, afirma Neil D'Cruze, responsable mundial de investigación sobre fauna salvaje de la organización sin ánimo de lucro World Animal Protection. Los animales cautivos podrían introducir nuevas enfermedades en las poblaciones salvajes y, al estar tan habituados a los humanos, podrían atacar a las personas o al ganado.

"La realidad es que se reproducen con éxito en libertad, y la cruel cría en cautividad de miles de leones es una práctica que las sabanas sudafricanas no necesitan", afirma. "El siguiente paso más crucial que se puede dar de inmediato es, en primer lugar, dejar de criar más leones cautivos en Sudáfrica".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved