Este pequeño geco está desapareciendo: ¿es demasiado tarde para salvarlo?

Este reptil olvidado está obteniendo protección a nivel estatal en Florida (Estados Unidos), pero puede que no sea suficiente para salvar la especie.

Por Marlowe Starling
Publicado 17 jun 2024, 15:10 CEST
Geco de arrecife de Florida

El geco de arrecife de Florida, que vive en pequeños reductos de las hamacas tropicales de madera dura del sur de Florida, es el único geco autóctono del este de Estados Unidos.

Fotografía de J.D Willson

Bajo hojas secas y hojas de palmera, el geco de arrecife de Florida vive en una relativa oscuridad. Estos bichos de cinco centímetros tienen el cuerpo moteado de marrón, se confunden con el suelo del bosque y pueden desaparecer en un abrir y cerrar de ojos.

Pero para ser un reptil tan pequeño, este geco se enfrenta a grandes amenazas: en particular, el desarrollo urbano en uno de los estados de más rápido crecimiento de EE. UU. y el aumento del nivel del mar debido al cambio climático.

En mayo, la agencia de protección de la naturaleza de Florida decidió seguir adelante con sus planes de incluir al geco de arrecife en la lista de especies amenazadas. Tres años después de que la comunidad científica advirtiera de que su área de distribución histórica había disminuido, lo que queda corre un alto riesgo de quedar bajo el agua a finales de siglo.

Estos gecos ya han desaparecido por completo de nueve puntos, y su hábitat se ha reducido al 41% de su tamaño original en menos de un siglo, según investigaciones recientes. Al mismo tiempo, se prevé que la franja del sur de Florida en el océano Atlántico aumente entre 30 y 90 centímetros para 2080, según la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés).

"Lo que nos preocupa del geco de arrecife es la pérdida de poblaciones enteras", afirma Stephanie Clements, bióloga conservacionista de la Tropical Audubon Society que dirigió un estudio en 2021 en el que se describían los peligros para el geco de arrecife.

La subida del nivel del mar empezará a engullir partes del estado, lo que obligará a la gente a desplazarse tierra adentro. Pero los gecos no pueden seguirles.

"Si no puedes desplazarte más de 100 metros en 10 o 20 generaciones, no vas a poder escapar de problemas potenciales como la subida del nivel del mar", afirma Aaron Bauer, profesor de biología de la Universidad de Villanova (en Pensilvania, Estados Unidos) que revisó la propuesta de inclusión de Florida como experto externo.

Si el nivel del mar sube dos metros, los biólogos prevén que el 85% del hábitat del geco quedará bajo el agua.

Pero la historia no acaba ahí. Algunos científicos afirman que esta salamanquesa de arrecife podría no pertenecer en absoluto a Florida.

En un estado plagado de reptiles invasores, el geco de arrecife de Florida es una rareza: es el único geco nativo del este de Estados Unidos y vive en pequeñas zonas de tropical hardwood hammocks, un bosque tropical autóctono de Florida, del sur de Florida, un ecosistema que proporciona un refugio fresco y seco para esta y muchas otras especies.

En el Simpson Park de Miami, una reserva protegida de hammocks, vive una población entera de gecos de arrecife en los confines de sólo tres hectáreas, pero "no hay garantía de que sea viable a largo plazo", afirma el biólogo conservacionista Christopher Searcy, coautor del estudio de 2021 y director del Laboratorio Searcy de la Universidad de Miami.

"Por supuesto, las zonas costeras es donde los humanos más quieren desarrollarse, por lo que los tropical hardwood hammocks a lo largo de la costa están muy fragmentados", dice Searcy.

Además, este hábitat está justo en la trayectoria de los huracanes, cada vez más intensos debido al cambio climático.

Proteger del desarrollo otras partes del hábitat restante de los lagartos podría ayudar también a otras especies, dice Clements. La serpiente coronada de roca, por ejemplo, está amenazada en Florida y podría ser declarada en peligro de extinción a nivel federal.

Ambas son importantes depredadores en sus ecosistemas: las salamanquesas de arrecife se alimentan de insectos como escarabajos, abejas, avispas, hormigas, larvas de mariposas y polillas y gusanos, manteniendo en equilibrio el ecosistema del suelo forestal de los tropical hardwood hammocks.

(Relacionado: ¿Por qué se están muriendo los manatíes de Florida?)

¿Intruso local o no autóctono?

Aunque el geco de arrecife de Florida se considera nativo de Florida, algunos científicos no están seguros de que sea así.

El primer registro escrito de gecos de arrecife en Florida se remonta a 1858 en Cayo Hueso, un bullicioso puerto donde los gecos podrían haber viajado fácilmente en los cargamentos. Pero los primeros datos genéticos se remontan a Cayo Largo, una isla más septentrional donde el comercio no era tan común. Esto implicaría que las salamanquesas llegaron a Florida desde el Caribe por sus propios medios, si es que no estaban ya allí.

Las poblaciones de Florida se clasifican como la subespecie Sphaerodactylus notatus notatus, pero la especie está presente en todo el Caribe. En toda su área de distribución, el geco de arrecife no está tan amenazado.

"Sigo pensando que el jurado está deliberando", afirma Tony Gamble, herpetólogo de la Universidad Marquette de Wisconsin (EE. UU.) que estudia los gecos enanos (grupo al que pertenece el geco de arrecife de Florida) y su evolución.

Resolver la controversia exigiría comparar muestras genéticas del sur de Florida con las de Cuba o las Bahamas. "¿Se está preservando algo que forma parte del patrimonio autóctono de Florida? Hay que dar prioridad a las cosas que son nativas de Florida", afirma.

Por ahora, los funcionarios estatales coinciden en que la población de Florida es residente.

(Relacionado: Descubren en Florida una nueva especie de salamandra gigante)

Antes de que sea demasiado tarde

Ahora que Florida ha incluido al geco en la lista de especies amenazadas, los científicos del estado redactarán un plan de gestión para 2025 que describa con más detalle las protecciones del animal.

"Lo que va a ser fundamental para conservar la especie es pensar en el futuro y contar con un plan de recuperación sólido", afirma Elise Bennett, abogada del Centro para la Diversidad Biológica, una organización sin ánimo de lucro que defiende las especies amenazadas.

Parte de ello serán unos permisos de construcción más estrictos. En el ámbito estatal, los promotores pueden encontrar fácilmente lagunas para las llamadas especies crípticas, aquellas que son difíciles de encontrar porque viven bajo tierra o son escurridizas, dice Bennett.

Además, el proceso de catalogación dura años. "Aún hay que tomar decisiones", afirma Gamble. No tenemos mucho tiempo para que la gente lo resuelva todo".

Los bichos a microescala, como el geco de arrecife, también representan una gran laguna en la conservación, añade.

"Hay que conservar las pequeñas cosas, y se están viendo tan afectadas como la gran megafauna carismática", afirma Gamble.

"Por cada elefante o panda, hay docenas o cientos de estas pequeñas cosas que están en el mismo barco".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

más popular

    ver más

    más popular

      ver más
      loading

      Descubre Nat Geo

      • Animales
      • Medio ambiente
      • Historia
      • Ciencia
      • Viajes y aventuras
      • Fotografía
      • Espacio

      Sobre nosotros

      Suscripción

      • Revista NatGeo
      • Revista NatGeo Kids
      • Disney+

      Síguenos

      Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved