Animales

Lobo ibérico

Lunes, 10 September

Por Redacción - National Geographic

Esta historia forma parte de Photo Ark, de Joel Sartore, el mayor catálogo fotográfico de especies en peligro de extinción. No te pierdas la exposición fotográfica en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, del 5 de octubre al 5 de enero. Más información aquí.

NOMBRE COMÚN: Lobo ibérico
NOMBRE CIENTÍFICO: Canis lupus signatus
TIPO: Mamíferos
DIETA: Carnívoros
ESPERANZA DE VIDA EN LIBERTAD: 3-4 años
TAMAÑO: 130 a 180 cm de longitud
PESO: 35 a 50 kg
ESTADO EN LA LISTA ROJA DE LA UICN:  Amenazado

Sobre el lobo ibérico

El lobo ibérico es una subespecie del lobo gris (canis lupus), que es endémica de la Península Ibérica. Su nombre científico proviene de las manchas oscuras que luce en la parte anterior, la cola y la cruz. Aunque históricamente se distribuía por toda la Península, hoy en día mantiene poblaciones al norte del Duero, encontrándose su población del sur del Duero muy fragmentada.

El lobo es uno de los pocos grandes depredadores que existen en la Península. Se alimenta de las presas que caza, ya sean grandes herbívoros (jabalíes, corzos o ciervos) u otros mamíferos más pequeños (ovejas, conejos o ratones). En ocasiones puede competir por la carroña de animales que hayan muerto de forma natural, así como puede alimentarse también de restos de vertederos cercanos a poblaciones humanas o frutos silvestres.

Los lobos son animales sociales, viven en manadas formadas por individuos emparentados y tan solo la pareja dominante se reproduce. Así, controlan la estructura del grupo y su tamaño. Su época de cría comienza a finales del invierno o principios de primavera y la gestación dura de 61 a 63 días. El tamaño de las camadas es muy variable, pudiendo ser de 1 a 11 cachorros, que abren los ojos a los 10 o 15 días y alrededor del mes y medio comienzan a alimentarse de la carne regurgitada de otros miembros del grupo.

Este animal es clave en el equilibrio de los ecosistemas, pero este papel se ve amenazado siempre por la actividad humana. Hasta principios del siglo XX, esta especie poblaba la mayor parte de las tierras del sur de los Pirineos, pero desde entonces ha sufrido una gran persecución y se han modificado las condiciones que necesita para desarrollarse. Actualmente, las principales poblaciones se encuentran en Castilla y León, Galicia, Cantabria y Asturias. También existen poblaciones más reducidas en zonas de montaña​ de zonas cercanas como el País Vasco, La Rioja, Guadalajara y al norte de Portugal. En las zonas de montaña del norte de Andalucía también se encuentran algunas poblaciones, aunque aisladas por la Submeseta sur.

Gracias a los trabajos de protección, en el siglo XXI se han localizado poblaciones más al sur de lo habitual, en el Sistema Central y el Sistema Ibérico. Tras 60 años sin datos oficiales de su presencia al norte de Madrid, unos cachorros fueron grabados en 2013.

Después de estar al borde de la extinción en 1970, el lobo ibérico se encuentra hoy en día en expansión y abunda al noroeste de la Península, aunque las poblaciones de Sierra Leona no han tenido la misma suerte. A pesar de estar catalogado como especie casi amenazada y haber rozado la extinción, su caza está permitida en el norte de España.

Detectar su presencia es complicado para las personas que no son expertas, ya que tanto sus huellas como sus excrementos tienen un gran parecido a las de los perros de gran tamaño.

Seguir leyendo