¿Qué ocurre si contraes la COVID-19 y la gripe al mismo tiempo?

Dos expertos en enfermedades infecciosas explican por qué este año no debemos olvidarnos de la vacuna antigripal.

Wednesday, September 16, 2020,
Por Sarah Elizabeth Richards
Enbal Sabag administra la vacuna antigripal

Enbal Sabag, una enfermera de prácticas, lleva equipo de protección individual mientras administra la vacuna antigripal a Noel Janzen en la farmacia CVS y MinuteClinic el 3 de septiembre de 2020 en Key Biscayne, Florida. Los expertos sanitarios dicen que ponerse la vacuna contra la gripe este año es importante porque aún se desconocen los peligros de tener la COVID-19 y la gripe simultáneamente.

Fotografía de Joe Raedle, Getty Images

Es un rito otoñal familiar: las farmacias cuelgan carteles que dicen: «Vacuna antigripal disponible». Los proveedores sanitarios llenan nuestras bandejas de entrada del correo electrónico con recordatorios para que nos pongamos nuestra vacuna anual.

Este año es diferente. Nos enfrentamos a una doble pandemia de gripe estacional y COVID-19, y hay investigaciones que demuestran que es posible padecer ambas enfermedades respiratorias al mismo tiempo. Por desgracia, la historia demuestra que la gente no se ha tomado la gripe lo bastante en serio. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, en Estados Unidos solo un 45 por ciento de los adultos recibieron la vacuna antigripal el año pasado, aunque la versión estacional de la enfermedad es mortal y cada año ha matado a una media de 37 000 personas en la última década. Que ambas enfermedades se produzcan de forma simultánea amenaza con pasar factura a nuestros sistemas sanitarios y pone vidas en riesgo más que nunca. Por no mencionar la posibilidad real de que una cepa de gripe aviar que acecha en los mercados de aves de corral salte a los humanos y cause una pandemia solapada.

National Geographic ha pedido a dos expertos en enfermedades infecciosas que expliquen cuáles son los riesgos de esta amenaza doble y por qué todos deberíamos vacunarnos contra la gripe cuanto antes. Las siguientes entrevistas han sido editadas para hacerlas más concisas y claras.

Padecer la COVID-19 es mucho peor que tener la gripe. Entonces, ¿por qué las autoridades sanitarias están preocupadas por las vacunas antigripales?

Lisa Maragakis, directora de prevención de infecciones de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland:

Los síntomas de la gripe y la COVID-19 son tan similares que uno de los problemas a los que nos enfrentamos este año es dar diagnósticos correctos y rápidos. Aunque tengas síntomas leves, no intentes capear el virus solo y no asumas que la tos es la única pista de que tienes la COVID-19. Si tienes todalgia, fiebre, dolor de garganta o síntomas respiratorios, debes ponerte en contacto con tu médico para que te hagan una prueba de COVID-19. La lista de indicios del coronavirus se amplía continuamente y ahora incluye la pérdida del gusto o del olfato, náuseas, diarrea o incluso hinchazón y rojez en los dedos.

Es importante saber qué infección padeces. En caso de gripe, el médico puede recetarte medicación antiviral. Pero si tienes la COVID-19, el médico te ayudará a decidir si tienes que ir al hospital por síntomas graves, donde podrían recetarte esteroides u otros medicamentos experimentales. Además, tendrás que ponerte en cuarentena para evitar transmitírsela a los demás.

Puede que no creas que la gripe es para tanto si tienes un caso leve, te encuentras mal durante unos días y después los síntomas desaparecen. Pero pregúntale a alguien que acabe de recuperarse de neumonía viral provocada por la gripe y entenderás lo mala que puede ser. También puedes acabar en el hospital. No creo que la gente sea consciente de lo grave que puede ser.

¿Qué deberíamos esperar de la temporada de gripe en el hemisferio norte, teniendo en cuenta lo que ha ocurrido este año en el hemisferio sur?

Robert Webster, especialista en enfermedades infecciosas del St. Jude Children’s Research Hospital en Memphis, Tennessee:

Nadie puede predecir la gravedad de una temporada de gripe. Pero ha habido buenas noticias de países meridionales como Australia, Nueva Zelanda y Chile, donde la temporada de gripe está terminando. Los índices de gripe fueron sorprendentemente bajos. Esto se debe a que estos gobiernos pusieron en marcha estrategias tan eficaces para controlar el coronavirus —distanciamiento social, lavarse las manos y uso de mascarillas— que la gripe no tuvo la oportunidad de afianzarse. Por ejemplo, Melbourne, en Australia, vuelve a estar confinada.

Como los niños suelen ser los mayores propagadores de la gripe, esto quiere decir que los cierres de los colegios contribuirán a detener la transmisión. Que no te de una falsa sensación de confianza, aunque tengas cuidado y sigas las pautas sanitarias locales. Aunque seas un ser humano responsable, tienes que ponerte la vacuna antigripal porque podrías transmitir la enfermedad a una persona más vulnerable que podría morir.

Algunas personas creen que la vacuna antigripal no funciona muy bien y que no vale la pena. ¿Qué les diría?

Maragakis: La vacuna antigripal nunca es eficaz al 100 por 100, y la cantidad de protección que ofrece varía de un año al siguiente. Se produce con muchos meses de antelación y consta de cuatro cepas diferentes que se prevé que circularán durante la temporada de gripe.

La vacuna antigripal no es perfecta, pero es la mejor medida de prevención que tenemos y deberíamos aprovecharla. Aunque contraigas la gripe después de vacunarte, es más probable que tengas un caso menos grave y te recuperes antes.

¿Dónde puede uno vacunarse de forma segura? ¿Vale la pena correr el riesgo si eres una persona vulnerable a la COVID-19?

Maragakis: La vacuna antigripal está disponible en clínicas, farmacias y supermercados [en Estados Unidos], así que la gente cuenta con varias opciones para ponérsela. Si te preocupa tener que estar en una fila con mucha gente porque no quieres exponerte a la COVID-19, llama a tu prestador de asistencia sanitaria o a una farmacia local para pedir cita. Muchos centros médicos han tomado medidas de seguridad, como el uso obligatorio de mascarilla y el distanciamiento físico o limpian más a menudo. Pese al mito de que las vacunas pueden hacer que enfermes, una vacuna antigripal no te provoca gripe aunque estés inmunodeprimido.

“Recomiendo que la gente se ponga la vacuna antigripal para finales de octubre.”

por LISA MARAGAKIS, FACULTAD DE MEDICINA DE LA UNIVERSIDAD JOHNS HOPKINS

¿Qué pasa si padeces la gripe y la COVID-19 al mismo tiempo? ¿Es peor contraer una antes que la otra?

Maragakis: Sabemos que puedes padecer dos enfermedades virales a la vez y es más difícil que el sistema inmunitario se defienda de ambas al mismo tiempo. Corres el riesgo de sufrir daños pulmonares graves, una enfermedad más prolongada, peores complicaciones e incluso de morir.

Aún no sabemos si contraer la COVID-19 o la gripe aumenta las probabilidades de que padezcas la otra enfermedad. Pero no cabe duda de que eres más vulnerable, porque las infecciones virales dañan el tejido de las vías respiratorias, así que te costará más defenderte de otras infecciones. Tener los pulmones inflamados [algo que pueden provocar ambas enfermedades] también ofrece a las bacterias la oportunidad de abrirse paso hasta ahí.

¿Por qué debería la gente ponerse la vacuna antigripal cuanto antes?

Maragakis: Recomiendo que la gente se ponga la vacuna antigripal para finales de octubre. Desde que te administran la vacuna hasta que desarrollas inmunidad pueden pasar de 10 a 14 días, así que recibirla pronto te aporta la mejor protección antes de que llegue el punto álgido de la temporada de gripe. Cuanto más esperes, más posibilidades habrá de que contraigas la gripe.

¿Crees que la vacuna antigripal universal será una realidad algún día?

Webster: Ese es mi sueño. La ventaja de una vacuna universal es que funcionaría contra varias cepas de la gripe, así que los pacientes no tendrían que ponerse un vacuna nueva cada año. También eliminaría la necesidad de que los investigadores traten de adivinar qué cepa circulará cada año y ofrecería una protección más completa, sobre todo frente a amenazas emergentes.

La ciencia promete y creo que estamos a solo cinco años de que sea una realidad. De hecho, hay varias candidatas a vacuna universal en ensayos en fase tres ahora mismo. Producen anticuerpos eficaces que atacan el tallo del virus de la gripe, que es el mismo en los 18 subtipos de gripe.

El virus de la gripe 101
El virus de la gripe es una pesadilla recurrente que mata a miles de personas cada año. Aquí te explicamos cómo el virus ataca a su huésped, por qué es casi imposible erradicarlo y qué hacen los científicos para combatirlo.

Este año ¿estamos más preparados para una nueva cepa de gripe pandémica?

Webster: Las pandemias no pueden predecirse y no hay modo de saber si una gripe aviar o porcina puede desarrollar la capacidad de transmitirse a los humanos. Es una combinación de mutaciones genéticas aleatorias y de la interacción del virus con el sistema inmunitario humano. Existen dos tipos de virus en los mercados de aves de corral de Asia ahora mismo que me preocupan por las posibilidades de que salten a los humanos.

Pero la COVID-19 nos ha obligado a incrementar la capacidad de fabricación de vacunas y a explorar nuevas formas de producir vacunas. Hay más de 150 empresas trabajando en una vacuna anti-COVID-19. Contar con esta infraestructura y con una cultura de pensamiento creativo nos beneficiará mucho, porque podremos aplicar las lecciones aprendidas en esta pandemia en la siguiente.

Habrá otro brote en el futuro, es inevitable. Pero estaremos más preparados. Ese hecho me da esperanzas.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.
Seguir leyendo