Esto es lo que le pasa a nuestro cuerpo con una reinfección de COVID-19

Con el aumento de las reinfecciones, los científicos advierten de que cada ataque aumenta el riesgo de sufrir resultados preocupantes, desde una COVID larga hasta una enfermedad cardíaca.

Por Amy McKeever
Publicado 1 ago 2022, 11:01 CEST
Un virólogo del Centro de Investigación Médica Aplicada del Hospital de San Vicente, en Sídney (Australia)

Un virólogo del Centro de Investigación Médica Aplicada del Hospital de San Vicente, en Sídney, ajusta su equipo de protección personal mientras investiga la variante Omicron, el 8 de diciembre de 2021. Las variantes Ómicron BA.4 y BA.5 siguen siendo una causa importante de reinfecciones.

Fotografía de Kate Geraghty, The Sydney Morning Herald, Getty Images

Ziyad Al-Aly se dio cuenta de que cada vez llegaban más pacientes a su clínica de Missouri (Estados Unidos) con lo que él describe como un aire de invencibilidad. Era marzo de 2022, y estos pacientes estaban vacunados y reforzados contra la COVID-19, y también se habían recuperado recientemente de una infección. En sus mentes, la inmunidad combinada les protegería de más daños.

"Empecé a pensar: ¿es esto realmente cierto?", dice Al-Aly, jefe de investigación y desarrollo del Veterans Affairs St. Louis Healthcare System y epidemiólogo clínico de la Universidad de Washington en San Luis. Intrigado, recurrió a la base de datos de historiales médicos del centro para averiguarlo.

Desde entonces, el tiempo ha dejado claro que hay grietas en el escudo creado por la inmunidad natural y la inducida por la vacuna: las tasas de reinfección están aumentando con la aparición de la variante Ómicron, más infecciosa, y algunas personas incluso declaran su tercera o cuarta infección. Los estudios también han demostrado que las subvariantes Ómicron son más capaces de evadir la inmunidad previa. 

(Relacionado: Por qué las contagiosas nuevas variantes BA.4 y BA.5 de Ómicron están causando un repunte de brotes de COVID)

Pero aunque estos datos epidemiológicos demuestran que las reinfecciones de COVID-19 son posibles, ¿representan algún riesgo real para los pacientes como los que Al-Aly trata en su clínica?

"La respuesta es claramente afirmativa", afirma. En junio, Al-Aly publicó un estudio, que aún no ha sido revisado por expertos, en el que se analizaban los historiales médicos de más de 5,6 millones de veteranos militares y se mostraba que cada nueva infección aumentaba el riesgo de morir por casi cualquier causa. También aumentaba las probabilidades de otros resultados preocupantes para la salud, como trastornos cardíacos, sanguíneos y cerebrales, así como enfermedades como la diabetes, la fatiga crónica y la COVID larga.

Pero tanto él como otros expertos advierten que aún quedan muchos interrogantes. Todavía no entendemos por qué las reinfecciones se asociaron con un mayor riesgo de estos resultados de salud entre los veteranos, una población que no refleja el público en general porque es mayor, blanca y masculina. Tampoco está claro si las nuevas variantes de COVID-19 son más propensas a causar una enfermedad grave o cuánto tiempo tarda la inmunidad en desaparecer y dejarnos vulnerables a la reinfección.

"Cuando se suma todo eso, son muchas incógnitas, y eso es lo que lo hace tan complicado", dice Michael Osterholm, director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota (Estados Unidos). "Yo lo llamo un problema de cálculo de enfermedades infecciosas".

Esto es lo que los científicos saben hasta ahora y cómo intentan resolver esta compleja ecuación.

(Relacionado: ¿Cuánto tiempo permanece la COVID-19 en nuestro cuerpo?)

El espectro de daños de las reinfecciones

Los riesgos de reinfección varían según la enfermedad. En el caso de algunas, como el sarampión, la fiebre amarilla y la rubeola, no hay muchos motivos para preocuparse por una segunda infección, ya que un episodio de la enfermedad o una vacuna proporcionan una inmunidad duradera. Por lo general, esto evita que te vuelvas a infectar en primer lugar o provoca una infección tan leve que es poco probable que la notes.

Por otro lado, hay enfermedades en las que la inmunidad disminuye con el tiempo, dejando a la persona más susceptible de reinfecciones. La gravedad de esa reinfección depende de muchos factores, como las afecciones subyacentes, los cambios en la salud de la persona que puedan haber puesto a prueba su sistema inmunitario, el momento de la vacunación y los cambios en el propio virus.

Por ejemplo, la gripe. El virus de la gripe muta con tanta frecuencia que confunde al sistema inmunitario: cada nueva infección es como si se tratara de una gripe por primera vez. "Así que tu cuerpo no puede decir: 'Oh, te he visto antes, sé cómo enfrentarte a ti'", dice Al-Aly.

(Relacionado: Gripe: Por qué las vacunas siguen siendo imperfectas tras décadas de investigación)

Sin embargo, por regla general, las reinfecciones suelen ser más leves que una primera infección, dice Laith J. Abu-Raddad, epidemiólogo de enfermedades infecciosas de Weill Cornell Medicine-Qatar. "Tiene mucho sentido: el sistema inmunitario está preparado. Podemos tener síntomas, pero la respuesta es tan rápida que acaba controlando la replicación".

El dengue es una excepción. Provoca un raro fenómeno en el que la inmunidad de una infección anterior puede actuar en su contra creando anticuerpos que inadvertidamente ayudan al virus a invadir las células del huésped. No hay pruebas de que este sea el caso del SARS-CoV-2, y si fuera así, las hospitalizaciones probablemente se dispararían ahora mismo. Pero los científicos dicen que ha sido importante descartar esa posibilidad como uno de los caminos que podría tomar el virus.

Qué dicen las pruebas sobre las reinfecciones por COVID-19

Ahora está claro que tanto la inmunidad natural como la derivada de la vacuna contra la COVID-19 disminuyen con el tiempo. Pero la gravedad de esas reinfecciones ha sido objeto de un acalorado debate.

Cuando se publicó el informe de Al-Aly en junio, hubo una gran polémica en las redes sociales sobre el estudio, que parecía sugerir que las reinfecciones son más graves que una primera infección. Pero Al-Aly afirma que se trata de una interpretación errónea de sus conclusiones. Aunque la mayoría de las reinfecciones sean más leves, dice, deben tomarse en serio.

"La clave es que el riesgo no es cero", dice Al-Aly. Lo compara con las consecuencias de un incendio en una casa. "No puedes decirle a tu cónyuge: 'Ahora sé cómo apagar el fuego, así que volvamos a incendiar la casa'", dice. "Puede que tu sistema inmunitario sea capaz de enfrentarse a él. Pero, ¿sabes qué es todavía mejor? No tener una infección en primer lugar".

(Relacionado: Así es la vida de una paciente con COVID larga)

Abu-Raddad está de acuerdo. Su propia investigación, publicada en el New England Journal of Medicine a principios de este mes, muestra que las personas que han sido vacunadas y han tenido una infección previa tienen un 97% menos de probabilidades de contraer una reinfección grave, crítica o mortal. En otras palabras, el riesgo es "muy, muy pequeño". Sin embargo, dice, cada infección posterior aumenta el riesgo acumulado de una persona de sufrir daños por COVID-19.

Osterholm afirma que más estudios como el de Al-Aly ayudarían a comprender cómo las reinfecciones podrían agravar los daños de la COVID-19. Por ejemplo, dice, es posible que una infección pueda causar una inflamación a largo plazo en los vasos sanguíneos que podría conducir al desarrollo de coágulos de sangre que podrían conducir a un mayor riesgo de ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.

"Ese es un ejemplo de algo que tenemos que controlar mucho mejor", dice.

Qué dicen las pruebas sobre las reinfecciones y la COVID larga

También preocupa a los científicos la posibilidad de que cada nueva infección conlleve también el riesgo de desarrollar COVID larga, una misteriosa afección asociada a una abultada lista de síntomas dispares que puede durar de meses a años después de una infección inicial. Aunque la causa de la COVID larga sigue siendo desconocida, los científicos esperan saber si la inmunidad confiere alguna protección contra ella.

Hasta ahora, las pruebas son contradictorias. Un estudio de septiembre de 2021 publicado en The Lancet descubrió que las personas que habían recibido dos dosis de las vacunas contra la COVID-19 tenían la mitad de probabilidades de desarrollar los síntomas de COVID larga que las personas no vacunadas, lo que sugiere que las vacunas protegen en cierta medida contra ella. Sin embargo, un estudio de mayo de 2022, del que también es autor Al-Aly y que se publica en Nature Medicine, sugiere que la vacunación sólo reduce el riesgo de desarrollar síntomas de COVID prolongado en un 15% aproximadamente.

(Relacionado: La COVID larga sigue siendo un misterio: seguimos la lucha de una paciente por conseguir un tratamiento)

Mientras tanto, el estudio más reciente de Al-Aly sugiere que la COVID larga es más frecuente en personas con múltiples infecciones que en aquellas que enfermaron sólo una vez. Abu-Raddad señala que eso no significa necesariamente que la segunda infección sea más grave que la primera, sino que cada nueva infección es una nueva oportunidad para que aparezca la COVID larga.

Sin embargo, los científicos tienen que saber qué causa la COVID larga antes de poder empezar a estudiar si las reinfecciones desempeñan un papel, dice Benjamin Krishna, investigador postdoctoral especializado en virología e inmunología de la Universidad de Cambridge (Reino Unido).

Algunos investigadores especulan con que la COVID prolongada está causada por partículas víricas que permanecen en el organismo mucho después de que haya terminado la fase aguda de la enfermedad. Otros sugieren que está causada por un trastorno autoinmune preexistente o quizá por un sistema inmunitario que no se restableció correctamente tras una enfermedad anterior. Krishna dice que le sorprendería que una segunda infección desempeñara un papel amplificador en la causa de la COVID prolongada. Más bien, cree que es más bien una tirada de dados.

"Cada vez que se tira, existe la posibilidad de que se produzca una enfermedad de fatiga crónica", dice.

Los grandes interrogantes sobre las reinfecciones

Los científicos necesitan más datos antes de poder sacar conclusiones sobre la gravedad de las reinfecciones de COVID-19. Al-Aly dice que su próximo paso es investigar si las variantes que están dominando ahora (BA.4 y BA.5) tienen más probabilidades de causar reinfecciones graves de COVID-19 que otras.

Aunque la base de datos de la Administración de Veteranos no es perfecta, sostiene que su gran tamaño supone una ventaja para desentrañar las numerosas variables en juego: con millones de historias clínicas archivadas, podrá analizar la reinfección en subgrupos de personas que sólo tenían, por ejemplo, la variante Delta frente a las variantes Ómicron. ¿Serán las BA.4 y BA.5 realmente evasivas a la vacuna? ¿Provocarán el mismo riesgo de COVID larga? "Son preguntas abiertas que todos estamos deseando conocer", afirma.

(Relacionado: ¿Por qué a algunas personas les duele el brazo después de vacunarse?)

A Abu-Raddad también le gustaría ver más estudios que examinen las características clínicas de las reinfecciones. Sin embargo, esto sería un proyecto enorme. Para determinar si las reinfecciones causan daños compuestos en el organismo, habría que realizar un examen exhaustivo de cada persona después de cada infección.

En definitiva, los científicos van a necesitar más tiempo. Aunque la pandemia pueda parecer larga, con dos años y medio hasta ahora, Krishna señala que sigue siendo un tiempo relativamente corto para estudiar cómo responden los anticuerpos a un virus. En un año y medio más, podríamos descubrir que las reinfecciones son mucho peores, o podríamos llegar a un punto en el que tengamos inmunidad de por vida.

Osterholm señala que podría surgir una variante o subvariante que estableciera una ecuación completamente nueva. "Cada vez que hemos intentado adivinar por dónde iba a evolucionar este virus, nos ha hecho dudar de nosotros mismos", advierte. Aun así, es optimista y cree que los científicos conseguirán controlarlo mejor.

Y, mientras tanto, los expertos dicen que hay muchas cosas que la gente puede hacer para protegerse de esta incertidumbre: vacunarse o reforzarse si se tiene derecho a ello y tomar otras precauciones sensatas, como llevar marcarilla y evitar situaciones con alto riesgo de exposición.

"Cada vez que nos exponemos a una reinfección, estamos jugando un juego muy peligroso", dice Abu-Raddad. "Puede que esa infección concreta acabe siendo la más grave".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
¿Deberíamos ponernos la segunda dosis de refuerzo contra la COVID-19?
Ciencia
¿Cuánto tiempo permanece la COVID-19 en nuestro cuerpo?
Ciencia
Verdades y mentiras de los tratamientos y medicamentos para curar la COVID-19
Ciencia
Cómo funcionan los antivirales que podrían frenar la pandemia
Ciencia
¿Cuáles son las alternativas a las vacunas para las personas inmunodeprimidas?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved