El secreto extraordinario de uno de los volcanes más solitarios de la Tierra

Un equipo de 'National Geographic' ha realizado la primera ascensión al remoto monte Michael, en busca de un lago de lava en el cráter del volcán.

Mt. Michael, volcán activo de las islas Sandwich del Sur, se eleva más de 900 metros sobre el Océano Atlántico meridional.

Fotografía de Renan Ozturk, National Geographic
Por Freddie Wilkinson
Publicado 28 feb 2023, 12:05 CET, Actualizado 6 mar 2023, 11:54 CET

Cuando Emma Nicholson se asomó al cráter de un remoto volcán del sur del Océano Atlántico, la vulcanóloga británica contempló una escena que ningún ser humano había visto antes. Las paredes del cráter caían abruptamente hacia el suelo, donde, oculto a la vista, yacía un lago de lava fundida, uno de los fenómenos más raros de la naturaleza.

Nicholson se encontraba cerca del borde del cráter, en la cima del monte Michael, un estratovolcán activo situado a unos 1000 kilómetros al norte de la Antártida, mientras un dron transmitía imágenes de un lago de lava situado muy por debajo a la pantalla portátil que tenía delante.

"De repente, pudimos ver un pequeño lago de lava en lo más profundo del cráter", recuerda Nicholson. "Desde luego, no era el lago de lava que uno evocaría de forma natural... pero era inequívocamente lava cercana a la superficie, alimentando la pluma de gas que estábamos midiendo".

Vista aérea del campamento base en la isla de Saunder.

Un momento de respiro revela la tenue posición del campamento base en la isla de Saunder. Mantener la falange de paredes de nieve y las tiendas bien sujetas requería horas de trabajo diario.

Fotografía de Renan Ozturk, National Geographic

Nicholson codirigió el pasado noviembre una expedición de la National Geographic Society que ascendió por primera vez al monte Michael para confirmar la presencia de lava fundida en el suelo del cráter. Esta travesía, junto con una serie de experimentos de campo, contribuirá al avance del creciente cuerpo de investigación sobre el comportamiento volcánico. Los científicos aún están tratando de entender cómo leer las señales y patrones de los volcanes. ¿Cuáles de ellas podrían ser precursoras de una erupción? ¿Pueden aplicarse las señales de un volcán a otros volcanes? Los lagos de lava, especialmente su actividad en el interior de los cráteres volcánicos, pueden contener algunas de esas respuestas.

(Relacionado: Katia Krafft: de profesión, exploradora de volcanes)

Claves del comportamiento volcánico

Los lagos de lava se cuentan entre las características geológicas más inusuales del planeta. Aunque hay unos 1500 volcanes activos en la Tierra, el monte Michael es sólo el octavo lago de lava descubierto. Algunos son calderas burbujeantes de magma fundido, como los volcanes que suelen aparecer en las películas. Otros son más transitorios, cambian de profundidad o se vacían por completo en función de las condiciones de presión del sistema.

Normalmente, tras una erupción, la lava expuesta a la atmósfera se enfría formando un tapón sólido de roca que atrapa en su interior el calor y los gases del volcán. Para que se forme un lago de lava, dice Nicholson, "el equilibrio entre el calor que sube desde el interior del sistema de ventilación del volcán debe estar perfectamente equilibrado con la velocidad de enfriamiento para mantener la lava en su estado fundido."

Izquierda: Arriba:

La guía de montaña Carla Pérez observa desde la proa del Australis cómo las olas rompen a su alrededor. Viajando contra los vientos dominantes, el viaje de ida y vuelta de 1931 kilómetros desde la isla Saunders duró casi dos semanas.

Derecha: Abajo:

El Australis, un motovelero con casco de acero de 22 metros de eslora, apoyó a la expedición durante todo el mes que duró la aventura.

fotografías de Renan Ozturk, National Geographic

"En realidad, son sólo una fase de lo que se denomina sistema de ventilación abierta", explica Nicholson, un tipo de volcán que permite que los gases del interior de la Tierra escapen a la atmósfera. Debido a esta filtración, se considera que son menos propensos a las erupciones explosivas que los sistemas de chimeneas cerradas, lo que supone una gran ayuda para los vulcanólogos, que pueden analizar la composición del gas que escapa para obtener pistas sobre lo que ocurre bajo la superficie.

El monte Michael, aislado en las islas Sandwich del Sur (territorio británico de ultramar), despertó el interés de los científicos a finales de la década de 1990, cuando una expedición antártica británica observó un extraño patrón en el penacho que emana regularmente del pico. "El penacho, inusualmente denso, resoplaba y resoplaba", explica John Smellie, geólogo británico. En 2001, propuso en un artículo académico la posibilidad de un lago de lava en el cráter del monte Michael. En 2019, un nuevo estudio con imágenes de satélite de mayor resolución confirmó esa posibilidad. Pero nadie había visto realmente el lago desde el monte Michael en la isla Saunders.

"Es difícil llegar a las islas Sandwich del Sur, es difícil desembarcar en ellas, es difícil trabajar", dice Smellie. "Hay que tener una buena razón para ir allí".

Mientras las ráfagas de viento sacuden su tienda, la vulcanóloga Emma Nicholson funde cuidadosamente cada muestra de nieve en agua y añade un agente químico para preservar su composición para su estudio en el laboratorio.

Fotografía de Renan Ozturk, National Geographic

Cruzando los 'Furiosos Cincuenta'

Las pocas horas que Nicholson y su equipo pasaron en el borde del cráter fueron la culminación de meses de planificación y semanas de viaje. Aunque sólo se encuentra a 843 metros sobre el nivel del mar, la modesta altitud del monte Michael desmiente su extraordinario aislamiento.

"Si estás en la isla Saunders", dice Nicholson, "los seres humanos más cercanos están en la Estación Espacial Internacional. Esa es la definición de remoto".

El equipo se embarcó el pasado noviembre en Stanley (Puerto Argentino), en las Islas Malvinas, a bordo del Australis, una embarcación de casco de acero de 22 metros con Ben Wallis al timón, para la agotadora travesía de 2037 kilómetros hasta la isla Saunders.

Llegar hasta allí, como dice Smellie, puede ser un mayor reto que escalar el pico glaciar. En el paralelo 57 sur, el monte Michael se sitúa directamente a sotavento del paso de Drake, justo en medio de las latitudes conocidas como los "Furious 50s", tristemente célebres entre los navegantes por sus vientos implacables y sus feroces tormentas.

"Ahora estoy mucho más traumatizado por la navegación que antes de partir", bromea Joao Lages, geoquímico y vulcanólogo de la expedición, después de soportar mareos casi constantes durante el trayecto a la isla.

La isla Saunders está lejos del alcance de las redes de apoyo aéreo existentes y sólo es accesible por barco. Eso significa que el tiempo de evacuación para cualquier emergencia médica sería de siete a 10 días, y eso con buen tiempo.

"Lo que hace diferentes a las islas Sandwich del Sur es que están fuera del cerco", dice Wallis. "No hay nadie que venga a ayudarte si tienes problemas".

Descarga de equipos en la playa de Saunders Island, hogar de una gran variedad de fauna marina, como pingüinos barbijo, elefantes marinos y albatros gigantes australes.

Fotografía de Renan Ozturk, National Geographic
Izquierda: Arriba:

El cráter de la cumbre del Mt. Michael. Aunque los científicos llevan mucho tiempo observándolo desde el espacio, la expedición de National Geographic fue la primera en visitarlo.

Derecha: Abajo:

El equipo se toma un rápido descanso a 91 metros de la cumbre durante el primer ascenso al monte Miguel. La combinación de humedad y viento provocó la rápida formación de escarcha, o trozos de hielo granulado, en la ropa y el equipo, y convirtió la hipotermia en un riesgo constante.

fotografías de Renan Ozturk, National Geographic

Una isla deshabitada, azotada por el viento y helada

La isla fue descubierta por el capitán Cook en 1775, pero nunca estuvo habitada. Los miembros de la expedición se cuentan entre los primeros humanos que han dormido allí. "Ha habido más gente en la Luna que pisando la isla Saunders", afirma Kieran Wood, ingeniero aeroespacial y uno de los pilotos de drones del equipo. Tras establecer un campamento base en la isla azotada por el viento, el equipo realizó dos ascensiones separadas al borde del cráter en el lapso de una semana para llevar a cabo el primer trabajo de campo en la cumbre.

A pesar de las condiciones extremas de la cumbre, que incluían vientos de entre 72 y 96 kilómetros por hora y un 90% de humedad en forma de una miserable y espesa niebla helada, el equipo pudo recoger muestras de gas, nieve y rocas y manejar drones, cámaras térmicas, un sistema de muestreo multigás y otros instrumentos.

"Había una ventana de una o dos horas en la que podíamos esperar vientos más suaves y mejor visibilidad", explica Nicholson. Pero para aprovechar al máximo esa ventana, el equipo partió con vientos huracanados. "El viento era implacable. Seguía lanzándonos partículas de ceniza y granizo a la cara. Apenas podíamos vernos la mano delante de la cara", explica Nicholson.

Volcanes 101

Nicholson considera que expediciones como ésta son un paso crucial hacia un mejor conocimiento globalizado de los volcanes. Varios volcanes de todo el mundo están "bien instrumentados", afirma, y sirven como laboratorios científicos. Incluso en su aislamiento, el Monte Miguel sirvió de laboratorio, aunque sólo fuera durante unos días. Uno de los objetivos de la expedición era aprovechar al máximo la capacidad de los satélites, y cree que el Monte Miguel llenó muchos vacíos.

"Ahora tenemos ese punto de anclaje en el tiempo y, a medida que nos llegan los datos de los satélites, ese punto de anclaje nos proporcionará el contexto para interpretar físicamente esos datos", afirma. "Proyectos como éste relacionan las observaciones espaciales con lo que podemos medir sobre el terreno, lo que podemos representar y visualizar".

Esto, a su vez, permitirá a los científicos interpretar mejor lo que ocurre en el lago de lava, de forma parecida a la lectura de un manómetro cuando la profundidad de la lava sube y baja. Y ése es sólo uno de los secretos que se desvelarán del Monte Miguel.

"Estar dentro del borde del cráter y ver lo escarpado que es, me dijo enseguida que ha tenido un pasado mucho más explosivo de lo que estábamos viendo en ese momento", dice Nicholson. "Este volcán es una fuerza a tener en cuenta".

Habrá más detalles sobre esta historia a lo largo de este año en el en Disney+ y en la Revista de National Geographic.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved