Necesitamos saber cómo funcionan de verdad las hormonas (y dejar de escuchar a 'influencers')

Lo bueno de las hormonas es que existen para mantener el cuerpo en equilibrio. Esto es lo que los expertos dicen que puedes hacer si te sientes desorientado.

Por Loren Cecil
Publicado 17 jul 2023, 13:09 CEST, Actualizado 25 ago 2023, 14:03 CEST
¿Se puede prevenir el acné con dieta?

Algunas personas influyentes de las redes sociales prometen a las mujeres que pueden eliminar el acné simplemente haciendo sutiles ajustes en su dieta para que sus hormonas vuelvan a estar equilibradas. Pero, según los expertos, no es tan sencillo.

Fotografía de Photogrpah By SeventyFour Images, Alamy Stock Photo

Las redes sociales están llenas de personas que les dicen a las mujeres que, si no se sienten bien, la respuesta puede ser que sus niveles hormonales están fuera de control y necesitan equilibrarse.

Algunos influencers prometen que comer una ensalada de zanahoria cruda equilibrará el exceso de estrógeno; otros dicen que esperar a tomar café hasta después de comer puede resolver desde menstruaciones dolorosas hasta la caída del cabello. Por desgracia, ninguno de estos remedios surtirá el efecto deseado y ninguno tiene base científica.

La ventaja de estos supuestos remedios caseros es que no requieren una visita al médico, lo que puede resultar atractivo para las mujeres que sientan que su médico no las escucha realmente.

Según los expertos, lo que estos entusiastas de las redes sociales no parecen entender es que las hormonas forman parte de un sistema diseñado para el equilibrio y que los trastornos hormonales graves requieren intervención médica.

Las hormonas se refieren a toda una categoría de proteínas que envían señales a todo el cuerpo, dice Marilyn Tan, endocrinóloga y profesora de Stanford Medicine en Estados Unidos. Se han identificado más de 50 hormonas diferentes en el cuerpo humano, la mayoría liberadas al torrente sanguíneo por glándulas como la tiroides, el páncreas, los ovarios, los testículos, las suprarrenales y la hipófisis.

Las hormonas tienen muchas funciones, como el crecimiento, el metabolismo, la reproducción y el estado de ánimo, pero su papel principal es coordinar el metabolismo de todos los sistemas orgánicos, explica Anne Cappola, catedrática de endocrinología, diabetes y metabolismo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos). Llevan mensajes de las glándulas a través del torrente sanguíneo a diversos órganos y tejidos para indicarles cómo deben funcionar. Esta compleja red de glándulas y órganos se conoce como sistema endocrino.

A veces, los cambios en las concentraciones hormonales provocan síntomas físicos. Las hormonas sexuales, en particular, fluctúan a medida que la mujer atraviesa las distintas fases de su ciclo vital, desde la pubertad hasta la menopausia. Durante esos cambios hormonales, las mujeres pueden experimentar una avalancha de síntomas, como cambios de humor, fluctuaciones de peso, cambios en la libido y sofocos.

Y hay trastornos endocrinos graves causados por el desequilibrio hormonal, como la diabetes, la enfermedad tiroidea (hipotiroidismo e hipertiroidismo) y el síndrome de ovario poliquístico (SOP), que puede ser el resultado de tener demasiados andrógenos en el cuerpo. Sin embargo, estas afecciones deben ser diagnosticadas por un médico.

Pero Cappola dice que las anormalidades endocrinas sutiles que se pueden curar con ligeros cambios en la dieta no son tan comunes como las redes sociales puede hacer creer.

(Relacionado: ¿Podemos tomar el control de las 7 hormonas que regulan nuestra hambre?)

Tus hormonas están diseñadas para estar equilibradas

Acné, fatiga y aumento de peso, son algunos de los síntomas más frecuentes que los TikTokers atribuyen a un desequilibrio hormonal. Los problemas digestivos y de sueño, los dolores corporales y la ansiedad también se suman a la mezcla de síntomas, todo lo cual se denomina colectivamente en Internet "fatiga suprarrenal" (que no deberíamos confundir con la insuficiencia suprarrenal, un trastorno médico en el que las glándulas suprarrenales no pueden producir suficiente cortisol).

Pero los expertos se muestran escépticos ante la posibilidad de que los desequilibrios hormonales sean la causa de estos síntomas.

"Realmente se necesita una carencia bastante grande para que tus glándulas suprarrenales no funcionen", dice Cappola. "Estas glándulas tienen mucha redundancia incorporada. Tienes dos glándulas suprarrenales. Necesitas menos de una para funcionar".

Lo mismo ocurre con la glándula tiroides. Cappola dice que sólo se necesita alrededor del 20 por ciento de una glándula tiroides normal para estar en pleno funcionamiento. "Por eso toda esta idea de la fatiga suprarrenal, simplemente no existe".

Aunque es posible que las hormonas desempeñen un papel en la causa de estos síntomas, también pueden ser causados por una multitud de cosas, incluyendo el sueño, el estrés, la dieta y los niveles de actividad. También puedes estar asumiendo erróneamente que hay un problema con tu nivel de energía perfectamente normal simplemente porque te estás comparando con otras personas con una energía aparentemente ilimitada.

En cuanto a la idea de si cambiar la dieta puede ayudar a mantener las hormonas en equilibrio, Cappola no ha visto ninguna prueba de ello y ni siquiera puede pensar en un mecanismo en el que una dieta podría ayudar. La belleza de las hormonas, dice, es que existen para lograr el equilibrio.

"Si algo falla en un sentido, lo compensan, se adaptan y lo regulan", explica. "Sólo están ahí para ayudar a normalizar cuando las cosas están apagadas por otra razón".

Por ejemplo, la hipófisis libera más hormona estimulante del tiroides (TSH) en la sangre si detecta que los niveles son demasiado bajos, y si esos niveles aumentan, libera menos TSH.

Otro ejemplo es la insulina, una hormona que libera el páncreas para procesar el azúcar y que el organismo pueda utilizarla como fuente de energía. Cuando hay demasiada glucosa en el torrente sanguíneo procedente de los alimentos ingeridos, la insulina le dice al cuerpo que almacene el exceso en el hígado y lo guarde para más adelante, hasta que los niveles de glucosa disminuyan. Básicamente, las hormonas se adaptan a lo que ocurre a su alrededor, no al revés.

(Relacionado: ¿Es posible curar los sofocos? Puede que estemos cada vez más cerca)

Si no te encuentras bien, acude al médico

Cappola sugiere hacer una lista de tus síntomas (sin consultar internet) y pensar qué otras cosas de tu vida podrían causarlos. Es posible que el estrés esté detrás de tu neblina cerebral, o que la dieta y los niveles de actividad estén contribuyendo a tus problemas de piel. Lleva esa lista a un médico de confianza.

Sin embargo, cree que merece la pena que el médico te haga un historial completo, te examine y te envíe algunas pruebas en función de tus síntomas. Los problemas de tiroides, por ejemplo, son los más comunes y fáciles de diagnosticar con un análisis de sangre. Pero si todo parece estar bien, puede que tengas que aceptar que quizá no haya una causa médica.

"Por supuesto, no me gustaría que a nadie se le escapara una enfermedad endocrina, pero tampoco quiero que a la gente se le diagnostique erróneamente una enfermedad endocrina", dice Cappola. "Tampoco quiero que tengan que reorganizar sus vidas porque piensen que el momento de tomar el café va a ser lo que ponga sus hormonas en línea".

No todos los consejos que los TikTokers exponen para equilibrar las hormonas, como una mejor higiene del sueño y una dieta equilibrada, son malos; simplemente son buenos consejos para la salud en general y no una cura mágica para los problemas hormonales.

"Creo que es excelente hacerlo junto con cualquier terapia recomendada por tu médico", dice Tan. "Pero si necesitas medicación recetada, los cambios en el estilo de vida no serían un sustituto suficiente".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved