¿Existe la vida extraterrestre? Todo lo que sabemos de los OVNIs tras décadas de informes del Gobierno de los EE.UU.

Misteriosos objetos voladores. Afirmaciones sobre naves extraterrestres estrelladas. Estados Unidos lleva décadas indagando en lo desconocido: esto es lo que han aprendido.

Por Joel Mathis
Publicado 7 jul 2023, 14:24 CEST
Encuentro en 2004 entre dos aviones de combate de la Armada y un objeto desconocido cerca ...

Esta imagen publicada por el Departamento de Defensa de EE.UU. muestra un encuentro en 2004 entre dos aviones de combate de la Armada y un objeto desconocido cerca de San Diego. Pero, ¿son los avistamientos de ovnis como éste una señal de vida extraterrestre, espías de una nación rival o simplemente un clima extraño?

Fotografía de DEPARTMENT OF DEFENSE, The New York Times, Redux

Algo extraño está pasando en el cielo, pero ¿qué?

Los objetos voladores no identificados (OVNIs) han vuelto a ser noticia después de que un informante afirmara que Estados Unidos había descubierto los restos de una nave extraterrestre estrellada.

El Pentágono desmintió la información, pero el Congreso siguió interesado y, en junio, el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes anunció que celebraría una audiencia sobre los OVNIs o, como los denomina el Gobierno estadounidense, los "Fenómenos Aéreos No Identificados" (FANI). "Además de las recientes denuncias de un informante", dijo un portavoz del comité, "siguen apareciendo informes sobre fenómenos anómalos no identificados".

Estos informes llevan apareciendo desde hace décadas. La era moderna de los avistamientos e investigaciones de OVNIs comenzó tras la Segunda Guerra Mundial con un repentino aumento de informes inexplicables.

Las autoridades estadounidenses no tenían en mente necesariamente un encuentro con extraterrestres en sus investigaciones. La Guerra Fría con la Unión Soviética estaba en sus primeros capítulos y a los dirigentes estadounidenses les preocupaba que estos OVNIs fueran realmente una amenaza de una potencia enemiga. Los extraterrestres nunca invadieron el planeta, aunque los avistamientos son constantes, al igual que las investigaciones al respecto.

¿Cómo seguir la pista a todo esto? He aquí una cronología de nuestra fascinación por los ovnis.

(Relacionado: OVNIs: ¿qué es ciencia y qué es leyenda?)

1947-1969: Proyecto Libro Azul

A lo largo de dos décadas, las Fuerzas Aéreas de EE. UU. catalogaron 12 618 avistamientos de OVNIs como parte de lo que hoy se conoce como Proyecto Libro Azul. Se trata de luces, objetos y lecturas de radar inexplicables comunicadas por pilotos militares y civiles, observadores meteorológicos, astrónomos y otras fuentes.

El proyecto llegó a su fin en 1969, después de que un estudio de la Universidad Colorado concluyera que no había pruebas de que los OVNIs procedieran de otros mundos, y que la mayoría de los avistamientos podían explicarse por fenómenos naturales, o incluso por engaños. "Nuestra conclusión general es que el estudio de los OVNIs en los últimos 21 años no ha aportado nada al conocimiento científico", declaró Edward U. Condon, director del estudio. Seguir investigando, dijo, "no está justificado".

Aun así, los rumores y avistamientos persistieron, a veces para disgusto de los investigadores originales. Las Fuerzas Aéreas anunciaron en una hoja informativa de 1985 que "no hay ni ha habido nunca visitantes extraterrestres ni equipos en la base Wright-Patterson de las Fuerzas Aéreas", donde tenía su sede la investigación.

(Relacionado: La intrahistora de la fórmula que podría probar que existen los extraterrestres)

1995: Un senador estadounidense se interesa

El informe de Condon no puso fin al interés por los ovnis. Los llamados "ufólogos" pasaron las siguientes décadas presentando solicitudes de registros abiertos a las agencias federales para descubrir qué se sabía sobre los avistamientos.

En 1995, el empresario Robert Bigelow convocó a un pequeño grupo en Las Vegas para debatir la posibilidad de vida extraterrestre: llamó al grupo Instituto Nacional para el Descubrimiento de la Ciencia. Entre los participantes había dos antiguos astronautas, Ed Mitchell y Harrison Schmitt, y un senador estadounidense en activo: Harry Reid, demócrata de Nevada.  

"Mucha gente dijo que arruinaría mi carrera", declaró Reid más tarde. Pero no fue así: con el tiempo, Reid se convertiría en una figura clave para impulsar la investigación del Gobierno estadounidense sobre los OVNIs.

(Relacionado: 7 sitios antiguos que algunos creen que fueron construidos por extraterrestres)

2004: Un encuentro frente a San Diego

En noviembre de 2004, dos pilotos de la Marina que participaban en una misión de entrenamiento recibieron la orden de interceptar una misteriosa nave. Vieron (y grabaron en vídeo) una inusual nave de forma ovalada, de unos 12 metros de largo, sobrevolando el océano Pacífico a unos 160 kilómetros de la costa oeste de Estados Unidos. Se alejó antes de que los pilotos pudieran acercarse. "No tengo ni idea de lo que vi", dijo uno de los pilotos, el comandante David Fravor. "No tenía plumas, alas ni rotores y superó a nuestros F-18".

2007: Una nueva investigación del Pentágono

Con el respaldo de Reid (ahora líder de la mayoría del Senado de EE.UU.) el Pentágono lanzó el Programa Avanzado de Identificación de Amenazas Aeroespaciales para investigar la última ronda de avistamientos.

"Lo que se consideraba ciencia ficción es ahora ciencia real", afirmó la agencia en documentos informativos. El programa estaba dirigido por un oficial de inteligencia militar, Luis Elizondo, y trabajaba mano a mano con una empresa de investigación aeroespacial dirigida por Bigelow.

2014: Una casi colisión en la costa este

En una serie de incidentes durante este tiempo, los pilotos de la Armada informaron (e hicieron grabaciones de vídeo) de una serie de encuentros con naves no identificadas cerca de Florida y Virginia que podían alcanzar grandes altitudes y velocidades hipersónicas. Un piloto informó de una casi colisión en 2014. Otro declaró posteriormente al programa de la televisión estadounidense 60 Minutes que las naves eran difíciles de explicar. "Tiene rotación, tiene grandes altitudes. Tiene propulsión, ¿verdad? No lo sé. No sé lo que es, francamente".

¿Una posibilidad? Nave de vigilancia de otro país.

2017: Saliendo a la luz pública

La mayor parte de estos incidentes e investigaciones no se hicieron públicos hasta diciembre de 2017, cuando el New York Times informó de la existencia del Programa Avanzado de Identificación de Amenazas Aeroespaciales del Pentágono. Aunque los funcionarios del Pentágono dijeron que el programa había terminado en 2012, Elizondo dijo al periódico que continuó su trabajo de manera informal con la cooperación de la Marina y la CIA hasta su renuncia en el otoño de 2017.

Eso provocó una nueva ola de interés en los ovnis entre el público, los medios de comunicación e incluso los científicos.

(Relacionado: Vida extraterrestre y cambio climático: ¿qué tienen en común?)

2020: Una llamada científica a la acción

En julio de 2020, Ravi Kopparapu y Jacob Haqq-Misra (un científico de la NASA y un astrobiólogo, respectivamente) escribieron en Scientific American que era hora de revisar las conclusiones del informe de Condon. "Tal vez algunos, o incluso la mayoría, de los sucesos UAP sean simplemente aviones militares clasificados, o extrañas formaciones meteorológicas, u otros fenómenos mundanos mal identificados", escribieron; "sin embargo, todavía hay una serie de casos verdaderamente desconcertantes que valdría la pena investigar".

En agosto de 2020, el Pentágono anunció el Grupo de Trabajo de Fenómenos Aéreos No Identificados para "mejorar su comprensión de la naturaleza y los orígenes" de los objetos no identificados y obtener más información al respecto.

2021: Informe del DNI

En abril de 2021, la Armada confirma la veracidad un vídeo de objetos no identificados "zumbando" sobre buque de guerra estadounidenses cerca de California. El incidente se añadiría a la lista de avistamientos bajo investigación.

En junio, la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (DNI) publicó su "evaluación preliminar" de los avistamientos de OVNIs entre 2004 y 2021. El informe sugería que los OVNIs (ahora conocidos como PAU) podrían clasificarse en cinco categorías: desorden aéreo, fenómenos atmosféricos naturales, programas de desarrollo aeroespacial públicos y privados, sistemas de adversarios extranjeros, "y un cajón de sastre de 'otros'". Según el informe, se necesitan más fondos y más informes.

En abril de 2022, el Pentágono anunció la creación de la Oficina de Resolución de Anomalías en Todos los Dominios para investigar objetos "que pudieran suponer una amenaza para la seguridad nacional".

En junio siguiente, la NASA anunció que estaba creando un programa de estudio independiente para cubrir el tema desde una perspectiva científica. "Identificaremos qué datos (procedentes de civiles, gobiernos, organizaciones sin ánimo de lucro, empresas) existen, qué más deberíamos intentar recopilar y cuál es la mejor forma de analizarlos", declaró David Spergel, jefe del equipo de estudio.

Y 2022 también trajo otro cambio de siglas: los "Fenómenos Aéreos No Identificados" pasan a llamarse oficialmente "Fenómenos Anómalos No Identificados".

2023: La verdad sigue ahí fuera

Sea lo que sea lo que está ocurriendo arriba, todavía no se ha explicado del todo. El DNI publicó un informe de seguimiento en junio de 2023, en el que se identificaban otros 510 avistamientos, de los cuales 171 seguían sin explicación. En esos casos, las naves no identificadas a menudo "parecen haber demostrado características de vuelo o capacidades de rendimiento inusuales", según el informe.

Y lo que es más explosivo, un ex funcionario de inteligencia llamado David Grusch presentó en junio un informe en el que denunciaba que el Gobierno de Estados Unidos poseía "vehículos intactos y parcialmente intactos" procedentes de lugares donde se habían estrellado ovnis. Según Grusch, las naves eran de origen "no humano". Pero también dijo que nunca había visto personalmente los objetos, invitando al escepticismo de los expertos externos.

"En la larga historia de afirmaciones sobre visitantes extraterrestres, lo que parece faltar siempre es este nivel de especificidad", declaró a BU Today Joshua Semeter, profesor de ingeniería eléctrica e informática de la Universidad de Boston (Estados Unidos) y miembro del equipo de la NASA que examina estos informes. Puede que falten pruebas, pero las preguntas, los avistamientos y las investigaciones continúan.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved