¿Por qué suele decirse que los desodorantes naturales son mejores?

Muchos antitranspirantes utilizan aluminio, que desempeña un papel importante a la hora de detener el sudor. Sin él, dicen los expertos, tu desodorante puede no ser tan eficaz.

Por Natalia Mesa
Publicado 7 sept 2023, 15:00 CEST
Sudor, olor, y desodorantes

Los desodorantes sólo impiden el olor, no el sudor, pero eso no significa que sean ineficaces. Algunas personas pueden encontrar desodorantes perfectamente adecuados para sus necesidades.

Fotografía de Sophie Chivet, Agence VU', Redux

Muchos desodorantes naturales afirman no contener ingredientes como aluminio, ftalatos y parabenos. Pero, ¿son estos productos "más seguros" y "ecológicos" realmente mejores para ti o para el planeta?

El olor corporal procede de las bacterias que residen en nuestra piel, que descomponen el sudor y producen olores penetrantes. Tanto los desodorantes como los antitranspirantes reducen ese olor. La diferencia es que los antitranspirantes impiden la sudoración, mientras que los desodorantes suelen contener productos que absorben el sudor, eliminan las bacterias o enmascaran los olores.

Según Pam Dalton, psicóloga cognitiva del Centro de Sentidos Químicos Monell en Filadelfia (Estados Unidos), el olor corporal es una parte perfectamente normal de nuestra fisiología, e incluso puede ser una forma de comunicarnos con otros seres humanos.

Puede cambiar en función de nuestro estado de ánimo, edad y estado de salud, así como de la cultura en la que vivimos: la mayoría de las culturas no consideran desagradable el olor corporal, afirma. "El mal olor corporal tiene una base cultural, en cuanto a lo que nos parece muy desagradable frente a lo agradable".

Estados Unidos es especialmente reacio al olor que producen las bacterias que habitan en la piel. En 2023, el mercado estadounidense de desodorantes tenía un valor de la friolera de 6000 millones de dólares, una cuarta parte del mercado mundial total.

Los antitranspirantes impiden que el sudor salga de las axilas, los pies o cualquier otro lugar donde se aplique, haciendo que la piel sea menos hospitalaria para las bacterias amantes del sudor y productoras de olores. Para ello se suele utilizar aluminio, que obstruye las glándulas productoras de sudor llamadas ecrinas y apocrinas, estas últimas concentradas en las partes pilosas del cuerpo.

Los desodorantes sólo atacan los olores, no la sudoración. Pueden contener otros ingredientes con propiedades antimicrobianas, como el bicarbonato sódico, que también puede ser eficaz para algunas personas.

¿Por qué preocupan estos ingredientes? ¿Hay algo de cierto en ello? Hemos hablado con varios expertos para averiguarlo.

Algunos desodorantes, como éste, utilizan sales de aluminio en lugar de aluminio. Los desodorantes sin aluminio son cada vez más populares, pero los antitranspirantes de aluminio son los únicos productos que enmascaran el olor sometidos a pruebas rigurosas por la FDA.

Fotografía de Arletta Cwalina, Alamy

¿Desodorante "natural" equivale a desodorante "seguro"?

Algunos desodorantes se etiquetan como "naturales", pero no existe una definición clara y estándar de lo que eso significa, dice la dermatóloga Nina Botto, de la Universidad de San Francisco (Estados Unidos).

"Natural" puede significar cualquier cosa, desde el uso exclusivo de ingredientes de origen vegetal hasta la ausencia de compuestos de aluminio que puedan absorberse a través de la piel.

En Estados Unidos, los antitranspirantes son los únicos productos para enmascarar el olor que requieren la aprobación de la Agencia del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés), lo que significa que, a diferencia de las sustancias químicas de los desodorantes, la FDA ha evaluado rigurosamente su seguridad y eficacia, afirma Joe Zagorski, toxicólogo del Centro de Investigación sobre Seguridad de los Ingredientes de la Universidad Estatal de Michigan (Estados Unidos). En España y en la Unión Europea los antitranspirantes se consideran productos cosméticos y tienen un reglamento especial en el que se vigila el uso de algunos ingredientes.

Como los antitranspirantes reducen tanto el sudor como el olor, es probable que sean los más eficaces para la mayoría de la gente, dice Botto. Aunque el aluminio de los antitranspirantes puede provocar un tipo de reacción alérgica denominada dermatitis de contacto en una pequeña minoría de personas con piel sensible, suele ser perfectamente inocuo para la mayoría de las axilas, añade.

El persistente rumor de que el aluminio de los antitranspirantes provoca cáncer de mama (iniciado por una cadena de correos electrónicos en la década de 1990) no está respaldado por pruebas científicas, y los científicos ahora descartan en gran medida la idea, afirma el oncólogo especializado en cáncer de mama Harold Burstein. Aunque hay pruebas de que una pequeña cantidad de aluminio se absorbe a través de la piel, no hay razón para alarmarse por la posibilidad de que los productos que contienen aluminio causen Alzheimer. Los científicos no han encontrado una relación clara entre el Alzheimer y el aluminio, añade.

Al no tener aluminio, los desodorantes no detienen la causa principal del olor corporal: el sudor. Por lo tanto, es menos probable que los desodorantes sean tan eficaces como los antitranspirantes, dice Dalton.

Pero "depende de la persona", añade Dalton. Algunas personas sudan más que otras, y no todas tienen las mismas bacterias productoras de olor en la piel. Eso significa que los desodorantes pueden ser una forma suficiente de bloquear el olor corporal en una persona, pero ineficaces para otra.

Los desodorantes pueden contener ingredientes como cristales de aluminio (que se cree que son demasiado grandes para ser absorbidos por las axilas), así como otras sales minerales, prebióticos, probióticos y fragancias naturales como aceites esenciales, explica Zagorski.

Los cristales de aluminio y otras sales minerales están pensados para prevenir el crecimiento bacteriano, mientras que los prebióticos y probióticos pretenden reducir las bacterias malolientes de la piel. Zagorski afirma que, aunque hay pruebas de que los cristales de aluminio funcionan bien, la eficacia de la mayoría de estos ingredientes no ha sido sometida a pruebas rigurosas.

(Relacionado: La industria de la belleza genera muchos residuos plásticos. ¿Puede cambiar?)

¿Son los desodorantes más seguros que los antitranspirantes?

Los desodorantes se componen de ingredientes generalmente reconocidos como seguros (GRAS) por la FDA. Aunque los fabricantes no tienen que demostrar que los desodorantes que fabrican funcionan, "todos los fabricantes de estos productos tienen la responsabilidad legal de demostrar que sus productos son seguros para el uso humano", afirma Zagorski.

Los desodorantes naturales a veces se promocionan como libres de otras sustancias químicas además del aluminio, como parabenos y ftalatos. Los parabenos suelen utilizarse como conservantes, y los ftalatos facilitan la dispersión de los desodorantes y antitranspirantes. Ambos son conocidos alteradores endocrinos, sustancias químicas que interfieren en la capacidad del organismo para fabricar hormonas (estos productos también están presentes en otros productos de cuidado personal, farmacéuticos e incluso en algunos alimentos).

Los alteradores endocrinos se han relacionado con cánceres en ratones de laboratorio, lo que hace temer que puedan causar efectos similares en los seres humanos. Zagorski afirma que las pruebas científicas demuestran que los desodorantes y antitranspirantes son seguros para el uso humano, y que estos productos existen en cantidades tan pequeñas que es más que probable que no causen daños.

Jeannette Graf, dermatóloga de la Escuela de Medicina Mount Sinai (Estados Unidos), está de acuerdo en que no hay motivo para preocuparse por los parabenos. Incluso, según la American Chemical Society [Sociedad Química Americana], es probable que no haya relación entre los parabenos de los productos de cuidado personal y el cáncer de mama.

Sin embargo, aunque la mayoría de los expertos afirman que el uso de desodorantes y antitranspirantes es seguro, no todos están de acuerdo. Brody, científico del Instituto Silent Spring, afirma que no hay pruebas suficientes para descartar los alteradores endocrinos como posible causa de cáncer de mama en las mujeres. Si bien es cierto que sólo pueden estar presentes en productos de belleza en pequeñas cantidades, el efecto acumulativo puede ser significativo, afirma Brody.

Para quienes quieran evitar estas sustancias químicas, puede resultar difícil, añade Brody, porque no todos los ingredientes figuran en la etiqueta. Silent Spring ha estado trabajando en aplicaciones que ayudan a los consumidores a desmitificar lo que contienen sus productos de cuidado personal, como Detox Me.

Pero Botto y Zagorski también afirman que el hecho de que un ingrediente sea de origen vegetal no significa que sea seguro. Zagorski también dice que algunos productos derivados de plantas son también conocidos disruptores endocrinos, aceite de lavanda y aceite de árbol de té son ejemplos notables.

Además, Botto dice que cada vez acude más gente a su consulta por problemas cutáneos causados por fragancias naturales, no sintéticas. Suele desaconsejar a sus pacientes las fragancias naturales y aconsejarles que las utilicen sin perfume.

(Relacionado: El olor corporal de las aves atrae a los depredadores)

Tener en cuenta el impacto ambiental

También podría haber una buena razón ambiental para mantenerse alejado de las fragancias. En 2018, Brian McDonald, investigador de la Agencia Meteorológica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés), y su laboratorio publicaron un estudio que muestra que en las principales ciudades de Estados Unidos, los desodorantes, junto con los champús y otras fragancias, contribuyen significativamente a la contaminación en forma de compuestos orgánicos volátiles (COV), al menos ahora que las emisiones de los vehículos han disminuido.

"Los productos de cuidado personal ponen fragancias del entorno natural", estas fragancias reaccionan con ciertos compuestos de la atmósfera. Eso "contribuye a la contaminación atmosférica", afirma McDonald.

La industria de los desodorantes también produce 6800 millones de kilogramos de plástico al año, lo que contribuye al problema mundial de los residuos plásticos.

Las personas concienciadas con el medio ambiente pueden optar por productos sin perfume y sin plástico. McDonald reconoce que "la gente usa productos de cuidado personal por una razón. La cuestión es si hay formas de formular productos que contaminen menos".

En última instancia, "la gente debe decidir con qué se siente cómoda", dice Graf. Dalton está de acuerdo. "La gente debe pensar en sus objetivos, mirar la lista de ingredientes y luego tomar una decisión que sea adecuada para ellos".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved