A la caza de meteoritos en Alemania

En Brandeburgo, cerca de Berlín, la capital alemana, han caído del cielo fragmentos de un asteroide. National Geographic documenta la extraordinaria búsqueda de los trozos de roca del espacio exterior.

Como en un thriller: parte del grupo de investigación del Museo de Historia Natural de Berlín, FU Berlín y el Centro Aeroespacial Alemán en busca de meteoritos en el Havelland de Brandeburgo.

Fotografía de Pia Henkel
Por INSA GERMEROTT
Publicado 6 feb 2024, 12:28 CET

Son las siete de la mañana de un miércoles. Berlín aún está oscuro, y llueve a cántaros cuando llega un mensaje de texto del profesor Lutz Hecht: "Estaremos cerca de Berge, al norte de Nauen, todo el día de hoy, si quieres acompañarnos".

Hecht es geoquímico y petrólogo del Instituto Leibniz para la Investigación de la Evolución y la Biodiversidad del Museum für Naturkunde Berlin (MfN) y profesor adjunto del Instituto de Ciencias Geológicas de la Freie Universität (FU) de Berlín. Desde hace tres décadas, este científico también se ocupa de la búsqueda de meteoritos. Desde la noche del 21 de enero, algunos fragmentos de gran valor procedentes del espacio yacen en algún lugar de Brandeburgo. Nadie conoce su ubicación exacta. Hecht y su equipo quieren encontrarlos. 

Nos permiten acompañar al equipo científico en su búsqueda el cuarto día. "Llevad ropa impermeable", dice Hecht por teléfono antes de colgar; "debería dejar de llover, pero se supone que habrá tormenta".

(Relacionado: Puede que ya sepamos dónde impactó el último gran meteorito que golpeó la Tierra)

Visita sorpresa del espacio exterior: la búsqueda de partículas espaciales

Cuando entró en la atmósfera terrestre a la 1:30 a.m. CET, el asteroide 2024 BX1, también conocido como Sar2736, apareció como un meteoro sobre el este de Alemania. El brillante destello de la bola de fuego pudo verse en el cielo nocturno hasta Leipzig y Praga (República Checa). Investigadores y astrónomos aficionados sospecharon que fragmentos del asteroide (conocidos como meteoritos) habían caído sobre la región de Havelland, en Brandeburgo, al noroeste de Berlín. 

El 24 de enero, Hecht ya llevaba tres días buscando estos fragmentos del espacio exterior, hasta ahora sin éxito. No estaba ni está solo: entre 14 y 20 científicos le acompañan en la búsqueda del meteorito, entre ellos colegas del MfN, estudiantes de la FU de Berlín, científicos del Centro Aeroespacial Alemán (DLR) e incluso un investigador venido desde Estados Unidos. 

El astrónomo holandés-estadounidense Peter Jenniskens, del Instituto SETI de San Francisco (EE. UU.), viajó hasta allí. Es un experto en el campo de la recuperación de meteoritos de asteroides que podían ser observados en el impacto, y está apoyando al equipo con su experiencia. Jenniskens ya ha participado en otras tres recuperaciones con éxito, la última en Francia en 2023. La búsqueda de hoy es especial para él, ya que los meteoritos de tamaño medio rara vez caen del cielo sobre masas de tierra fácilmente accesibles.

El profesor Lutz Hecht organizó la búsqueda conjunta de la FU de Berlín, el Museo de Historia Natural de Berlín y el DLR.

Fotografía de Pia Henkel

Hacia las 9 de la mañana, el profesor Hecht está de pie en un campo a las afueras del pueblo de Ribbeck, en la región de Havelland, con un gorro rojo y azul, una cálida parka y botas de montaña marrones. Cuando habla con sus compañeros, tiene que hacerlo por encima del ruido que hace el fuerte viento. Hoy son 15. A pesar del tiempo cambiante y de lo temprano del día, el ambiente ya es alegre: se hacen bromas y se comentan los primeros hallazgos de rocas.

El equipo avanza a paso lento por campos agrícolas, prados cubiertos de juncos y un pequeño arroyo hasta el pueblo vecino de Berge. Los científicos caminan en una larga fila por el campo con la mirada baja y unos metros de distancia entre ellos. De este modo, intentan cubrir un área lo más amplia posible. El grupo de búsqueda no ha traído grandes equipos ni perros rastreadores. Lo único que tienen son pequeñas lupas para examinar las piedras más de cerca. Desde lejos, parece que estén buscando setas o a una persona desaparecida.

Tras las lluvias de los últimos días, la búsqueda está empantanada en el barro en algunos lugares.

Fotografía de Pia Henkel

Hace unos días, el suelo aún estaba helado y cubierto por una fina capa de nieve; hoy, los buscadores se hunden varios centímetros en el barro en algunos lugares. "El tiempo no nos lo pone fácil", dice Hecht. Siempre que caen a tierra trozos de roca desde el espacio, hay que ser rápido. Esto se debe a que las influencias ambientales, como las lluvias torrenciales y los procesos biológicos del suelo, contaminan los meteoritos, haciéndolos cada vez más parecidos a las rocas terrestres normales con el paso del tiempo. Esto hace que sean más difíciles de detectar.

(Relacionado: Así llegaron a la Tierra estos meteoritos nacidos en los volcanes de Marte)

Cómo ayuda la trayectoria a encontrarlos

Los investigadores saben dónde buscar basándose en cálculos matemáticos. Con ellos se puede determinar la llamada trayectoria, el camino de movimiento de los objetos desde el espacio. El área de búsqueda puede entonces reducirse a una franja de unos pocos kilómetros cuadrados. Dependiendo de su tamaño y peso, los fragmentos del asteroide caen al suelo en distintas zonas del área de dispersión: los más grandes en este caso un poco más al oeste, los más pequeños un poco más al este.

El equipo de 15 personas se desplaza por varios campos. Las plantas dificultan la búsqueda de los pocos centímetros de roca del espacio exterior.

Fotografía de Pia Henkel

"Al principio, seguíamos en Nennhausen, donde se sospechó por primera vez que había meteoritos", explica el Dr. Ansgar Greshake, colega de Hecht y director científico de la colección de meteoritos del MfN; "sin embargo, nuevos cálculos, que incluían la velocidad del viento, mostraron entonces que teníamos que buscar más al este". Cuando los meteoritos cayeron a tierra aquella noche a 15 kilómetros por segundo desde una altura de 30 kilómetros, había tormenta. Esto influyó en la dirección y velocidad de caída de los cuerpos celestes. 

"El asteroide sólo tenía un metro de diámetro", explica Greshake. La mayor parte se quemó al entrar en la atmósfera terrestre, el resto se rompió en miles de pequeños trozos y cayó en un campo de dispersión de unos pocos kilómetros. "Si tenemos suerte, lo encontraremos en uno de los campos de aquí". 

Los duros cazadores de meteoritos ya habían salido a primera hora de la mañana del domingo en busca de los restos del asteroide. Para ellos, lo que para algunos parece una peligrosa lluvia de piedras tiene un doble valor: para unos, científico; para otros, económico.

El experto en meteoritos y jefe de la colección de meteoritos del Museo de Historia Natural de Berlín: Dr. Ansgar Greshake.

Fotografía de Pia Henkel

Las rocas contienen información procedente del espacio y, por tanto, también potenciales pruebas de vida. Si los investigadores encuentran lo que buscan, el siguiente paso es examinar el meteorito en el laboratorio. "Con la ayuda de los análisis de laboratorio, podemos determinar exactamente cuánto tiempo ha estado un meteorito en la Tierra, cuánto duró su viaje e incluso cuánto tiempo pasó antes en el espacio", explica Greshake. Además, se puede determinar el tipo de asteroide, su órbita y origen, es decir, dónde y cuándo salió la roca del espacio. 

Esta información ayudará en el futuro a los científicos a evaluar los asteroides con mayor precisión y a hacer mejores predicciones sobre si chocarán contra la Tierra y, en caso afirmativo, cuándo lo harán, así como sobre los posibles daños que podrían causar. 

Encontrar un meteorito también puede ser gratificante económicamente. "Existe un auténtico ambiente de coleccionismo, similar al de los sellos, pero más pequeño", afirma Greshake. Algunos están dispuestos a gastarse una pequeña fortuna en una de estas piedras: un meteorito descubierto en un jardín de Elmshorn (norte de Alemania) en 2023 está a la venta por 200 000 euros.

La colección privada de un cazador de meteoritos

"Cada año recibo unas 150 solicitudes de todo el mundo para clasificar hallazgos de meteoritos, a menudo de particulares", explica Greshake, del Museum für Naturkunde. Dos de estos particulares son Michael Kobusch y su esposa Yilda Conquista, que buscan los meteoritos unos campos más allá, independientemente del equipo de investigación. Desde el fin de semana, la pareja, que vive cerca de Braunschweig, ha estado paseando por Brandeburgo. No son nuevos en el negocio: han viajado hasta cuatro veces al desierto de Atacama para buscar fragmentos procedentes del espacio. Y tuvieron éxito. "Los meteoritos más grandes que tenemos en casa pesan dos kilos", dice Kobusch. La posibilidad de conservar las rocas depende de la legislación vigente en cada país. Las normativas difieren mucho, incluso dentro de Europa, señala Kobusch.

Kobusch es científico en el Physikalisch-Technische Bundesanstalt (PTB) de Braunschweig. "Hemos reservado alojamiento para poder estar in situ una semana", dice. La pareja obtiene información sobre la zona de dispersión de meteoritos en Internet: de la Organización Internacional de Meteoros (IMO) y de un blog de astronomía llamado Skyweek Two Point Zero

(Relacionado: Asteroides, cometas y meteoritos: similitudes y diferencias)

Cómo encontrar un meteorito

La estudiante de Geología Tamina Dreßler también participa hoy en la búsqueda del equipo de investigación. "Hemos visto meteoritos de la colección durante nuestros estudios", dice; "así que tenemos una idea de lo que hay que buscar, pero nunca se puede estar seguro". Hay una gran variedad en el aspecto de los meteoritos. Por tanto, los investigadores de Brandeburgo no sólo buscan la famosa aguja en el pajar, sino que ni siquiera saben qué aspecto tiene exactamente esa aguja.

Se dice que las rocas son del tamaño de los meteoritos. Sin embargo, las rocas del espacio son probablemente aún más pequeñas.

Fotografía de Pia Henkel

"Buscamos piedras que probablemente sólo midan unos centímetros y pesen hasta cinco gramos", explica Jenniskens, el experto en meteoritos de EE. UU. Los meteoritos suelen ser piedras compactas con una fina corteza de fusión. "Suelen ser negros por fuera, pero pueden tener varios colores por dentro, dependiendo del material", dice el astrónomo. Contrariamente a lo que muchos podrían pensar, la superficie de la mayoría de los meteoritos no es lisa, sino más bien aterciopelada. 

(Relacionado: Top 10 impactos de asteroides contra la tierra)

¿De dónde vienen los asteroides y por qué caen meteoritos a la Tierra?

Visitante estadounidense: el astrónomo Peter Jenniskens asiste como invitado a la búsqueda. Es la cuarta búsqueda de meteoritos a la que acompaña el experto.

Fotografía de Pia Henkel

Jenniskens voló desde EE. UU. especialmente porque los meteoritos de Brandemburgo son algo extraordinario: Es muy raro que los asteroides estén tan bien documentados desde su impacto y que fragmentos visibles procedentes del espacio aterricen en zonas habitadas. Aunque los asteroides se queman en la atmósfera terrestre y sus meteoritos caen sobre la Tierra a diario, en la mayoría de los casos los fragmentos sólo tienen un tamaño de un milímetro, por lo que ni siquiera los percibimos.

Los meteoritos de mayor tamaño aterrizan principalmente en los océanos, muy pocos en desiertos de hielo o arena como la Antártida, el desierto de Atacama en Chile o en desiertos norteafricanos como el Sáhara, y aún menos llegan a zonas pobladas. Esto se debe a que más del 70% de la superficie terrestre está cubierta por océanos. Los cazadores de meteoritos suelen buscar estos cuerpos celestes en los desiertos, donde son más fáciles de detectar que en un campo cubierto de maleza en Alemania, ya que el suelo es ligero y de textura uniforme.

Como casi todos los meteoritos, los de Brandeburgo proceden del cinturón de asteroides situado entre Marte y Júpiter. Allí, los asteroides, al igual que los planetas, orbitan alrededor del Sol. A veces, dos de ellos chocan y los fragmentos resultantes son catapultados fuera de la órbita. Si los fragmentos se acercan a la Tierra, pueden ser arrastrados hacia la atmósfera por la gravedad terrestre. Más del 90% de la masa de un asteroide se quema completamente al entrar en la atmósfera. Lo que queda son los meteoritos que acaban cayendo a la Tierra.

La búsqueda entra en la fase caliente

Son las 13.00 horas y no hay rastro de meteorito. El equipo de investigación pasa a la siguiente fase y, por tanto, a una nueva zona de búsqueda. "Hemos llegado a la zona comprendida entre dos y cinco gramos. Los meteoritos de las últimas recuperaciones de asteroides también se encontraron en este rango de masa", explica Jenniskens en inglés. Los trozos pequeños cayeron en su mayoría en un rango muy estrecho, entre 200 y 700 metros: "Así que primero tenemos que localizar esta zona". 

Al cabo de unos minutos, Hecht se agacha y coge un trozo de roca: no más grande que una aceituna, negro, redondeado en las esquinas. "Sílex", dice con una mirada practicada a través de la lupa. No ha habido suerte.

Hecht utiliza la lupa para reconocer hasta el más mínimo detalle en las rocas y, por tanto, también posibles indicios de un meteorito.

Fotografía de Pia Henkel

"Si sabes lo que estás buscando, puedes saber con relativa rapidez de qué tipo de piedra se trata", afirma el geólogo. "En los campos de aquí se encuentran muchos de los llamados cantos rodados, trozos de roca procedentes de Escandinavia que llegaron aquí durante la última glaciación". También hay trozos de asfalto, excrementos de animales, trozos de carbón o la roca de cuarzo ágata, y quizás algún pequeño meteorito entre medias. 

Por la tarde, una compañera se une al equipo con su hijo de cuatro años. Todos están un poco cansados de la búsqueda. "Cada ojo cuenta", dice Greshake; "incluso los ojos de nuestro científico junior". Entonces el grupo se pone de nuevo en marcha, con el viento empujándoles hacia delante, en dirección este, justo en la línea de la trayectoria. 

La búsqueda continúa hasta el anochecer sin ningún hallazgo. El experto estadounidense Jenniskens quiere seguir buscando hasta el fin de semana. Hasta entonces, el equipo tiene previsto estar en el lugar todos los días. ¿Qué probabilidades hay de encontrar algo? "Depende de nuestra perseverancia y de nuestra suerte", dice Greshake. 

(Relacionado: Encontrados unos minerales 'alienígenas' jamás vistos antes en la Tierra)

Un hallazgo poco frecuente: los meteoritos de Brandeburgo

Izquierda: Arriba:

Más gris que negro: el insólito meteorito hallado en Brandeburgo.

Derecha: Abajo:

Lutz Hecht y Peter Jenniskens con estudiantes de la FU y científicos del DLR. El penúltimo día de Jenniskens en Alemania, el equipo lo consiguió: dos presuntos meteoritos del tamaño de una nuez marcaron el final de una búsqueda de casi una semana.

fotografías de Cevin Dettlaf

El viernes llegó la noticia: después de que un equipo de Polonia consiguiera encontrar un asteroide el jueves por la noche, el equipo del MfN, la FU y el DLR hizo su propio descubrimiento decisivo. Las caras en la foto que compartieron con la prensa lo dicen todo.

Los dos presuntos fragmentos del asteroide 2024 BX1 que el equipo encontró cerca de Berge a mediodía del 26 de enero son casi del tamaño de una nuez. Contrariamente a lo esperado, no son negros, sino más bien grisáceos con inclusiones blancas, y por tanto extremadamente raros. ¿Serán indicios de la existencia de vida extraterrestre? Está por ver. Puede que estemos ante el inicio de un capítulo totalmente nuevo en la apasionante búsqueda de los meteoritos de Brandeburgo.

Este artículo se publicó originalmente en alemán en nationalgeographic.de.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved