Historia

El vulcanismo y, a continuación, un asteroide fueron los responsables de la extinción de los dinosaurios

Varias especies se extinguieron antes del impacto hace 66 millones de años, lo que aporta pruebas de que los volcanes también fueron culpables de la extinción masiva. Thursday, February 8

Por Shannon Hall - National Geographic
Durante el Cretáceo tardío, las erupciones volcánicas cubrieron las Ghats occidentales en la India.

¿Qué mató a los dinosaurios? Pocas preguntas científicas albergan más misterio y polémica. En la actualidad, la mayoría de libros de texto y profesores nos cuentan que los dinosaurios no aviares, así como tres cuartos de las especies del planeta, desaparecieron cuando un gigantesco asteroide impactó en el planeta cerca de la península de Yucatán hace unos 66 millones de años.

Pero un nuevo estudio publicado en la revista Geology muestra que un episodio de vulcanismo intenso en la actual India aniquiló a varias especies antes de que se produjera dicho impacto.

Los resultados del estudio se suman a los argumentos de que las erupciones y el asteroide provocaron un golpe doble. El vulcanismo dio el primer golpe, debilitando el clima hasta tal punto que un meteoro —un golpe más atronador— fue capaz de desatar el desastre para los Tyrannosaurs rex y sus compañeros del Cretáceo tardío.

Aunque la mayoría de las pruebas geológicas de la extinción en masa se han reunido en el continente norteamericano, Laiming Zhang, de la Universidad China de Geociencias en Pekín, y sus colegas buscaron en el norte de China. Sostienen que la región está lo suficientemente lejos del cráter de impacto en México y de los antiguos flujos de lava, conocidos como escaleras del Decán, para ser una ubicación ideal donde analizar señales climáticas de amplio alcance relacionadas con ambos fenómenos.

El equipo analizó los sedimentos antiguos en el fondo de la cuenca de un lago y descubrieron que la temperatura del lago había empezado a aumentar cientos de miles de años antes del impacto. Dicho calentamiento coincide con las erupciones en las escaleras del Decán en la India, que probablemente expulsaron cantidades inmensas de dióxido de carbono a la atmósfera mucho antes del impacto. (Investigaciones recientes también sugieren que el asteroide que mató a los dinosaurios cayó en el lugar preciso de la Tierra para provocar la extinción masiva)

Aunque concuerda con datos anteriores que muestran cambios en la temperatura previa al impacto en todo el mundo, el equipo también descubrió algo más alarmante. Zhang y sus colegas descubrieron que muchos fósiles en los antiguos sedimentos desaparecieron en el momento de este calentamiento. De hecho, dos tercios de las extinciones en la región tuvieron lugar tras el inicio del vulcanismo y antes del impacto.

Por tanto, el estudio aporta pruebas de que los volcanes desestabilizaron el clima, preparando el mundo para la catástrofe, según sostiene el coautor Paul Wignall, paleontólogo de la Universidad de Leeds.

«Nuestro estudio inclina la balanza un poco más hacia el vulcanismo», afirma.

Una catástrofe climática

Sin duda un clima más cálido contribuyó a la muerte temprana de los dinosaurios no aviares, según Paul Renne, geocronólogo de la Universidad de California, Berkeley, que no participó en el estudio. Eso se debe a que al aumento de la temperatura le siguió inmediatamente una ola de frío, un cambio drástico que probablemente preparó el terreno para el desastre en todo el planeta.

«Imagina que algunas formas de vida consiguieran adaptarse a esas condiciones más cálidas desplazándose hacia los polos», afirma Renne. «Si a eso le sigue un gran fenómeno de enfriamiento, es más difícil adaptarse, especialmente si es muy rápido», explica.

En esta situación, el vulcanismo probablemente desató el caos en el mundo, provocando muchas extinciones y aumentando las temperaturas tan drásticamente que la mayoría de las especies restantes del planeta no fueron capaces de protegerse de ese segundo golpe cuando el asteroide impactó.

«Los dinosaurios tuvieron muy mala suerte», afirma Wignall.

Pero será difícil convencer a Sean Gulick, geofísico de la Universidad de Texas en Austin que codirigió las labores recientes para perforar el corazón del cráter de impacto en México. Señala varios estudios que sugieren que los ecosistemas permanecieron intactos en gran medida hasta el momento del impacto.

Aunque admite que la nueva investigación sugiere que existieron algunas dificultades ecológicas tempranas que coincidieron con el vulcanismo en las escaleras del Decán, le gustaría ver más pruebas de esta tendencia en otros lugares diferentes a China.

«No hay nada en esa cuenca que implique un fenómeno global», afirma.

Además, «un futuro estudio podría presentar un argumento más sólido de que el cráter de impacto fue el único responsable de la extinción», señala Jay Melosh, geofísico de la Universidad Purdue que ha trabajado en los primeros resultados del proyecto de perforación.

Parece que el conflictivo debate seguirá con prácticamente la misma ferocidad que los fenómenos que sacudieron nuestro planeta hace 66 millones de años.

Seguir leyendo